Vida

Así respondieron providas de 40DxlaV al acoso abortista en Teusaquillo

Escrito por Redacción R+F

“Dale no seas tímida rompe abusadora rompe el feto con la batidora” decía uno de los carteles abortistas.

Convocatoria por Instagram de plantón de la Coordindora Feminista para acosar a los defensores de la vida humana por nacer.

De acuerdo con testigos de 40 Días por la Vida Colombia presentes el día del plantón, llegaron unas 45 feministas entre las 7 y las 9 pm, universitarias de 16 años en adelante, “con fotógrafos contratados, megáfono, cantando y arengando con sus blasfemias como siempre”.

Hacen parte del movimiento de “pañuelos verdes”, que al igual que la “ola celeste”, ha contagiado América Latina desde el Argentina.

Las feministas de la nueva ola abortista no disimulan su actitud violenta, como estrategia para lograr sus aspiraciones políticas y culturales.

Si en las primeras épocas del movimiento para la legalización del aborto, las feministas abortistas se presentaban como compasivas, preocupadas por las “víctimas” de la penalización del aborto y del fanatismo religioso, que supuestamente perseguía a las mujeres que no tenían alternativas al aborto, y que sólo aspiraban a que no terminen en la cárcel o en una muerte clandestina; una vez consolidaron esa conquista política, la despenalización, rápidamente pasaron a la fase de “proclamar” su “libertad” para abortar sin límites y sin vergüenza.

Su objetivo: imponer una plena legitimidad moral y social a la práctica del aborto.

Con una estrategia similar a la del movimiento homosexual, los abortistas en Colombia están a la ofensiva cultural, ganando grandes espacios entre los jóvenes, especialmente en las universidades, aprovechando el vacío moral que ha dejado la enseñanza católica, acomplejada de su magisterio moral frente a un mundo que no lo tolera, aprovechando para sustituírlo por las opiniones de la autoridad legal.

Estamos pasando de una cultura con contenidos éticos cristianos, a una especie de “régimen de moralidad democrática” del que nadie puede disentir y cuya máxima expresión se encuentra en las sentencias de la Corte Constitucional.

Al ver carteles como el de la mujer que invita a “licuar su feto”, una práctica real, que hace parte del manejo de los restos de los bebés abortados, con el los cuales buscan provocar a un grupo de católicos que se encuentran en oración en el atrio de la Iglesia de Santa Ana (Teusaquillo, Bogotá), al otro lado de la calle del centro abortista, cualquiera puede pensar, por una parte, en la rabia que puede haber en el corazón de quien escribió semejante cartel, seguramente fruto de mucho dolor; pero por otra parte, también refleja el espíritu de un movimiento que se siente cómodo recurriendo a la violencia, con plena conciencia de que su agenda no se va a conquistar a través de la persuasión, sino de la intimidación.

[irp posts=”7968″ name=”El punto de quiebre entre el aborto y la Eucaristía: Este es mi cuerpo””]

Algo que los movimientos fascistas de Italia y Alemania supieron aplicar con excelentes resultados políticos.

“Que vivan aborteras y lesbianas”, “Que los vengan a ver, que los vengan a ver, esos no son provida, realmente son anti-mujer”, “Si el hombre fuera mujer, el aborto sería ley”,  “anticonceptivos para disfrutar y aborto seguro para decidir”, eran algunas de las consignas abortistas.

Frente a ese escenario es admirable la firmeza con la que los orantes soportaron el acoso, que afortunadamente contó con vigilancia policial y no llegó a pasar a mayores.

Especialmente valioso fue el testimonio de una mujer, que a pesar de la distancia (vive en Bosa), el frío, sufrir de asma, se desplazó para acompañar al grupo de oración hasta el final.

En diálogo con Razón + Fe, Alejandra contó que lo que la movió a hacer tales sacrificios fue el amor a este movimiento tan maravilloso de 40 Días por la Vida.

La impresión que la voluntaria se llevó de las mujeres convocadas por la Coordinadora Feminista fue la de unas mujeres “perturbadas”, que todo el tiempo buscaron un enfrentamiento, que al final no lograron.

Yo tuve un encuentro frente a frente con dos de ellas y pude sentir el odio y el dolor de dos mujeres como yo que en vez de dar vida quieren extinguirla y promueven la maldad como si nada……jamás seremos antimujeres. Al contrario esta Fundación va de la mano con la mujer y su bebé procurando su bienestar“, concluyó Alejandra.

Desde la página de Instagram de 40 Días por La Vida, el mensaje de la organización fue “sólo nos queda orar por estos corazones tan endurecidos… #TusAtaquenNosFortalecen #MásAmor #AbortoCero”.

 
[efb_likebox fanpage_url=”https://www.facebook.com/razonmasfe/” box_width=”600″ box_height=200″” responsive=”1″ show_faces=”1″ show_stream=”0″ hide_cover=”1″ small_header=”1″ hide_cta=”1″ locale=”es_CO”]

 

 


[mks_col]

[mks_one_half]Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:

[/mks_one_half]

[mks_one_half]O con tu tarjeta débito a través de PSE:


[/mks_one_half]

[/mks_col]
 

Sobre el Autor

Redacción R+F

Leave a Comment