Actualidad Fe Testimonios

Auge de monjas católicas en Gran Bretaña

Escrito por Redacción R+F

“Veo esto como un efecto indirecto de décadas de secularización. En cierto sentido, los que quedan, necesariamente tienen que estar más comprometidos “, dice el sociólogo Stephen Bullivant.

El canal estadounidense NBC realizó recientemente un reportaje sobre el crecimiento de las vocaciones religiosas católicas entre las jóvenes del Reino Unido, quienes se están alejando de un estilo de vida tecnológico y consumista por uno centrado en Dios.

El Reino Unido es uno de los países menos creyentes del mundo, con un 70% de sus habitantes que se describen como ateos o no religiosos (Gallup 2017). Pero también es un país en el que el número de vocaciones de monjas católicas ha aumentado considerablemente desde 2004. A pesar del estereotipo según el cual los jóvenes no están interesados ​​en la religión, el 25% de los católicos británicos entre 25 y 34 años dice ir a misa semanalmente, en comparación con el 20% de quienes tienen entre 45 y 64 años.

Entre las nuevas religiosas católicas inglesas está Theodora Hawksley, de 33 años, quien bromeó sobre la ropa que regaló cuando se unió a la Congregación de Jesús en el norte de Londres, pues sentía que “probablemente eran demasiado ceñidas para una monja”.

“Pensé: ‘¡Con seguridad no la voy a volver a usar!'”, comentó, refiriéndose a una blusa sin mangas con lentejuelas.

Hawksley no usa un hábito. Un suéter rosa pálido y unos jeans, un anillo de plata martillado con la inscripción “Mi vida es Cristo” y un crucifijo son los únicos indicios visibles de que es una hermana ignaciana. Hawksley dice que su congregación no tiene “reglas estrictas sobre el vestuario”.

Apoya el periodismo católico con un “like”:

Ella atribuye parte del interés de los jóvenes británicos en el catolicismo tradicionalista al estrés de la era digital. “Los Millennials han crecido en una sociedad muy permisiva, donde puedes hacer lo que quieras, puedes elegir lo que quieras y eso genera la necesidad de una identidad más fuerte y de límites mejor definidos”, dijo Hawksley.

Hawksley y sus hermanas religiosas viven de manera algo diferente las monjas típicas: aparte de no usar hábito, los miembros de la Congregación de Jesús no toman nombres religiosos, Hawksley simplemente usa Theo. No rezan juntas todos los días, y trabajan fuera del convento en una variedad de roles, desde psicólogos infantiles hasta académicos.

“Muchos millennials expresan que realmente quieren más de la Misa tradicional, la del rito antiguo”.

 

Décadas más joven que la mayoría de sus hermanas, Hawksley, una cocinera arriesgada, ha tenido que acostumbrar sus recetas a paladares más suaves. Y aunque todavía frecuenta a sus viejas amigas y a su familia, compara las obligaciones de su nueva vida con las de estar casada y con hijos.

“Salir a tomar una cerveza y ser normal, tener mi propio tiempo para derrocharlo y no tener nadie más en quien pensar, desde un punto egoísta, es algo que extraño”, admite.

Pero al tiempo Hawksley reconoce que ha encontrado “una libertad más profunda en el servicio de Dios”.

Kirstin Holum (centro), ahora se la conoce como la hermana Catherine. Conversa con la hermana Faustina (izquierda) y la hermana Antonia (derecha) mientras hacen limpieza después de almorzar en el Convento de Santa Clara en Leeds, Inglaterra. David Azia / para NBC News

Ese entusiasmo religioso entre los jóvenes católicos se ha reflejado en un aumento en el número de mujeres que han decidido ser monjas en los últimos años.

De acuerdo con las estadísticas de la Oficina Nacional de Vocación solo siete mujeres se unieron a órdenes religiosas en Inglaterra y Gales en 2004. Para 2014, ese número aumentó a 45, el número más alto en un cuarto de siglo. En los últimos tres años se ha unido un promedio de 25 anual.

“Este ánimo de comprometerse entre algunos católicos jóvenes, específicamente entre los 20 y 30 años, es muy evidente”, dice Stephen Bullivant, profesor de teología y sociología de la religión en la Universidad de St. Mary, Twickenham. “Veo esto como un efecto indirecto de décadas de secularización. En cierto sentido, los que quedan, necesariamente tienen que estar más comprometidos “.

