Actualidad Blogs Fe

La masiva soledad de los apóstatas bogotanos

Francisco Flórez
Escrito por Francisco Flórez

De las 350 personas que las 4 organizaciones anticristianas esperaban convocar este domingo para “abandonar el cristianismo” y “decidir” dejar de ser católicos, llegaron acaso 35. Sin embargo, ¿qué hay detrás de este acto público evidentemente hostil contra la fe católica?

Se dicen rebeldes, pero son voceros del establecimiento. Predican la tolerancia, pero quieren prohibir la existencia de las ideas contrarias. Hablan de paz y de censurar los mensajes de odio, pero se paran a la salida de las iglesias para insultar a los fieles que no piensan como ellos.  La izquierda colombiana tiene una profunda crisis de coherencia.

Este 25 de noviembre fue convocada una “marcha por la apostasía” frente a la Catedral primada de Bogotá con el propósito de “abandonar el cristianismo” y “decidir” dejar de ser católicos. Hace 40 o 60 años, cuando Colombia era una sociedad católica, semejante acto habría parecido escandaloso, transgresor. Pero hoy, ante un liberalismo secular que marca las pautas políticas y éticas de nuestra cultura, tal acto, lejos de ser una original rebeldía contra la ortodoxia, resulta más bien un alarido de sumisión al orden establecido.

Apoya el periodismo católico con un “like”:

La paradoja de éstos anticristianos contemporáneos es que posan de ir contra la corriente cuando en realidad son los áulicos más serviles del establecimiento. Cuando las grandes corporaciones y los grupos de poder apoyan su causa, ¿son tan cínicos para posar de contestatarios? Porque la cruzada anticristiana, lejos de ser una bandera rebelde, es justamente la agenda de los poderosos que supuestamente combaten.

Alejandro Gaviria es uno de los más importantes “apóstoles” del anticatolicismo contemporáneo. Pantallazo de entrevista dada a Caracol TV.

El sector financiero promueve cada vez con mayor vehemencia la anticristiana usura. El sector industrial y de servicios tiende a la utilización del trabajador como medio y no como objeto, en directa contravía a la encíclica Rerum Novarum. La industria del entretenimiento – desde Hollywood hasta la música pop-  vende como positivas conductas francamente anticristianas. El Estado, por su parte, aprueba y promueve el aborto, la anticoncepción, el divorcio, la eutanasia… etc. Las universidades de más prestigio son centros de pensamiento firmemente comprometidos con la completa secularización de la sociedad. ¡Hasta la publicidad de las grandes marcas va con la ideología de género! ¿Manifestarse anticristiano hoy en día resulta una gallarda transgresión? ¿Una valiente protesta? ¿En serio? ¿Ser los voceros de Luis Carlos Sarmiento, Google, Profamilia y la Universidad de Los Andes los hace sentir muy rebeldes?

También resulta cómica la postura “apóstata” de los manifestantes. Apostatar de una religión requiere haber sido parte de ella, haberla conocido y practicado para luego – por odio o por conciencia- negarla. Pero estos señores, tan poca idea tienen de la Iglesia Católica, piensan que por haber sido bautizados hacen parte de ella.

Lo del domingo fue como si 20 palestinos se reúnen frente a la embajada de Israel para manifestar que ya no desean ser judíos. Da risa pensarlo. Por lo mismo, dio risa ver el domingo a cuatro gatos que a todas luces jamás han sido católicos, “apostatar” de una religión que nunca conocieron ni practicaron.

Pero además de risa, el acto del domingo lleva a una reflexión de más profundidad. ¿Qué motiva a un grupo de personas a gastar su domingo yendo hasta la Plaza de Bolívar para manifestar que no son católicos? Pues aun suponiendo que fueran cristianos – cosa que dudo- no es tan común desertar en forma pública. No he visto al primer exmasón, pancarta en una mano y megáfono en la otra, parado frente a una logia gritando que ya no es masón. Tampoco he visto al primer exalcohólico anónimo plantado frente a su antigua sede, vociferando contra ellos. Sería, cuanto menos, bastante descortés.

De modo que lo del domingo no fue un simple “abandono” de la fe. Se trató de una activa agresión en contra de una religión. Una vez más, ¡el mar de incoherencias! Si un grupo de cristianos se apostaran frente a una mezquita o una sinagoga a protestar, los mismos señores de ayer serían los primeros en escandalizarse por la falta de tolerancia del catolicismo. Pero que unos ateos – como ellos- se planten frente a una Iglesia católica para insultar a sus miembros mientras rezan (no olviden que la marcha fue convocada justo durante la misa del medio día), ¡eso sí cabe dentro de la libre expresión y la tolerancia que tanto dicen defender!

Lo único coherente de estos rebeldes al servicio de Luis Carlos Sarmiento, MTV y CNN es la disciplinada coherencia a la hora de ser incoherentes.

A continuación un video del evento subido por la Asociación de Ateos de Bogotá:


¡Bienvenido a la Razonatón de la Fe!

Apreciado amigo de Razón+Fe:

¿Te parece que los católicos y demás creyentes estamos bien representados en los grandes medios? Consideramos que no. Y por eso emprendimos desde 2014 una nueva forma de hacer periodismo que ya ha impactado a, por lo menos, 600 mil lectores (de la edición impresa), y a más de 260 mil visitantes en nuestra edición digital, que nació en 2016.

Y porque ya nos leen miles de lectores, como tú, quienes merecen continuidad de un servicio profesional cada vez más cualificado y diversificado, empezamos la Razonatón de la Fe, a la cual te invitamos:

  1. Unámonos en oración por la evangelización, la defensa de la vida y la familia.
  2. Formémonos como creyentes comprometidos y posibilitemos el diálogo intelectual, ético y humano con los no creyentes. Comparte nuestros artículos y síguenos en redes sociales @razonmasfe
  3. Actuemos y démosle un impulso definitivo a nuestra Fe. ¡Apóyanos con tu donación!

Comprometida con este desafío,
Alexandra Serna, directora de Razón+Fe [email protected]

Haciendo clic aquí puedes donar en línea de forma segura:Apoya a R+F haciendo una donación con Tarjeta Débito

*Recibe el boletín semanal de Razón+Fe:

Sobre el Autor

Francisco Flórez

Francisco Flórez

Qué opinas: