Espiritual

Católico, ¿qué te está pasando?

El padre Santiago Martín explica las palabras del Evangelio, cuando dice que los hijos de las tinieblas son más astutos que los hijos de la luz. Cuestiona que los católicos no tenemos una presencia suficiente en los medios de comunicación y que somos poco relevantes a la hora de las decisiones políticas.

Por contraste, las comunidades protestantes que están tomando fuerza en América Latina suelen ser decisivas políticamente, como ha pasado en Brasil con la bancada de Dios o en Colombia, con el referendo para aprobar los acuerdos del gobierno con las FARC-EP.

Menciona como en Estados Unidos salieron a la luz correos electrónicos de un plan de Hillary Clinton para destruir a la Iglesia católica, y sin embargo los católicos practicantes consideran todavía votar por ella en buen número.

El padre Martín se pregunta, ¿qué habría pasado si los correos de Clinton se hubieran referido a destruir a los protestantes o a los musulmanes?

Eso no quiere decir que los hijos de la luz pueden hacer lo mismo que los hijos de las tinieblas. Por eso el Señor dice “astutos como serpientes, pero sencillos como palomas”. Ellos son capaces de la calumnia, la difamación, el asesinato. Cuando alguien les molesta, decían Hitler y Stalin quienes coincidieron en la metodología: “primero intenta comprarle, si no puedes, destrúyele moralmente: si tiene algún defecto lo sacas, lo aireas, lo agigantas, y si no lo tiene, lo inventas. Y si eso tampoco sirve, entonces lo matas”.

Los católicos no podemos llegar a eso, porque para nosotros el fin no justifica los medios. Pero hay muchos medios que sí podemos utilizar. Tenemos la mejor red social del mundo: hospitales, escuelas, orfanatos. En algunos países prestan casi todos los servicios sociales porque el Estado no puede.

Sin embargo, cuando algún sacerdote comete algún error parece que todo lo bueno que hace la Iglesia católica, no existiera. Esos medios tenemos que usarlos, no esperar que los hijos de las tinieblas hagan nuestro trabajo.