Actualidad

Víctimas de delitos sexuales de las FARC revictimizadas en la Comisión de Paz del Congreso

Avatar
Escrito por Redacción R+F

La falta de respeto a la organización que representa más de 1.200 víctimas de violencia sexual de las FARC, refleja el espíritu de los Acuerdos de La Habana, los cuales ponen más énfasis en las garantías y beneficios para los violentos que en la dosis de justicia que deberían recibir por sus actos.

Roy Barreras y la bancada de izquierda levantaron la sesión de la Comisión de Paz en la que se escuchaban a las víctimas de la Corporación Rosa Blanca, quienes apoyan las objeciones de Duque a la Justicia Especial para la Paz, dando testimonio de las historias de explotación sexual infantil, aborto forzado con sus terribles secuelas que sufrieron por parte de la comandancia de las FARC. Delitos que quedan en la impunidad al ser tratados como un simple delito político.

Apoya el periodismo católico con un «like»:[efb_likebox fanpage_url=»https://www.facebook.com/razonmasfe/» box_width=»600″ box_height=200″» responsive=»1″ show_faces=»1″ show_stream=»0″ hide_cover=»1″ small_header=»1″ hide_cta=»1″ locale=»es_CO»]

El detonante del altercado que llevó al levantamiento de la sesión fue la expresión «narcoterrorista» usada por la senadora Paloma Valencia, cuando le pidió a Barreras el mismo tiempo que tuvo Pablo Catatumbo, con el fin de explicar su apoyo a las objeciones a la JEP:

Lo más indignante de todo el episodio fue la soberbia con la que el senador de las FARC respondió: «Soy un senador de la República, como lo es ella, así le duela. Nosotros hicimos la paz y ostentamos una curul en el Congreso…Yo le quiero decir a la senadora Paloma Valencia que no soy ningún narcoterrorista, hoy soy un ciudadano que hice la paz con el Estado colombiano”.

Relacionados  Uniandinos aplauden cátedra fariana de Victoria Sandino

La respuesta de Catatumbo, quien tiene condenas penales que suman más de 250 años de cárcel por los delitos más atroces, pero suspendidas gracias a los Acuerdos de La Habana, es bastante diciente la forma de pensar de su organización: para las FARC su violencia les mereció el premio del poder político, mientras sus deudas con las justicia se saldaron con la firma de un papel.

Si ni las FARC creen que deben pagar una deuda con la justicia por los procesos que aún tienen pendientes ante la JEP, mucho menos van a esperarlo de ese tribunal el resto de los colombianos.

María José Pizarro, Partido Verde. Tomada de Twitter.

También fue muy diciente la actitud de María José Pizarro, hija del líder guerrillero Carlos Pizarro,  quien dijo estar del lado de «todas las víctimas» mientras en solidaridad con Pablo Catatumbo abandonaba el recinto donde quedaron las víctimas de la Corporación Rosa Blanca.


Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:

O con tu tarjeta débito a través de PSE:


Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.