fbpx
Actualidad Fe Insólito

El diablo en Medellín, el astronauta en El Vaticano…

El falso pesebre
Escrito por Redacción R+F

¿Qué extraña plaga es esta que se extiende por el mundo arrasando con todo lo sagrado? Aquí no hay una catequesis, sino una aberración. Si así son hoy las cosas, no estamos ante un signo de celebración sino ante una provocación, ante lo que precede a un acto de apostasía.

En las redes sociales, muchos católicos reclamaron a quienes dieron a conocer estas imágenes, instándoles a “no calumniar“. Nadie en su sano juicio, en principio, pensó que esto podría ser cierto. Pero lo fue. Incluso en una publicación anterior nos preguntábamos: “¿Acaso queda ya algo que nos pueda sorprender?“.

Pues parece que sí, que siempre hay alguna novedad que supera a la anterior y, por increíble que parezca, ocurre. Y no sólo no se puede disimular, sino que esta vez sí que se superó con creces con respecto a las anteriores: es un auténtico esperpento. Pero no sólo eso: ningún argumento sobre alguna pretendida forma de “arte”, escuela artística o expresión “cultural” pueden arropar ni encubrir el exabrupto.

¿Qué extraña plaga es esta que se extiende por el mundo arrasando con todo lo sagrado, golpeando la sensibilidad de los cristianos, intentando derribar los misterios de la fe en los que se fundan no sólo las más caras tradiciones sino el mismo orden social?

Lleve a su hijo a la Plaza de San Pedro e intente usted explicarle el significado de este “pesebre”; especialmente, procure encontrar la manera de relacionarlo con el hecho histórico del nacimiento de Jesús, el Mesías, el Hijo de Dios, en Belén, con el viaje de José y María para empadronarse, el refugio en la Gruta de la Natividad, la adoración de los ángeles, el sobrecogimiento de los pastores, la Estrella de Belén, la visita de los Reyes Magos…, y el cumplimiento de la Promesa de Redención.

Aquí no hay una catequesis, sino una aberración. Si esa es la tendencia, además de los desórdenes crecientes, de la quema de los templos, de la persecución judicial a las enseñanzas cristianas y a la fe verdadera, de la aceptación y de la imposición del aborto y de la eutanasia… Si así son hoy las cosas, no estamos ante un signo de celebración sino ante una provocación, ante lo que precede a un acto de apostasía.


Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.