fbpx
Actualidad Espiritual Fe Iglesia Razón

«Si tuviéramos puntos de venta sin IVA en los templos, mañana podríamos abrirlos», dice Sacerdote

En solo dos minutos, un sacerdote descubre con celo la realidad espiritual y las contradicciones detrás de la restricción de los Sacramentos.

Citamos a continuación las palabras con las que el sacerdote polaco, el padre Mariusz Mąka, se refirió en dos breves ocasiones durante la Santa Misa a la restricción que tenemos los fieles para asistir a ella y para acceder a los Sacramentos.

Hablando de la realidad del pecado y de la necesidad de la confesión, hace énfasis en esta situación, la misma que se les está imponiendo a los sacerdotes en el ejercicio de la cura de almas.

Los pasajes referidos se encuentran en el minuto 21:56 y en el 39:00. Ambas intervenciones duran (2:22) dos minutos veintidós segundos. El video fue tomado del muro de Facebook de la Unión del Apostolado Católico. Invitamos a aprovecharlo, pues se trata de una Santa Misa completa, con sus lecturas, una excelente homilía y reflexiones.

Primer segmento:

«Miren, nosotros como Católicos, tenemos el Sacramento de la Reconciliación. ¡Pero cuántas discusiones sobre la necesidad del sacramento de la Reconciliación!

Pero preguntemos a las personas que han vivido el proceso de liberación o, incluso, a los ex satánicos: ¿Qué fue lo que les ayudó a dar el paso en la vida de fe y en la sanación integral? ¡La confesión!

Es un gran peligro hoy en día, cuando se nos dice a nosotros que no podemos confesar. ¿Cómo así que yo como sacerdote no puedo confesar? ¿Quién me puede prohibirlo? Si podemos conversar, si podemos compartir… ¿Por qué no nos podemos confesar?

¿Por qué limitan, así como los fariseos del tiempo de Jesús, por qué limitan el Sacramento que me garantiza la sanación física, la sanación emocional y, sobre todo, la Salvación?

La disputa de antes se hace presente hoy en día: entre los evangélicos y entre todos aquellos, incluso católicos, que dicen que ‘es muy peligroso confesarnos con un sacerdote’. Sí, es peligroso, porque el demonio tiembla y los pecados se van. Eso sí es peligroso».

P. Mariusz Mąka, durante la homilía del 2 de julio de 2020, sobre el perdón de los pecados y la curación del paralítico.

Segundo segmento:

«Llevemos hoy el Evangelio como una indicación, una inspiración para nuestra vida. Terminando la Eucaristía, pidamos la intercesión de nuestra madre, la Virgen María, por nuestras intenciones, también por la Iglesia. Pidamos por la reapertura de los templos. Parece muy extraño… Yo pienso que si nosotros hiciéramos unos puntos de venta sin IVA en los templos, yo creo que ya mañana podríamos abrir el templo, ¿verdad?

Este virus está muy religioso: ataca solamente durante la Misa, la Confesión, el Bautismo, la Unción de los enfermos… Por eso invitamos a todos los católicos a reflexionar un poco más, porque todo nos parece muy extraño. Y sabemos que sin Dios no podemos hacer nada. Lo dice Jesucristo, es la Palabra Eterna de Él.

Entonces yo pienso que si queremos de verdad combatir la pandemia, necesitamos la fe, los sacramentos. No hay otro camino… No hay atajos, mejor dicho. Entonces pidamos con toda la esperanza y fe a nuestra madre, la Virgen María, por todas las intenciones, sobre todo, por la Iglesia, por los Obispos, por los Sacerdotes».

P. Mariusz Mąka, al final de la Misa del 2 de julio de 2020, al pedir a la Virgen María por la Iglesia.

Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:
O con tu tarjeta débito a través de PSE:

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.