Actualidad Amor Total Espiritual Familia Fe Razón Vida

Cuaresma: ¿Cómo entender y hacer frente al relativismo moral?

sinmedida
Escrito por sinmedida

 “Ser bueno no consiste en no cometer ninguna falta, sino en saber enmendarse” San Juan Bosco

Por Felipe Cevallos de 28 años, estudiante de música en la Universidad Central, Integrante de Sin Medida.

Llega la Cuaresma y con ella la preparación para la Semana Mayor en la que conmemoramos el final de la vida pública de Nuestro Señor Jesucristo, Su sacrificio – y la institución del más sagrado e importante de los sacramentos: la Eucaristía –  y finalmente Su resurrección que es aquello que da sentido a nuestra fe (como dice San Pablo en 1Corintios 15:14); pero no solo llega con ella todo este aire de recogimiento, reflexión y arrepentimiento; también llegan las tentaciones tal cual las vivió Cristo pero presentadas en infinidad de variedades de formas, colores y sabores y una de las más grandes a la que nos enfrentamos es la de caer en el relativismo moral, que tal cual lo decía el difunto Sacerdote Jesuita Padre Jorge Loring:

“Es el cáncer ideológico de nuestra época y aquello que más preocupa al Papa, todo aquello que signifique fidelidad a la verdad es marcado con una etiqueta peyorativa”;

Apoya el periodismo católico con un «like»:[efb_likebox fanpage_url=»//www.facebook.com/razonmasfe/» box_width=»600″ box_height=200″» responsive=»1″ show_faces=»1″ show_stream=»0″ hide_cover=»1″ small_header=»1″ hide_cta=»1″ locale=»es_CO»]

Pero ¿por qué es tan peligroso?, pues porque nos puede llevar a cometer pecados indiscriminadamente (sobre todo los de la carne), abusando de la misericordia de Dios y poniéndonos en peligro de caer en terribles prácticas como la confesión sacrílega y por demás la grave falta de la comunión en pecado mortal (otro sacrilegio), todo a partir de la falsa y dañina idea de que “el que peca y reza: empata” o peor aún, esa absurda idea de que “no hay verdades absolutas” o que “desde que no dañe a nadie, puedo hacer lo que me venga en gana con quien me venga en gana” o “puedo caer las veces que quiera, solo tengo que pedir perdón a Dios y ya está”. – la verdad es difícil decir cuál de esas actitudes es peor -.

Esto lo vemos reflejado en la triste y cada vez más frecuente realidad de la oposición total y cotidiana de la juventud a todo aquello que significa la Cuaresma, Cristo y la conservación de los valores y principios morales.

Relacionados  El paraíso infernal de Suecia

Estas tres tentaciones vividas por Nuestro Señor y ofrecidas por el demonio se viven cada día de forma más clara a través de todo aquello que nos ofrecen las redes sociales, las ideologías nacientes y las nuevas prácticas sociales resultantes de lo anteriormente mencionado y el problema realmente no son las tentaciones, sino la forma en que las enfrentamos para no caer en ellas o la forma en que reparamos la ofensa – si es que existe la voluntad de hacerlo –  si hemos caído en ellas.

Pero ¿por qué hablamos de relativismo moral y Cuaresma y Semana Santa al mismo tiempo?

Pues lastimosamente, gracias a las ideologías pseudomarxistas -el llamado «marxismo cultural» que promueve, por ejemplo, la ideología de género- que a fuerza de repetición se abren paso en las mentes de la humanidad (especialmente de los jóvenes) y el mal uso de los medios masivos de comunicación, vemos como cada día se vanalizan de forma acelerada las prácticas religiosas y se vuelven solo un medio para conseguir adeptos, quitándoles o más bien desangrándolas poco a poco de su sentido real y que va en función de nuestra salvación y de dar gloria a Dios y se vuelve algo así como una suerte de “neofariseismo” donde todos muestran lo “buenos” que son con la única intención de simpatizar y  de conseguir “likes”, es decir, se vuelve solo una oración externa en busca de vanagloria donde se aplica un utilitarismo salvaje y prácticamente maquiavélico que va deformando la sana doctrina y entorpeciendo el trabajo de laicos y sacerdotes que tratan de evangelizar con su ejemplo y testimonio a través de sus vidas y de estos mismos medios masivos de comunicación.

