Actualidad Familia Fe Vida

El candidato que más nos conviene: opinan líderes católicos provida

Escrito por Redacción R+F

Razón+Fe consultó a nueve laicos católicos líderes de organizaciones e iniciativas en Colombia que promueven y defienden la vida desde la concepción hasta la muerte natural, la familia natural, la libertad para educar a los hijos y la libertad religiosa. Siete de ellos se la juegan por Iván Duque, algunos advirtiendo que se trata del mal menor, mientras que consideran que no convienen Gustavo Petro, Sergio Fajardo ni Humberto de La Calle por su oposición a la doctrina católica. Germán Vargas queda en entredicho. Saque sus propias conclusiones, decida y vote este próximo domingo 27 de mayo.

R+F les hizo las siguientes preguntas a todos los consultados:

  1. Teniendo en cuenta que no se cuenta con un candidato presidencial 100% provida, ¿cuál considera que es el aspirante más afín a la agenda provida, en particular, y a la doctrina católica, en general? ¿Cuál es el que más nos conviene a los colombianos para los próximos cuatro años?
  1. ¿Cuál considera que es el candidato más contrario a la agenda provida, en particular, y a la doctrina católica, en general? ¿Por qué?

“El candidato más afín a la agenda provida es Iván Duque”

Jesús Magaña, ingeniero, administrador, empresario y director de la Plataforma Unidos por la Vida

1. Después de revisar las propuestas, antecedentes y actitudes de los diversos candidatos podríamos decir que el candidato más afín a la agenda provida es el Dr. Iván Duque. Tiene ideas claras en cuanto líneas de trabajo en lo económico, social y en seguridad. Por otro lado, tiene una familia bien conformada y ha afirmado que es provida, aunque respeta las sentencias de la Corte Constitucional. Promueve la familia conformada por papá y mamá.

2. Creo que el más lejano a la agenda provida es Gustavo Petro por su agresiva promoción del aborto durante la Alcaldía de Bogotá, con la creación de los centros amigables y clínicas de aborto en los diversos hospitales del distrito de Bogotá. Adicionalmente ha promovido de manera activa y muy enérgica la agenda de ideología de género, y la ideología marxista que profesa es diametralmente opuesta al pensamiento cristiano. Por otro lado, Humberto de la Calle es tan peligroso como Petro, pues es gran promotor del aborto, la ideología de género y de un relativismo moral que destruye la sociedad.

“Esta candidatura tiene como garante y pieza clave a Alejandro Ordóñez”

Angela Vélez, abogada y comunicadora social, fundadora y miembro de la Red Familia Colombia

1. El único candidato presidencial que en este momento representa la defensa de los valores cristianos como son la defensa de la vida desde la concepción, la familia y la libertad religiosa es Iván Duque Márquez, quien se ha comprometido de manera concreta a presentar un proyecto de ley para reglamentar y desarrollar la objeción de conciencia, incluso institucional, en temas transversales como lo son la defensa de la vida y la defensa de la familia según el artículo 42 de la Constitución Política, la libertad de educar a los hijos en valores, la autonomía escolar y la libertad religiosa.

Un tema fundamental y estratégico es que esta candidatura tiene como garante y pieza clave de su campaña la presencia de Alejandro Ordóñez, quien nos representa a los católicos en esta gran alianza. Sin duda, adicionalmente, es importante la presencia de la mayoría de las iglesias y movimientos protestantes, quienes a lado de la Iglesia Católica y los movimientos provida han sido fundamentales en las diversas luchas. Es un momento de unidad para todos los cristianos y todos los que creemos en los valores de la civilización judeocristiana.

Además, tenemos en Iván Duque a un hombre de familia, un hombre con una vida ordenada, casado por lo católico, hombre de familia a quien la sociedad puede ver como ejemplo del ideal de familia cristiana que cree en Dios y así lo manifiesta sin vergüenza.

