fbpx
Testimonios

El juez que ayudó a convertir a su asesino de la Cosa Nostra, fue declarado “mártir”

128169 livatino portada
Avatar
Escrito por Redacción R+F
¡Difunde la cultura de la Vida!

Este 22 de diciembre se ha publicado el Decreto de la Congregación para las Causas de los Santos reconociendo el martirio del juez italiano Rosario Livatino, asesinado por la mafia italiana en 1990.

Cuatro sicarios acabaron con su vida a los 38 años, mientras iba al juzgado.

Su trabajo contra la mafia italiana le habían puesto en el ojo del huracán, ya que logró quitarles numerosos bienes y puso en la cárcel a varios de ellos.

Pero esa efectividad le llevó también a quedarse sólo en una lucha que muy pocos en la justicia estaban dispuestos a dar.

Todas las mañanas antes de ir al juzgado acudía  rezar a la iglesia de San José para tratar de “darle alma a la ley”.

Livantino perteneció a la Acción Católica y ejercía su profesión de cara a Dios.

“Hoy he hecho el juramento. Desde hoy estoy en la magistratura. Que Dios me acompañe y me ayude a respetar el juramento y a comportarme en el modo que exige la educación que mis padres impartieron”, escribió en su diario cuando comenzó a trabajar como juez.

En unas conferencias tituladas “Fe y Justicia” explicó como el ejercicio de la justicia es una forma de relacionarse con Dios:

“La tarea del magistrado es decidir. Sin embargo, decidir es elegir y, a veces, entre numerosas cosas, caminos o soluciones. Y elegir es una de las cosas más difíciles que el hombre está llamado a hacer. Y es precisamente en esta elección decidir, decidir ordenar, que el magistrado creyente puede encontrar una relación con Dios. Una relación directa, porque hacer justicia es autorrelación, es oración, es dedicación personal a Dios. Una relación indirecta a través del amor de la persona juzgada”.

La conversión de su asesino

Carro donde fue asesinado el juez.

Luego de su asesinato que conmocionó a Italia, el Papa Juan Pablo II dijo unas palabras que llegaron hasta una prisión en Sicilia, donde se encontraba Gaetano Puzzangaro, uno de los cuatro asesinos de Levantino.

Puzzangaro se arrepintió y su testimonio de conversión terminó siendo parte del proceso de canonización de Livantino:

“Durante 20 años he estado siguiendo un camino espiritual, testifiqué sobre la causa de la beatificación de Livatino porque era un deber. ¡Hoy me mataría en lugar de volver a hacer lo que hice! Y rezo todos los domingos en misa. De lo que más me arrepiento es de no haber tenido coraje de disculparme con sus padres cuando vivían”, dijo Puzzangaro a la prensa.

Fuente: El juez Livatino, oficialmente «mártir»: la Cosa Nostra lo mató y su asesino se acabó convirtiendo – ReL

O con tu tarjeta débito a través de PSE:

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.