Testimonios

El Paraíso que conocí, siete principios y legado

En la última parte de este testimonio, describo el Paraíso como destino libre de los seres humanos. Comparto con los lectores de Razón+Fe el momento más importante de mi vida.  

Puedes leer la primera parte de mi historia: Cómo levantarse de la muerte y no fallar en el intento; segunda parte: Tres paros cardíacos,muerte súbita, Paraíso y regreso

La experiencia de mi encuentro con Dios, comienza durante el primer paro cardíaco de los tres que sufrí, que ocurre durante el procedimiento de hemodinamia, que recibo pasadas las 9 de la mañana del miércoles 16 de noviembre de 2011. Mi corazón se detiene por espacio de algo más de 35 segundos. Los hechos suceden a gran velocidad. Comprendo que me estoy muriendo. No siento dolor, pero sí una fuerte necesidad de pedir Perdón -en mayúsculas- por los pecados que he cometido hasta entonces.

Cruzan por mi cerebro imágenes que reconozco nocivas para la salud del espíritu. Soy plenamente consciente de lo que estoy pasando. Libremente, con el corazón liquidado, grito con la poca fuerza que me queda, desde lo más profundo de mi ser: “¡Papito Dios: como el más humilde de tus hijitos, Te Pido Perdón!” En milésimas de segundo, paso de un negro profundo a una dimensión maravillosa. Veo algunos puntos centelleantes que se transforman en un mundo dichoso. Tres colores se imponen: el dorado, el blanco y el sepia.

Lo que observo en su totalidad está recién hecho, es brillante, inmenso y vigoroso. Naturaleza que rebosa vitalidad en su expresión más Divina: tigres, leones, guepardos -gigantes y mansos-, elefantes, hipopótamos, jirafas; prados vírgenes, cultivos de trigo; ríos caudalosos, lagos, cascadas, caídas de agua imponentes, riberas que se unen al mar; llanuras verdes, montañas grandiosas; árboles hermosos, con frutos apetitosos y de un tamaño excepcional. Así mismo, personas de diferentes edades y razas, vestidas de túnica y sandalias, con enorme sencillez.

Reconozco familiares cercanos, a quienes amo con todo mi corazón, quienes ahora disfrutan de esa Eternidad, testimonio de Triunfo y Esperanza.

La temperatura es cálida; la sensación de Paz es inagotable. No necesito nada, soy parte de un Todo que no deja de ser, porque siempre ha sido y siempre será: un Todo sin tiempo.

 Apoya el periodismo católico con un “like”:

Entiendo que la Paz de Dios existe y es lo primero que experimento en ese lugar. Siete principios recibo como legado, los cuales están en el ADN de todo ser humano:

 El Amor de Dios es infinito.  Se fundamenta en el respeto que Él tiene por cada uno de nosotros, muy especialmente de nuestras acciones, reflejo de nuestro libre albedrío.

Todos somos hijos de Dios, fruto de Su Mano y proyección de Su Amor. Quien hace un aborto o atenta contra la Vida comete un grave error, porque de esta manera atenta contra Dios. El aborto no es una opción; es una renuncia.

Todos somos un milagro que camina. La Vida es divina,  y en cada persona se hace perfecta día a día. La vida no es un derecho, sino un don. Entendámosla como un milagro.

Como criaturas divinas, todos somos hermanos en Cristo Jesús. Sin importar la fe que se profese, al momento de partir es el mismo Jesucristo quien sale a nuestro encuentro. En la agonía siempre hay espacio para la conversión. Esa es la Voluntad de Dios.

Todos somos libres y esa libertad es el mayor regalo que Dios nos ha dado. Debemos entender que Dios nos Ama porque nos respeta.

La belleza natural es un regalo de Dios (menos cirugías estéticas y más cirugías reconstructivas). Cuidemos el entorno, amemos a los animales y protejamos a las especies vegetales. Ser ecológicos es ser conscientes de nuestra esencia eterna.

El conocimiento profundo es el lenguaje de los corazones.  Mirémonos a los ojos, acariciemos a nuestros seres queridos; por favor, menos tiempo para las cosas materiales, y mucho más tiempo para el espíritu. El silencio es el arte de lo profundo. No olvidemos que es mejor acariciar con el Alma.

Dios nunca nos abandona. No tengan miedo; es tiempo de Fe.

Razón+Fe te invita a conocer el blog de este nuevo colaborador. Visita www.elcieloquierevolver.blogspot.com.co

Sobre el Autor

Francisco José Tamayo Collins

Licenciado en Filosofía y Humanidades. Publicista. Especialista en docencia universitaria. Escritor por vocación, guionista y periodista por convicción. Profesor universitario. Amante de la radio online, dirige el programa “Voces en la Periferia”, que transmite por Radio Virtual. Columnista de opinión en varios portales digitales colombianos. Como sobreviviente de un experiencia cercana a la muerte, desea compartir su testimonio, a través de medios alternativos de evangelización como Razón+Fe.