fbpx
Análisis Fe Razón

Médicos europeos afirman: “es más seguro comulgar en la boca y de rodillas que en la mano”.

Avatar
Escrito por Redacción R+F

PIDEN A LOS OBISPOS QUE LEVANTEN EL VETO A ESA FORMA DE COMULGAR

Ya lo habían dicho los médicos italianos. Ahora lo aseguran los austriacos. Y lo hacen con base en consideraciones perfectamente razonables y demostrables.

Ello les ha llevado a solicitar a la Conferencia Episcopal de su país, que levanten el veto que se ha impuesto a la comunión en la boca y de rodillas.

Médicos austriacos aseguran que es más seguro tomar la comunión en la boca y de rodillas que en la mano

Un grupo de médicos católicos ha pedido a la Conferencia Episcopal de Austria que levante la prohibición de comulgar en la boca durante la pandemia. Argumentan que dicha forma de tomar la comunión no solo no es más peligrosa que tomarla en la mano, sino que además es más saludable si se hace de rodillas.

(Kath.net/InfoCatólica) En Austria, un grupo de 21 médicos católicos ha apelado a la Conferencia Episcopal del país para que se levante la prohibición de facto de la comunión en la boca, que se dictó hace unas semanas debido a la epidemia [del coronavirus]. En una carta a Biko los galenos recuerdan que en Italia el profesor Filippo Maria Boscia, Presidente de la Asociación de Médicos Católicos de Italia, hizo una clara declaración sobre este tema en mayo:

«Como médico, estoy convencido de que la comunión de manos es menos higiénica y por lo tanto menos segura que la comunión en la boca. Lo que es seguro es que las manos son las partes del cuerpo más expuestas a los patógenos».

Los médicos austriacos están de acuerdo con esa valoración y recuerdan que es parte del rito tradicional que el sacerdote se lave las manos en la sacristía inmediatamente antes del comienzo de la Santa Misa.

«Sólo él toca el cáliz y el copón. Después de la consagración, mantiene cerrados los dedos pulgar e índice –que antes ha vuelto a lavar ritualmente con agua– hasta después de la comunión, por lo que no toca nada con ellos excepto la hostia consagrada.

Los sacerdotes que celebran el rito tradicional tienen experiencia en la administración de la comunión oral y prácticamente nunca han tenido contacto con la boca del comulgante.

Sin embargo, si esto ocurre, el sacerdote será responsable y, teniendo en cuenta la situación actual, interrumpirá la entrega de la comunión y se limpiará la mano».

Los médicos también señalan que cuando la persona que recibe la comunión está de rodillas, apenas hay riesgo de infección por gotitas, ya que la persona que recibe la comunión está arrodillada, mientras que el sacerdote está de pie.

«En este procedimiento estrictamente regulado existe, por lo tanto, menos riesgo de infección que cuando se administra la comunión de manos (el donante y el receptor están al mismo nivel, por lo que el riesgo de infección por gotitas es mayor, las manos del receptor han tocado previamente muchos otros objetos, etc.)».

Los doctores recuerdan además una carta de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos del 3 de abril de 1985:

«La Sede Apostólica se adhiere al modo tradicional de administrar la Comunión en toda la Iglesia… La misma Congregación afirma en 2009 que los fieles siempre tienen derecho a recibir la comunión en la boca y que no está permitido negarla. Aquí no se menciona ninguna excepción (como una pandemia)».

Según los médicos católicos, el decreto de la Conferencia Episcopal Austriaca de mayo de este año lleva a muchos sacerdotes y fieles a un grave conflicto de conciencia:

«Según las normas vigentes de la Iglesia, la comunión en la mano se sigue dando en base a un indulto, mientras que la comunión en la boca sigue siendo la forma habitual de recibir la comuniónLos fieles que tienen una preocupación seria e importante por recibir la comunión en la boca (y aquí también se ven afectados muchos fieles que celebran la Santa Misa según el Novus Ordo) y que, por lo tanto, sólo siguen las normas de la Iglesia al respecto, siguen estando excluidos de recibir la comunión, lo que les supone una grave prejuicio».

Es por ello que este grupo de médicos apela a los miembros de la Conferencia Episcopal para que corrijan esta ordenanza y permitan de nuevo la comunión en la boca, de forma que todos los católicos tengan la oportunidad de recibir el Santísimo Cuerpo del Señor:

«No consideramos justificado excluirlos por razones de higiene. Les agradecemos de antemano el benévolo manejo de nuestra importante solicitud».


Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:
O con tu tarjeta débito a través de PSE:

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.