Mientras sus padres fueron “educados en un mundo donde era completamente normal tener algún vínculo religioso”, ese ya no es el caso entre los jóvenes británicos, dijo.

Bullivant agregó que: “Los pocos que dicen que tienen alguna religión lo dicen por algo. La religión cada vez está más relacionada con el compromiso”.

De las pistas de patinaje a un convento

La patinadora olímpica estadounidense Kirstin Holum se convirtió en monja franciscana, cambiando su vida en Wisconsin por un convento sin televisión ni internet en Leeds, una antigua ciudad industrial en el norte de Inglaterra.

Ahora conocida como la Hermana Catherine, Holum dice que elegir una vida de oración con pocas comodidades modernas es la decisión más “radical” y “contracultural” que puede haber. “No tenemos todas esas distracciones”, dijo. “Estás cara a cara con tus propias debilidades. Me siento afortunada de no tener esas escotillas de escape. Sí es posible ser más libres, amar de verdad y ser lo que estamos llamados a ser “.

Kirstin Holum estableció un nuevo récord mundial junior en el evento femenino de patinaje de velocidad de 5,000 metros en los Juegos de Invierno de 1998 en Nagano, Japón. Mike Powell / Getty Images file

Holum tenía 17 años cuando compitió en los Juegos de Invierno de Japón (Nagano) en 1998. Pero luego de ubicarse sexta y séptima en sus dos eventos, se retiró del deporte. Ya había establecido ocho récords de patinaje de velocidad en EE. UU. Y seis récords mundiales junior. Para sorpresa de su familia y amigos, Holum ingresó a la comunidad de las Hermanas Franciscanas de la Renovación en el Bronx luego de terminar la universidad.

Seis años más tarde hacía parte de un grupo de norteamericanas enviadas a abrir un nuevo convento por invitación del obispo de Leeds. “Me pidieron que formara parte del primer grupo de hermanas que fueron enviadas como misioneras”, dijo.

En lugar de entrenar cuatro horas al día, ahora dedica ese tiempo a la oración. Y no se arrepiente de haber renunciado al patinaje de velocidad por dedicar su vida a Dios.

“La emoción y la alegría de competir con éxito, o incluso sólo de hacer el mejor esfuerzo, es muy emocionante”, dijo Holum, quien ahora tiene 38 años. Pero siempre es una alegría fugaz: siempre tienes que pensar en el próximo evento, y nuevamente aparecen los nervios”.

La atleta olímpica agregó: “Creo que en el fondo todos desean ser grandes y hacer algo grande. Pero sólo cuando te conectas con el plan que Dios tiene para ti, es que realmente encuentras la paz para hacerlo, sea lo que sea “.

James Sharpe, de 28 años, llegó a la fe católica en parte gracias a los 12 pasos que siguió en Alcohólicos Anónimos, a través de los cuales se fomenta la fe como un poder superior. Sin embargo, él prefiere una forma de oración más tradicional.

Enormes multitudes se reunieron para ver al Papa Benedicto XVI cuando atravesó Princes Street en Edimburgo, Escocia, el 16 de septiembre de 2010. Fue la primera visita de estado de un pontífice a Gran Bretaña. ADRIAN DENNIS / AFP – Getty Images, archivo

“Muchos millennials están expresando una preferencia por la misa tradicional, de rito antiguo”, dijo en referencia a la misa que se celebra en latín. Las últimas estadísticas del gobierno sugieren que los jóvenes británicos en general tienden a ser más socialmente conservadores que sus padres.

Un informe de la Oficina de Estadísticas Nacionales de 2017 reveló que el 22.8% de los jóvenes entre 16 y 24 años no toma alcohol, en comparación con el 20.6% de 25 a 44 años, y el 16.4% de los británicos de 45 a 64 años.

Las últimas estadísticas oficiales disponibles también muestran que los embarazos entre las mujeres menores de 18 años son los más bajos registrados en la historia de en Gran Bretaña, a pesar de que en muchos colegios se eliminaron las clases de educación sexual por falta de presupuesto.

Para Sharpe, el catolicismo y las visitas a los monasterios que hace los fines de semana refuerzan su nuevo estilo de vida conservador, que descubrió gracias a su sobriedad.

“Me sentí atraído por el silencio. Luego de haber sido una persona bebedora, trasnochadora y rumbera, de verdad comencé a saborear el silencio y a descubrir una forma de vida más contemplativa”.

*Recibe el boletín semanal de Razón+Fe:

Sobre el Autor

Redacción R+F

Qué opinas: