fbpx
Provida Testimonios Vida

Gianna Jessen, la americana que sobrevivió a su aborto a los 7 meses, agradece a Trump por firmar la orden ejecutiva de los nacidos vivos

Gianna Jessen 3

“Querido Donald Trump, acabo de hacer un ‘Facebook Live’ agradeciéndole por su orden ejecutiva sobre los nacidos vivos. Aquí hay un clip. Nací en una clínica de abortos pero no morí. Tengo parálisis cerebral. Tengo la sensación de que si nos encontramos, me darías tu brazo para estabilizarme”, dijo Jessen en el video de un tweet.


Mi madre biológica estaba embarazada de siete meses y medio cuando decidió abortarme. No sé por qué tomó esa decisión. Era 1977. Ella y mi padre biológico tenían 17 años en ese momento, y no estaban casados.

Fue a una clínica en Los Ángeles y tuvo un aborto salino. Se inyecta una solución salina en el útero de la madre, que el bebé traga. La solución también quema al bebé por dentro y por fuera. La idea era que en 24 horas daría a luz un bebé muerto. Pero, por la gracia de Dios, sobreviví.

El abortista no estaba de servicio cuando vine al mundo. De haber estado allí, habría acabado con mi vida estrangulándome, asfixiándome o dejándome morir allí, lo que se consideraba perfectamente legal hasta el 5 de agosto de 2002 en Estados Unidos. 

Ahora, un niño que ha sobrevivido a un aborto debe recibir la atención médica adecuada. El abortista tuvo que firmar mi certificado de nacimiento. Tenía que reconocer una vida que apenas unas horas antes estaba tratando de terminar. Dijo Jessen.

La única persona siquiera remotamente preocupada por mi bienestar era la enfermera. Llamó a una ambulancia y me trasladaron a un hospital. Me colocaron en una incubadora que pesaba dos libras. No esperaban que yo viviera.

Después de varios meses decidieron que tenía unas ganas tremendas de vivir. Me colocaron en el sistema de acogida y a los 17 meses me diagnosticaron parálisis cerebral por falta de oxígeno mientras me quemaban viva durante 18 horas en el vientre de mi madre. Pesaba 32 libras, no podía moverme y dijeron que solo sería un vegetal por el resto de mi vida.

Mi madre adoptiva, Penny, decidió que, a pesar de lo que decían los médicos, trabajaría conmigo. Hizo mi fisioterapia tres veces al día y comencé a levantar la cabeza, a sentarme y a gatear. Finalmente, a la edad de tres años y medio, pude caminar con un andador y aparatos ortopédicos para las piernas. Esa fue la edad a la que la hija de Penny, Diana, que entonces tenía treinta y tantos años, me adoptó.

“Ahora tengo 28 años y trabajo como músico en Nashville, Tennessee. Todavía camino cojeando y caigo ocasionalmente. Pero acabo de completar mi primer maratón y correré el Maratón de Londres el próximo mes de abril para recaudar fondos para niños con parálisis cerebral. Me postularé en nombre de la organización Stars Supporting Cerebral Palsy”.

“Diana me habló de mi pasado. Siempre tuve la sensación de que había más en la historia de mi vida. Siempre le preguntaba por qué tenía parálisis cerebral. Habría pensado que estaría bien con sus respuestas porque era un bebé prematuro o que había experimentado un parto traumático”.

“Pero cuando le volví a preguntar cuando tenía 12 años, me preguntó si realmente quería saber y le dije que sí. Cuando me lo explicó, mi respuesta fue típica de una niña de 12 años. Solo dije: ‘al menos tengo parálisis cerebral por una razón interesante’. Mi madre dijo algo bueno: que en lugar de concentrarte en el hecho de que casi mueres, regocíjate por el hecho de que estás vivo. Y lo hago.

Cuando tenía 17 años, Diana conoció a mi madre biológica y le comunicó muy claramente mi perdón. Soy cristiana. Creo que la amargura devora tu vida. Quiero ser lo opuesto a amargoNunca quise conocerla. Penny me ha amado tan bien que no siento la necesidad. No sé mucho sobre la reunión, solo que ella no me pidió perdón y que luego tuvo otro aborto.

No creo que matar sea un derecho. Estoy completamente en contra del aborto en cualquier circunstancia, incluida la violación.

Todos los días doy gracias a Dios por la vida. No me considero un subproducto de la concepción, un grupo de tejido o cualquier otro de los títulos que se le dan a un niño en el útero. No considero a ninguna persona concebida para ser ninguna de esas cosas. He conocido a otras supervivientes del aborto. Todos están agradecidos por la vida.

Creo que soy la prueba viviente de que el aborto es el asesinato de un ser humano. Mi madre biológica sintió que tenía derecho a una opción hace 28 años que pensó que solo la afectaría a ella. Y, sin embargo, llevo la marca de su elección todos los días de mi vida con mi parálisis cerebral. Aunque no se lo reprocho a ella, creo que es importante que la gente piense en eso antes de tomar una decisión.


Si quieres apoyarnos en esta lucha por el respeto a la fe y a los creyentes, por favor considera hacer un aporte periódico a nuestra fundación:

Sobre el Autor

Ximena Sanz de Santamaría

Ximena Sanz de Santamaría

Ximena Sanz de Santamaría, abogada y analista política internacional con MBA de la Universidad Camilo José Cela de Madrid, España y estudios en Management en USA. Comprometida con la defensa de los valores cristianos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.