fbpx
Actualidad Fe Testimonios

Peregrina a Medjugorje, y al regreso contrae el coronavirus

Mariana Gómez en Medjugorje mar al fondo
Ana Beatriz Becerra
Escrito por Ana Beatriz Becerra
¡Difunde la cultura de la Vida!

Una fe puesta a prueba, y la voluntad de servir y perseverar pese a ello.

“Puedo ayudar a que conozcan más a la Virgen”, afirma.

¡Difunde la cultura de la Vida!

Hace dos años empezó a cambiar la vida de Mariana Gómez, una empresaria colombiana de 42 años y madre de dos hijos.  Su vida era en cierta forma normal, aunque un poco alejada de la fe:

“Yo comulgaba cuando me parecía, intentaba ir a misa los domingos, era una persona muy terrenal, una persona que vivía la espiritualidad y su religión muy a mi modo”, afima.

Mariana Gómez en Medjugorje con la Virgen
Mariana Gómez en Medjugorje con la Virgen

Su primer encuentro con la Virgen en Medjugorje la lleva a ver la vida de otra forma:

“La primera vez que yo voy a Medjugorje es donde empieza este cambio de vida, donde conozco a María y me enamora profundamente; y Ella me acerca a su Hijo, a mi Jesús: no me ‘lavó la cabeza’, me lavó el corazón”.

Al aceptar el llamado que hace la Virgen a aquellos peregrinos que viajan desde distintas partes del mundo para llegar a este pueblito ubicado en Bosnia-Herzegovina, Mariana acepta las recomendaciones que nos da la Madre del Cielo sobre las cinco piedritas que conllevan a una verdadera conversión:

“Intento ir a misa a diario, hago mi rosario diario, pero sigo siendo una persona muy terrenal, muy de este mundo”, dice.

De este modo, seguía sintiendo que Dios le pedía más. Casualmente le llega otra invitación para ir nuevamente a Medjugorje, en un momento en el que el mundo atraviesa una de las más grandes crisis que han existido, afrontando la pandemia del coronavirus:

“Yo lo único que pensé es que, si yo recibo una invitación de la Virgen María de volver, yo la voy a aceptar; yo me voy porque yo estoy en manos de Ella, si me va a dar que me dé y si no me va a dar que no me vaya a dar y listo”, nos comenta.

Así, Mariana Gómez viajó a Bosnia el 27 de febrero con una escala en España. Ese mismo día se registró el primer caso de coronavirus en aquel país de la península Ibérica. 

Estando en Medjugorje, la gravedad del asunto parecía no existir:

“Es que solamente la gente que ha ido a Medjugorje puede entenderme esto. Tú allá no sientes nervios de nada, es un pedacito del cielo en la tierra, allá tú solo sientes una paz, un amor…, es algo que solamente quieres vivir, no te interesa saber nada más del mundo, solamente te interesa vivir y llenarte de Dios, nada más”, dice.

Pruebas y regalos recibe de la Virgen

Mariana estuvo en la última aparición de la Virgen a Nirjana el pasado 2 de marzo, y afirma haber recibido grandes pruebas y regalos espirituales:

“Personalmente tuve una confesión con un sacerdote español, fue un regalo maravilloso, el regalo más grande que recibí en esa peregrinación, porque además quiero decirte que me había confesado hacia tres días, pero… no sé,  necesitaba hablar con alguien y hablo con el padre y fue algo muy bonito, era un hombre tan lleno de Dios… Me dijo muchísimas cosas tan impresionantes”, recuerda con alegría.

En su regreso a Madrid las cosas eran totalmente diferentes: había caos en todo el país, razón por la cual decide adelantar su vuelo de regreso.

Gracias a la gestión de una prima, logra cambiar el horario y regresar a Colombia el 9 de marzo. 

Durante el vuelo, Mariana empezó a sentir síntomas extraños:

“Tuve malestar, me dolía el cuerpo horrible, tenía dolor de garganta, congestión nasal, un poquito de tos, nada distinto a eso”.

Lo que para esta empresaria parecía ser una simple gripe, al llegar a migración se percató de que podría estar siendo víctima de la enfermedad por la cual en los últimos días estaban muriendo en el mundo cientos de personas:

“Me remiten a la fundación clínica Santa Fe. Cuando llego allá me reciben, me toman exámenes –y esto fue el domingo que me dejan salir–, y el lunes me llaman a decirme que mi prueba del coronavirus salió positiva”.

Gracias al crecimiento espiritual, y al traer de Medjugorje un corazón lleno de más amor y paz, la noticia recibida causó un impacto diferente al de cualquier otra persona:

“Dije: Virgencita, si esto me dio, ilumíname por favor y ayúdame a entender el para qué. ¿Para qué quieres que viva esto? ¿Puedo ayudar a que te conozcan más? ¿Puedo ayudar a que se eviten cosas de contagio? ¿Qué puedo hacer? Fue lo único en [lo] que yo pensé”, manifiesta.

Una cuarentena que transforma su cuerpo y su alma

Actualmente Mariana Gómez está en cuarentena, alejada de su familia.

Su rutina ha cambiado:

“Me levanto, oigo el Evangelio que me mandan en la mañana, rezo el rosario, después oigo la misa a las 11:30. Tengo un negocio de moñitos, entonces trabajo también en el tiempo libre, en la noche vuelvo y rezo el rosario.

Mi familia también se ha vuelto muy creyente: todo este proceso de ir a Medjugorje acercó mucho a mi familia y han pasado cosas muy lindas y muy milagrosas”.

Esta situación le ha ayudado también a valorar más a su familia:

“Ayer veía a mi hijo solo por la ventana, porque vino a cambiar el carro y me dice: ‘mami, asómate y yo te veo, y lo vi, y se me quebró el corazón… Y solo me pego de la Virgen, y le digo: es que tú eres la única que me puede dar fuerza, tú que tuviste que entregar a tu Hijo, a ti que te separaron de Él; yo solamente tengo esto, y es una ventana”, nos comenta con tristeza.

Ante la pregunta:

—¿Si pudieras devolver el tiempo, aceptarías la peregrinación aún sabiendo que durante el viaje podrías contraer el covid-19?

Mariana responde:

—“Sin duda alguna: para ir a Medjugorje, sin duda alguna. De pronto el otro viaje, no; o sea, terminar de paseo en Madrid y eso no, pero Medjugorje no lo dudaría ni un segundo.

Mariana finalizó su entrevista enviando un mensaje al país y a todos los que estén en este momento sufriendo esta enfermedad:

“Les digo que se llenen del amor de Dios, que solamente confíen en el amor de Dios, que confíen en la Virgen que nunca nos suelta. De verdad que la parte espiritual es lo único que nos da paz, lo único que nos da tranquilidad, y que, de la mano de la Virgencita, nunca nos puede pasar nada malo”.


Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:
O con tu tarjeta débito a través de PSE:

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comments

  • Mamita María, es y ha sido por siempre mi tuteladora Madre, y luego de leer la providencia que tiene sobre La Seora Mariana Gómez, no me cabe duda de que la sacará airosa de ésta prueba y que espere de ella, razones por las cuales atraviesa éstas circunstancias. Reciba mis bendiciones.-