Actualidad Familia Vida

Esto es lo que piensa Duque en temas morales

Escrito por Redacción R+F

En días pasados Iván Duque, luego de ganar sobradamente la consulta de la derecha, lanzó su libro “El futuro está en el centro“, en el que presenta su visión política en forma de entrevista,  y expresa sus puntos de vista en materia de familia vida y religión.

En el libro Duque no evita temas controversiales como su posición sobre el aborto, la eutanasia, la agenda homosexual y el papel de la religión en la vida pública.

Y el momento de esta publicación es supremamente relevante,  pues se produce luego de las críticas que Duque ha recibido por sus posiciones liberales en materia de ideología de género y aborto, las cuales apoyó con varios comentarios en Twitter en su momento, pero que con ocasión de la campaña presidencial habría eliminado de su cuenta de la red social, como denunció Votocatolico.com.

En ese sentido este libro permite ver si Duque ha moderado su posición en esos temas, haciendo alguna concesión hacia la derecha moral y religiosa, o si a pesar de todo para la recta final de su campaña mantiene en su programa de gobierno posiciones liberales en temas éticos, lo cual da una idea de hasta dónde estaría dispuesto a ceder como gobernante.

Esta es una sítesis de lo que piensa Duque en esas materias sensibles:

Familia:

Propone seguir adelante con la agenda actual de educación sexual,  haciendo énfasis en reducir el embarazo adolescente, sin hacer ninguna referencia en este punto a los derechos de los padres de familia para educar a sus hijos según sus visiones éticas y religiosas. Sin embargo, Duque en su momento expresó respaldo por los padres de familia que convocaron a la marcha del 10 de agosto contra el Manual de Convivencia de Gina Parody, que fue diseñado como una plataforma para promover la “ideología de género” en los colegios.

Promoverá escuelas de familia para capacitar a los padres en temas de educación, así como en solución pacífica de los conflictos.

Espera corregir los problemas de comportamiento de los jóvenes y la recuperación de los valores morales, a través de una cátedra de cívica y urbanidad.

No considera que para la adopción sea necesario garantizarle a los niños el referente paterno y materno.

Al parecer desconoce la jurisprudencia constitucional que extendió el matrimonio y la adopción a las parejas del mismo sexo, pues argumenta que la Constitución no lo permite y que de presentarse el debate él votaría en contra.  Sin embargo,  en estas materias Duque ya ha dado muestras de opinar a favor de esas tipo figuras cuando han sido tomadas en otros países como Estados Unidos.

Fe:

Se declara fiel creyente del estado laico, y una persona espiritual más que religiosa. Como gobernante su ley suprema será lo que diga la Constitución, la cual está por encima de las creencias religiosas, que al parecer considera que pueden poner en peligro a las minorías, a las libertades y a los valores democráticos.

Considera que la expresión en público de las convicciones religiosas de un gobernante, configuran una indebida ostentación de la fe.

Reconoce el papel positivo que la religión puede cumplir en la provisión de servicios sociales como la educación y la salud.

Para Duque la fe es una cuestión privada, una expresión de las preferencias y convicciones personales, la cual está al servicio de su desarrollo individual.

Se declara católico que va a misa, lector frecuente de la Biblia  y su relación con Dios se enfoca en dar gracias y hacer peticiones por él, su familia y sus amigos.

Aborto:

Defiende el actual régimen de aborto el cual considera bien fundamentado.  Sin embargo, está dispuesto a ofrecer apoyo a la mujer una mejor información y promover la continuación del embarazo como la primera opción.  Algo que con la actual bancada del Centro Democrático y otros congresistas provida, de llegar Duque al gobierno, podría dar pie a desarrollos muy interesantes en la promoción de una cultura de respeto por la vida humana en gestación.

Eutanasia:

Respecto cuenta una historia muy sentida sobre la experiencia de enfermedad de su padre, tal vez uno de los relatos más íntimos y personales de este libro. Sin embargo, Duque confunde en ese capítulo la oposición a la eutanasia con el encarnizamiento terapéutico, pues narra que su conciencia provida lo llevó a pedir a los médicos que reanimaran a su padre en caso de necesitarlo a pesar de que él le habría pedido la familia lo contrario.

La reanimación cardiopulmonar o RCP  es un procedimiento que legitimamente los pacientes, y en ocasiones los familiares, pueden ordenar a los médicos no hacer, sin que eso se considere eutanasia pasiva.

La eutanasia pasiva corresponde a negar cuidados básicos e indispensables a los pacientes como la alimentación, la bebida, la curación de heridas o la higiene.

Agenda homosexual:

Considera que las expresiones públicas de homosexualidad hacen parte del derecho al libre desarrollo de la personalidad, y lo tanto deben ser protegidas, mientras que las críticas a las mismas serían posiciones homofóbicas que deben ser rechazadas.

En conclusión Duque tiene una posición liberal y progresista en temas morales,  aunque abre una pequeña puerta para trabajar en materia de prevención del aborto apoyo a la mujer y respeto por la vida en gestación.

Parece no tener mucho interés en temas de agenda homosexual, por lo cual parece desconocer las últimas decisiones de la Corte Constitucional en la materia, ni tampoco hace propuestas el favor de las reivindicaciones de estos colectivos. Sin embargo, sus posturas personales tienden estar fuertemente marcadas por lo “políticamente correcto”, y es una señal de alerta su adopción del lenguaje pro gay de “lucha contra la homofobia”, la cual está dirigida a legitimar la persecución de quienes defienden la existencia de un orden natural en la sexualidad humana,  así como de la complementariedad entre el hombre y la mujer.

Dada su posición filosófica liberal una gran inquietud está en hasta dónde podría estar dispuesto a garantizar la “objeción de conciencia” a quienes no están de acuerdo con la actual agenda liberal en temas de vida y familia, lo cual podría ofrecer un campo de cooperación fértil con las organizaciones religiosas y el movimiento provida.