2. Desafortunadamente creo que todos los otros candidatos son contrarios a la agenda provida, están en contra de la familia y la religión católica de Colombia. Desde estos aspectos todos representan una amenaza. Si me lo me permiten desarrollare más mis argumentos:

-Gustavo Petro: su abierto ateísmo y agresividad contra la Iglesia Católica es innegable, durante su ejercicio público fue promotor y defensor del aborto sin ninguna restricción; frente al tema de ideología de género como alcalde de Bogotá fue impulsor de las cartillas de Educación Sexual, preámbulo de las de la exministra Gina Parody, y su posición frente a la legalización y promoción del consumo de marihuana es clara, la cual atenta contra la vida y salud de los niños y jóvenes colombianos. Petro representa todo lo contario a los valores católicos, adicionándole su discurso de odio y resentimiento derivado del marxismo que es la antítesis del amor que representa Jesucristo, hijo de Dios y Pastor máximo de nuestra Iglesia Católica.

-German Vargas Lleras: únicamente durante los últimos dos meses, y por clara conveniencia política, en esta campaña se ha declarado creyente y defensor de la vida y la familia, pero sus acciones y posiciones en el pasado dejan en evidencia su verdadera esencia. En el tema de educación sexual, por ejemplo, su programa de gobierno en las pasadas elecciones (para el período 2010-2014) dejaba clara su posición frente a una política pública en pro de la sexualización temprana y el libertinaje total. Su actual programa de familia es básicamente formal en cuanto a desarrollar unas normas administrativas, pero en el fondo no hay nada que defienda la familia conformada por un hombre y una mujer. Como católica me preocupa mucho la responsabilidad que ha tenido en estos ocho años de gobierno, apoyando tantas normas injustas en el marco del proceso de paz con las Farc, callando ante tanta injusticia y atropello a la Constitución y a la ley. Su complicidad en la defensa de tanta mentira es algo que dista mucho de la coherencia y búsqueda de la verdad, honestidad que encarnan los valores de nuestra Fe Católica.

-Humberto de la Calle: Es agnóstico declarado, está abiertamente a favor de la ideología de género y proaborto. Y debo recordar que fue el abogado quien, de manera gratuita, se ofreció orgulloso a defender a la revista Soho al ser demandada cuando de manera irrespetuosa y sacrílega sacó una portada haciendo una parodia de la Última Cena, poniendo a mujeres desnudas como apóstoles, incluida la persona de Nuestro Señor Jesucristo representada por la modelo Alejandra Azcárate, lo cual fue una grave ofensa a nuestra Fe y a la Iglesia Católica.

-Sergio Fajardo: declarado ateo, abortista y proideología de género. Tanto desde la Alcaldía como desde la Gobernación implementó políticas de educación sexual en la misma línea que hemos venido criticando. Su fórmula a vicepresidente, la senadora Claudia López, ha sido una de las más agresivas defensoras del aborto y de la ideología de género en el Congreso de la República.

El más afín: Duque; el menos afín: Petro

Andrés Forero, abogado y director ejecutivo de Laicos por Colombia

1. El candidato a la Presidencia Iván Duque Márquez y Marta Lucía Ramírez para la Vicepresidencia son la mejor fórmula, pues recoge el apoyo de los creyentes y el pensamiento provida.

2. El candidato Gustavo Petro, quien claramente afirma el desconocimiento del derecho de los no nacidos y el respeto a la libertad religiosa de la mayoría de colombianos católicos y creyentes.

“Es imposible ser católico y apoyar a candidatos de izquierda”

Danelia Cardona, psiquiatra y exdirectora del Departamento de Defensa de la Vida de la Conferencia Episcopal de Colombia

1. Iván Duque es el candidato que más le conviene al país. En estos momentos lo que está en juego es la democracia, la libertad que tenemos como hijos de Dios, que se pierde cuando se introducen ideas de los gobiernos de izquierda. El gobierno de Juan Manuel Santos nos ha llevado a la izquierda con un acuerdo de paz con nefastas consecuencias para la institucionalidad y la democracia. Necesitamos un presidente que pueda y quiera enderezar este panorama con propuestas como la reforma a la justicia, a los mismos acuerdos y con proyectos económicos que reviertan las actuales tendencias económicas, que muestran a un país en desaceleración y pérdida de la inversión extranjera, además de reinyectar protagonismo al agro y la industria nacional.

