Espiritual Fe

Renovación y reforma en nuestra vida.

La Iglesia está llamada a experimentar un tiempo de renovación y reforma en su vivencia interior y su praxis de servicio, entendiendo que los verdaderos reformadores de la Iglesia son los santos.

Son los hombres y mujeres que abrazan la santidad en la cotidianidad los que hacen la Iglesia. Todo fiel católico embellece y pone en esta vía novedosa a la Iglesia, cuando se esfuerza en vivir el Evangelio y se compromete con una autentica vida Interior y de caridad fraterna.

«Esto es lo que habría que practicar, aunque sin descuidar aquello»

Mt 23,23-26

La renovación hemos de sentirla por la gracia en la vitalidad y ánimo al contacto con la Palabra, los sacramentos, manifestados en el testimonio, y también de reforma; porque nuestros espacios incluso estructurales han de pasar de una realidad no pocas veces oficinista operativa, a convertirse en una hoguera, un hogar; una “familia espiritual”, una casa de misericordia y verdad, dónde los católicos viven con gran identidad cristiana su culto de adoración a Dios y su alegre exigencia del. amor fraterno.

Hemos de ser fieles tocados por Cristo, hombres comprometidos con el derecho, la compasión y la sinceridad como nos recuerda San Mateo, fieles corresponsables de la causa evangelizadora, del deber y el sostenimiento del culto, dejando de lado los prejuicios, los escrúpulos y la indiferencia con la misión de la Iglesia en lo que respecta al apoyo a su causa y la participación. Abracemos el cumplimiento de las responsabilidades y normas cristianas sin evasiones;

Sobre el Autor

Avatar

Miguel Salvador Fernández Ospino

Nació en Fundación, Magdalena. Esposo y padre de Familia, servidor de la Iglesia Católica en la familia espiritual de la Casa de la Misericordia. Actualmente se desempeña como Coordinador General para la Pastoral de su Comunidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.