fbpx
Actualidad Familia

En nombre del “progreso” políticos de izquierda alemanes entregaron niños huérfanos a pedófilos

Spiegel pedofilia
Avatar
Escrito por Redacción R+F

“El bienestar infantil es una responsabilidad del estado”, afirma sin darse cuenta de la ironía, el equipo de investigación de la Universidad de Hildesheim (Berlín, Alemania), luego de confirmar que las autoridades de infancia de esa ciudad conocieron y aprobaron los episodios de abuso sexual, realizados en serie contra niños que entregaron a reconocidos pedófilos.

La investigación se originó gracias a las denuncias presentadas por Marco y Sven, abusados desde los 9 años por su padre adoptivo, Fritz H., quien recibió diez niños en su hogar entre 1973 y 2003 a pesar de tener antecedentes penales. Incluso uno de esos niños, que tenía discapacidad, murió bajo su cuidado. 

El seguimiento al bienestar de los niños estaba en manos del sexólogo y pedagogo más respetado del país, el homosexual Helmut Kentler, quien en nombre del “progreso” públicamente defendía las relaciones sexuales de adultos con niños, y fue un verdadero “maestro” y protector para los pedófilos alemanes.

Como muchos subversivos de la moral, Kentler se definía a sí mismo como un hombre fiel a su fe cristiana, humanista y anticlerical, comprometido con la “ilustración”.

En su obituario para la Unión Humanista, escrito por su amigo y máximo experto en temas LGTB de Alemania, Rüdiger Lautmann (autor del libro “La lujuria en el niño”), el legado de Kentler para la humanidad se resume en tres puntos:

  • Reemplazar la regulación de la sexualidad fundada en los límites morales-religiosos, por criterios basados en la satisfacción de las necesidades individuales.
  • La aceptación de cualquier comportamiento sexual entre adultos, siempre que haya consentimiento.
  • La aceptación de la actividad sexual desde los 15 años, en lugar de los 20 como era en su momento.

Kentler y Lautmann fueron peritos judiciales en innumerables casos de abuso sexual de padres contra niños, logrando la absolución en casi todos ellos.

La verdadera cara de la revolución sexual: el rechazo de los “valores morales anticuados”.

Según explica la agencia alemana de noticias Deutsche Welle, luego de la Segunda Guerra Mundial se generó un ambiente cultural de rechazo a la moral de las generaciones pasadas, bajo la idea de que era “autoritaria”.

Helmut Kentler

Helmut Kentler

De pronto se comenzó a proclamar la “utopía de una sociedad libre y sin cadenas”, que exigía el derribo de todos los tabúes morales, proceso en el que Kentler supo encajar muy bien:

Sus libros sobre educación se vendieron bien, y fue un popular experto y comentarista en radio y televisión.

Su teoría de “emancipar la educación sexual” se basaba en la premisa de que los niños también son seres sexuales que tienen derecho a expresar su sexualidad.

Liberar la sexualidad de los niños de las restricciones morales represivas ayudaría a liberar energías que a su vez llevaría a discusiones políticas y a la verdadera democratización de la sociedad alemana.

Kentler creía que esta aún estaba incompleta.

De acuerdo con un informe oficial de 1988, Kentler explicó en detalle su “experimento”, el cual contó con “el apoyo de las autoridades locales”: consistía en entregar niños huérfanos “difíciles” a “cuidadores” poderosos e influyentes, que además eran pedófilos reconocidos, algo que Kentler presentaba como una relación “de beneficio mutuo”.

El proyecto fue aprobado en 1970 por el Parlamento Juvenil de Berlín, liderado por el Partido Socialista Alemán (SPD).

El internado Odenwald: orgullo del modelo pedagógico progresista

Bajo la dirección de Gerold Becker, Escuela Odenwald en el suroeste de Alemania fue considerada un proyecto modelo para la reforma liberal de la pedagogía: los educadores permitían que los niños consumieran alcohol, los maestros vivían con sus estudiantes en llamadas “familias”, y podían bañarse juntos en la ducha, acariciarlos y hacerles el sexo oral para despertar su sexualidad.

odenwaldschule

La escuela de Odenwald  fue fundada por Paul Geheeb en 1910 bajo la máxima de Píndaro: “Sé quien eres”. De acuerdo con su propia descripcion, “la escuela es una comunidad libre, en donde las diferentes generaciones se tratan con equidad y pueden aprender unas de otras”. En la foto se ve su última promoción en 2015, cuando se quedó sin financiación.