2. Creo que Gustavo Petro por su ideología comunista representa todo lo opuesto a la Doctrina Social de la Iglesia. Es imposible ser católico y apoyar a candidatos de izquierda. Lejos no está Sergio Fajardo, que trae un populismo disfrazado de intelectualidad y el temible “progresismo” que son todas las leyes antivida y antifamilia. Esto lo dejó claro en su labor como gobernador de Antioquia y más recientemente con su elección de vicepresidente (Claudia López). De la Calle representó a Colombia en las cumbres de Beijing y El Cairo, donde se fundaron los mal llamados y dañinos “derechos sexuales y reproductivos”. Hay que leer sus palabras en La Habana durante los diálogos del proceso de paz cuando se aceptó el enfoque de género en los acuerdos. Vargas Lleras es un hombre sin criterio, que ahora critica todo lo que no denunció durante cuatro años como vicepresidente.

“Encuentro en Iván Duque el mal menor”

 Pamela Delgado, comunicadora social, Vigilia 40 días por la Vida

1. Indudablemente no tenemos un candidato que nos represente 100% a los católicos; sin embargo, encuentro en Iván Duque el mal menor, y con esto me refiero a que es un candidato que, a pesar de afirmar que considera respetables las causales de la Corte Constitucional respecto del aborto en Colombia, no es un candidato que tenga en su agenda el propósito de seguir abriendo camino hacia la despenalización total o, lo que es peor, la promoción del aborto bajo la falsa premisa del respeto a los mal llamados “derechos sexuales y reproductivos de las mujeres”.

Estamos convencidos de que el aborto no se acabará ni con leyes ni con dinero. El aborto se acabará cuando las mujeres y los hombres que vivan embarazos inesperados estén lo suficientemente informados y conscientes de la realidad del aborto y de sus consecuencias, y que con total libertad digan “No” al aborto en ningún caso.

En mi opinión, un candidato provida es aquel que propone y ejecuta políticas públicas para educar a la población sobre las consecuencias de una sexualidad mal vivida y para beneficiar a la mujer embarazada en situaciones de vida complejas.

2. De la Calle no para de decir que él es el candidato más “viejo”, pero el de la mentalidad más moderna. Que le impresiona cómo un candidato como Duque, tan joven, tenga ideas tan retrógradas. Definitivamente, Humberto de la Calle con este pensamiento es el candidato más peligroso para nosotros los católicos, pues tiene en su pensamiento ideologías contrarias a las de nosotros. Piensa que el progreso tiene que ver con promiscuidad, libertinaje, superficialidad, emociones desenfrenadas, familias disfuncionales y con todo aquello que el ser humano se imagine. Con un candidato así, cualquier cosa es posible. Su noción de familia poco tiene que ver con los valores y principios conservadores que se predican en la Iglesia Católica, e incluso en algunas otras religiones como la judía o musulmana. Perder las raíces, la noción de lo que está bien y de lo que está mal nos lleva a un relativismo salvaje en donde todo está bien, no hay límites, no hay tradiciones, no hay valores, no hay nada. Solo emociones. ¡Qué miedo!

“De dos males, el menor ha de ser siempre elegido”

Samuel Ángel, maestro de Música, abogado y director del Movimiento de Católicos Solidaridad

1. Creo que no hay ninguno que represente la doctrina católica. Ahora bien, siendo católico, no afirmo que convenga, pero teniendo en cuenta la teoría del “mal menor”, que ha sido mencionada en diferentes épocas de la historia, que adopta por ejemplo Tomas de Kempis y el VIII Concilio de Toledo: de dos males, el menor ha de ser siempre elegido. Pensaría que entre un Petro y los demás, se votaría por un Duque.

