fbpx
Fe Iglesia

Refugiado de Ruanda que hacía de “monaguillo” confesó ser el autor del incendio en la Catedral de Nantes

Emmanuel, un voluntario encargado de abrir y cerrar las puertas y quien tenía las llaves de la catedral de San Pedro y San Pablo de Nantes, confesó este sábado ante un juez haber sido el responsable del incendio que el pasado 18 de julio destruyó el órgano barroco del templo y parte de la estructura de la iglesia.

El órgano de la catedral de Nantes tenía 400 años de antigüedad.

Las llamas también destruyeron parte de los vitrales de la nave central.

“La diócesis desea que todo salga a la luz y confía en la justicia. Para no interferir en la investigación, no hará ningún comentario sobre el proceso”, dijo la iglesia en un comunicado.

El autor de 39 años, había llegado a Francia en 2012, fue acogido en la diócesis se le dio un empleo como ayudante de la catedral.

Se encontraba haciendo trámites para obtener el estatuto de refugiado, pero su caso se había rechazado y había recibido la notificación de expulsión del país.

Ahora enfrenta a una posible condena de 10 años de prisión y el pago de 150.000 euros de multa.

En declaraciones al diario Presse Océan, el abogado de Emmanuel, Quentin Chabert, manifestó que su cliente: “está consumido por el remordimiento y la vergüenza por la magnitud del suceso…Rechaza amargamente los hechos y confesarlo ha sido para él una liberación”.

El detenido había llegado a Francia en el año 2012 y fue acogido en la diócesis y se le dio un empleo como ayudante en la catedral. Ocasionalmente servía también como monaguillo en las celebraciones.

También llama la atención que había sido dejado en libertad por la gendarmería francesa, luego de haber sido interrogado, pero volvió a confesar el delito una semana después, luego de sentir problemas de conciencia.

¿Católico o musulmán?

En los medios de comunicación hay contradicciones sobre  la fe religiosa que profesa el refugiado.

El diario español Mediterráneo Digital asegura que el detenido es musulmán,  mientras que Aciprensa se refiere a él como católico.

Sin embargo, si se tiene en cuenta la información estadística es altamente probable que fuera católico dado que en Ruanda el 65% de la población ha sido bautizada como tal, mientras que apenas el 1% son musulmanes.

Si es verdad que fue el remordimiento de conciencia el que le hizo confesar el delito, luego de haber sido dejado en libertad, es más probable aún que fuera realmente católico, pues de haberse tratado de un musulmán el remordimiento seguramente no sería tan grande como para entregarse a los ocho días a la policía.

En todo caso, sea o no católico, el clima de odio anticristiano que ha provocado el vandalismo y destrucción de símbolos cristianos en el mundo, anima a este tipo de actos, inclusive entre la población bautizada.

Razón de más para que se tomen medidas de tipo social para combatir esa fobia anticristiana, pues la medidas individuales no serán suficientes.

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.