En 2011 se hizo público que 900 niños y adolescentes fueron abusados ​​sexualmente en la Escuela Odenwald entre 1966 y 1989, por lo cual fue cerrada en 2015.

Las autoridades de bienestar infantil son el punto de conexión entre los abusos sexuales en los hogares de acogida de Berlín y los de la escuela de “Odenwald”: siguiendo el plan de Kentler, los jóvenes difíciles eran enviados a esos destinos a sabiendas de que serían abusados sexualmente.

“La única razón por la cual esta gente se aguanta a estos muchachos imbéciles es porque están enamorados, absolutamente enloquecidos por ellos”, declaró Kentler ante un auditorio organizado por el Partido Liberal de Alemania (FDP).

En el informe de Universidad de Hildesheim sobre esta vasta red de explotación sexual infantil, se mencionan el Centro Pedagógico de Berlín, el Instituto Max Planck de Investigación Educativa, la Universidad Libre y el Seminario Pedagógico Gotinga.

Como explica la revista EMMA.de:

“…estos hogares de acogida estaban conformados por hombres solteros, a veces muy influyentes en el mundo de la ciencia, en instituciones de investigación y en otros contextos educativos en donde los pedófilos tenían cargos”.

Los empleados de las oficinas de bienestar juvenil y la administración del Senado [de Berlín] eran parte de esta red… Las oficinas del distrito decidieron ignorar las quejas de las víctimas que denunciaban los abusos y casos de pornografía infantil.

El plan que puso en práctica desde 1969 hasta 2003, y en 1988 Kentler, quien dos veces a la semana hacia seguimiento de los casos, declaró que había sido un “completo éxito”: los casos de pedofilia en las calles se habrían reducido ya que ahora los pedófilos recibían niños en sus casas, por cuenta de los servicios de protección infantil.

Benedicto XVI: nuevamente tenía razón en su diagnóstico sobre la pedofilia

En su ensayo titulado “La iglesia y el escándalo del abuso sexual“, el Papa señaló que la aceptación social de la revolución sexual, fue uno de los factores determinantes en la expansión del abuso sexual y la pedofilia.

“La cuestión comienza con la introducción de los niños y de los jóvenes, por orden y con el apoyo del Estado, en temas de naturaleza sexual…

A las libertades por las que luchaba la revolución de 1968, pertenecía también esta libertad sexual completa que no admitía ninguna norma…

A la fisonomía de la revolución del 68 también corresponde el que la pedofilia se considerara como algo lícito y apropiado”.

Kentler fue precisamente uno de los líderes más prestigiosos de esa revolución, escribiendo libros para padres de familia sobre pedagogía sexual, que podían encontrarse en la mesa de noche de todos los hogares alemanes, en los cuales argumentaba que los padres deben introducir a sus hijos en la sexualidad, o de lo contrario serían responsables de que se vuelvan auténticos “subdesarrollados en la materia, convirtiéndose en inválidos sexuales”.

Hasta ahora el informe realizado a solicitud del parlamento de Berlín ha revelado los nombres de los implicados que ya han muerto.

Sin embargo, los nombres de los hombres más poderosos de la red y de al menos un alto directivo de los servicios de protección infantil involucrado en el proyecto Kentler, no se revelaron ni se abrieron investigaciones bajo el argumento de que los delitos ya habían prescrito.

Lograron su objetivo, no se dieron nombres. Protegieron su sistema“, concluyeron Marco y Sven, quienes siguen en su lucha para que todos los documentos hallados en la investigación se hagan públicos.

Sin embargo, la directora de la organización pro-familia The Ruth Institute, la Dra. Jennifer Morse, no es tan optimista:

“A la clase dirigente mundial le gusta la pedofilia. Ellos están a favor de toda la revolución sexual tal como es, incluyendo la pedofilia”, declaró a Church Militant cuando fue entrevistada sobre este escándalo.

Fuente: ″Experimento Kentler″: el oscuro legado de liberación sexual en Alemania | Alemania | DW | 19.06.2020


Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:
O con tu tarjeta débito a través de PSE:

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.