El problema de Duque es que es “provida” hasta que la Corte Constitucional le da permiso. Una postura del constitucionalismo liberal que endiosa a la razón, con lo cual lo de “católico” pasa a segundo plano. Preocupa mucho la aceptación de la agenda LGBT mostrada en varias de las publicaciones de él antes de campaña. Hablando del mal menor, es importante que el pueblo católico esté atento ante un posible mandato del candidato del Centro Democrático, ya que se le abriría las puertas a un eventual mandato socialista: por la liberalización sin límites del Estado Colombiano, al estilo canadiense, como lo ha hecho Trudeau, a quien admira Duque.

2. Creo que hay una redundancia en la pregunta, porque si somos católicos somos provida. Debemos restarle al tema provida el carácter de secta, de “fe independiente de la madre”. Los candidatos más contrarios a la fe católica son Petro, Fajardo y De la Calle, porque su ideario es ateo. Particularmente Petro y De la Calle son marxistas, han sido revolucionarios. Eso va más allá del progresismo, es decir, al tener el ideario revolucionario van más allá del proceso de degradación política que estamos viviendo, por ejemplo, en la Corte Constitucional. Fajardo, por su parte, es del tipo hippy, marihuanero, light, abortista, etc.

“Petro y Fajardo, igualmente contrarios a la agenda provida”

Juan Camilo Ramírez, abogado y CEO para Latinoamérica de CathClick

1. Iván Duque es el candidato más cercano a la agenda provida, aunque sus posturas no son completamente compatibles con la Doctrina Social de la Iglesia. Sus planteamientos son coherentes, pero preferiría que anunciara a Ordóñez y a Viviane Morales como Ministros de Salud y Educación para tener certeza de que en su gobierno se respetará la dignidad de la vida y la familia como núcleo esencial de la sociedad. Si asumiera este compromiso públicamente ya no tendría ninguna duda en votar por él.

2. Petro y Fajardo no solo me parecen igualmente contrarios a la agenda provida, sino que son abiertamente aversos a la Iglesia Católica. El triunfo de cualquiera de estos dos candidatos significaría un serio riesgo para el desarrollo del catolicismo en Colombia.

“No hay ningún candidato que no sea proaborto”

Jesús Arturo Herrera, abogado y director de Voto Católico Colombia

1. En primer lugar, debo decir que en Voto Católico Colombia nos hemos comprometido desde el principio a nunca orientar el voto de los católicos por ningún candidato o partido político. Nuestro compromiso se limita a informar a los fieles católicos sobre las posturas morales de los candidatos, con el compromiso de que seremos absolutamente objetivos en ese análisis. De ahí que, siendo el director de Voto Católico Colombia, no puedo pronunciarme en el sentido de afirmar por quién deberíamos votar los colombianos.

Ahora bien, sobre la pregunta quisiera puntualizar que no creo que esté bien decir que “no se cuenta con un candidato presidencial 100% provida”, porque esto induce a pensar que hay candidatos que son provida en algún porcentaje, y eso no es conforme a la realidad. En este momento no hay ningún candidato que no sea proaborto, aunque haya algunos que lo sean de forma más radical que los demás.

Me explico: en Colombia la Corte Constitucional despenalizó el aborto en tres supuestos y a través de sentencias posteriores los ha afirmado como un “derecho humano”, y ha ampliado la interpretación de esas “causales” permitiendo que en la práctica una mujer pueda abortar en cualquier caso y momento del embarazo. Pues bien, no hay ningún candidato que no haya afirmado que respetará lo decidido por la Corte Constitucional. Un presidente, a menos que decida combatir las sentencias de la Corte y procurar por diferentes medios la prohibición del aborto, estará obligado a aplicarlas y esto ya implica una política pública abierta y radicalmente proaborto.