Tal como el demonio le ofreció el mundo y sus riquezas a Nuestro Señor Jesucristo – idea un poco absurda teniendo en cuenta que como Creador y en La Segunda Persona de La Santísima Trinidad es el dueño absoluto de todo lo que existe –, nos ofrece también a nosotros aquello que no le pertenece con la falsa promesa de hacernos como dioses, tal y como lo hizo con Adán y Eva en el Paraíso.

Y nosotros, gracias al constante deseo de poseer en todos los niveles, caemos insulsa e irremediablemente en la trampa como ganado llevado a un matadero espiritual: enfocados en exigir «falsos» derechos, tratando de convertir delitos y conductas deshumanizantes en conductas socialmente aceptadas, al tiempo que humanizamos animales, como si pudiéramos a través de nuestra voluntad cambiar la realidad de las cosas y la naturaleza que Dios ha creado.

Relacionados  Vivir la Imagen de la Misericordia.

Así que para combatir el relativismo moral, debemos apelar al sentido común, a la razón y a la objetividad – al menos a la mayor objetividad de la que seamos capaces -, cuidando la caridad para con nosotros y nuestro prójimo  y entender que el hecho de que algo nos cause placer o nos mantenga contentos a pesar de nosotros mismos, no significa que sea bueno.

Y si aquella tentación es superior a nuestras fuerzas – al menos en ciertos momentos -, no debemos dudar en acudir a la oración, la mortificación y la penitencia, que son los ejercicios que nos mantienen fuertes en la lucha espiritual.

Y si por desgracia caemos, levantarnos y sacudirnos con renovados propósitos la lucha, sin dejarnos arrastrar por los lamentos de vanidades espirituales, sacando bienes de grandes males como el pecado, comenzando por una visión más realista de nosotros y nuestras debilidades, que nos haga más sabios y prudentes en el futuro.

Recomenzando cuantas veces sea necesario, con un firme propósito de enmienda y sustentado en un verdadero arrepentimiento y dolor de saber que antes que ha nosotros, es a Cristo a quien hemos ofendido, de modo que la conciencia de nuestra debilidad nos lleve a la búsqueda de la Gracia que Dios, quien en su infinita misericordia nos la ofrece todos los días, en especial a través dell sacramento de la reconciliación y de la Eucaristía, sostén fundamental de la fe cristiana como comunidad y como personas.

Bibliografia

Youtube.com (2016).Relativismo moral – Padre Jorge Loring(online). Available at: : //www.youtube.com/watch?v=FKwf0UL2-A0&feature=youtu.be

***Imagen principal: tomada de //www.pinterest.pt/pin/395331673527056737/

Imagen 1: tomada de //www.duomocomunicacion.com/index.php/en/duomo-blog/7-blog/45-el-espejo-trucado-de-los-medios-de-comunicacion

Imagen 2: tomada de //revistafarmanatur.com/homeopatia/el-uso-de-medicamentos-homeopaticos-puede-ser-de-utilidad-en-las-disfunciones-sexuales/

Sin Medida

Sin Medida es un grupo inter-universitario católico que nació en la Universidad de Los Andes y se ha expandido a otras universidades como el Rosario y la Nacional. Es un grupo de jóvenes llamados a vivir la fe dentro de la realidad universitaria para formar identidad católica a través del servicio y el amor, además de brindar espacios de formación en la fe para los jóvenes universitarios.

Facebook: Sin Medida

Instagram: Sin_medida_

YouTube: Sin Medida

Twitter: @SinMedidaua


Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:

O con tu tarjeta débito a través de PSE:


Sobre el Autor

sinmedida

sinmedida

Grupo de Jóvenes católicos llamados a vivir la fe dentro de la realidad universitaria para formar identidad católica a través del servicio y el amor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.