Por eso no creo que pueda decirse que en la baraja actual a la presidencia haya algún candidato que sea medianamente afín a la agenda provida. Aunque haya algunos que se declaren provida o digan que están en contra del aborto o la eutanasia, mientras eso no se manifieste en algún compromiso concreto para intentar revertir alguna de las decisiones de la Corte Constitucional, no cabe esperar de sus gobiernos nada más que una consolidación y afianzamiento de la agenda contra la vida humana dictada desde la Corte.

2. Saliendo un poco de la esfera de las políticas contra la vida y la familia, ámbito en el cual no creo que haya ninguna diferencia sustancial entre los candidatos, valga mencionar que existen agendas adicionales que son abiertamente contrarias al derecho natural, como aquellas que pretenden eliminar el derecho de propiedad o subvertir el orden jurídico. Me refiero específicamente a disposiciones contenidas en los Acuerdos firmados con las Farc, que incluyen planes de expropiación y restricción del derecho de propiedad, establecer un tribunal con un evidente sesgo pro-Farc y con competencias ilimitadas para juzgar casos ya resueltos, y creación de comisiones e instituciones de aplicación de los acuerdos que se convierten en un gobierno paralelo en manos de las Farc.

Estos acuerdos, además, estaban condicionados tanto internamente como el acto legislativo del Fast-Track y, en la sentencia de la Corte Constitucional, por una refrendación popular, que no se dio. Por ello, su implementación fue abiertamente contra derecho. El fin no justifica los medios, y por mucho que se diga que tal maniobra haya sido hecha en nombre de la paz, es inaceptable desde la moral católica. Por eso, creo que cualquiera de los candidatos que prometa la aplicación de los acuerdos con las Farc es abiertamente contrario a la doctrina de la Iglesia.

“No podemos ver con claridad quién podría trabajar verdaderamente por el bien común”

Clemencia Salamanca, abogada canónica y directora del movimiento ciudadano Vida por Colombia

1. Se aproxima el día de la elección de presidente y aún no podemos ver con claridad quién podría trabajar verdaderamente por el bien común, alguien me preguntaba por quién votar y no puedo decir con tranquilidad que alguno de los candidatos pueda representar los intereses para los cuales el Señor permitió que Vida por Colombia naciera.

No es que pretendamos ser mejores que nadie, es que queremos rescatar la dignidad humana que implica el respeto a la vida, la valoración de la familia natural, las libertades mínimas y las garantías fundamentales de cuidar la creación y nuestra casa común.

Pretender comprender que los candidatos actuales validen la posición de la Corte Constitucional es verificar que ninguno está verdaderamente convencido de los principios cristianos. La vida es sagrada desde el comienzo hasta el final y sin excepciones, la familia natural también lo es, la libertad debe respetarse en los términos planteados en la Constitución.  No podemos conformarnos con que las personas que componen un Tribunal, que contradice lo que ha dicho el constituyente primario en estos temas, puedan implantar lo que la dictadura de minorías quiere, justificando todo en una supuesta discriminación que nadie ha sabido explicar en forma contundente como lo que es: un verdadero sofisma.

La Palabra de hoy nos invita a profundizar en esta verdad: “el que puede hacer el bien y no lo hace está en pecado”, y eso nos hace pensar en el compromiso de trabajar en un verdadero sueño para nuestras generaciones futuras: que su voto no sea por el mal menor, sino por políticos comprometidos que quieran verdaderamente transformar la política, iluminándola con la luz de Cristo. Invito a los líderes católicos a trabajar en este sueño para que nuestros nietos no se conformen por votar por el menos peor, sino por ese ser que se duele de sus hermanos, que lucha verdaderamente por el bien común, que a pesar de ser muy humano se empeña en hacer cada cosa con coherencia: “como lo haría Jesús”.

*Imagen principal: tomada de okpais.com

Lea Voto consciente para las elecciones presidenciales

Sobre el Autor

Redacción R+F

Qué opinas: