fbpx
Actualidad Fe

En Medellín, un párroco obliga a comulgar en la mano, y no es por el coronavirus…

Avatar
Escrito por Redacción R+F

También es Psicólogo, y usa la Misa para introducir extrañas prácticas de “interiorización”, después de las cuales remite a consulta particular a quienes lo buscan.

Un caso de abuso litúrgico y de uso indebido de la Eucaristía para captar pacientes, vienen denunciando los fieles de una parroquia en Medellín.

Según refieren los parroquianos, se trata de un Psicólogo que también es sacerdote y oficia como párroco al suroccidente de la ciudad. Estos se quejan de la brusquedad con la que el clérigo responde a sus inquietudes, cuando le han sido planteadas después de lo que este hace durante la celebración de la Eucaristía.

Además de obligar literalmente a los fieles que van a comulgar a recibir en la mano la hostia consagrada, y de negarse a dar la comunión en la boca, también refieren que durante la Misa mezcla el ambiente de recogimiento propio de la celebración con meditaciones y prácticas de “interiorización” ajenas a la Sagrada Liturgia, después de las cuales remite a consulta particular a quienes lo buscan para aclarar las inquietudes que les suscitó el ejercicio.

También eliminó la Misa del sábado en la mañana, y otras, «para dedicarse a atender pacientes en su consultorio, al que le da más importancia», denuncian los feligreses.

La situación, al principio extraña, ha ido volviéndose “intolerable”. Los fieles refieren que ya hubo un incidente fuerte entre una feligrés, también Médica, que no aguantó más y le reclamó al oficiante por haber obligado a su madre anciana a comulgar con sus propias manos, quien, desconcertada, le comentó a su hija lo ocurrido.

Hace unos años, en el mismo sector, el capellán de una clínica cercana, durante la Misa, en lugar de dar la comunión, permaneció sentado e instó a los feligreses a acercarse y a tomar cada uno la hostia por su cuenta de una fuente o plato metálico grande en que las puso.

Ante este tipo de hechos, que escandalizan y ofenden la sensibilidad de los feligreses, varias personas se han expresado por diversos medios manifestando su inquietud. Dicen que han acudido a la Curia Arquidiocesana, sin que hasta el momento haya habido una respuesta ni se hayan visto cambios en el modo de proceder del párroco.

Relacionados  Adviento. Tiempo litúrgico de preparación, penitencia y espera.

De todas maneras, el procedimiento es la denuncia formal ante dicho Estamento, del cual se espera la respectiva investigación de los hechos, las correcciones pertinentes y una respuesta que satisfaga y salvaguarde el derecho de los fieles –según lo expresó el Santo Padre Juan Pablo II en la “Redeptionis Sacramentum”– a recibir debidamente la Comunión, de acuerdo con las normas vigentes en cada Conferencia Episcopal, y a que los Sacramentos sean celebrados en las debidas condiciones y respetando las rúbricas y ritos estipulados.

El capítulo 8 de la «Redemptionis Sacramentum» está dedicado a los Remedios, y en un apartado estipula:

QUEJAS POR ABUSOS EN MATERIA LITÚRGICA

[183.] De forma muy especial, todos procuren, según sus medios, que el santísimo sacramento de la Eucaristía sea defendido de toda irreverencia y deformación, y todos los abusos sean completamente corregidos. Esto, por lo tanto, es una tarea gravísima para todos y cada uno, y, excluida toda acepción de personas, todos están obligados a cumplir esta labor.

[184.] Cualquier católico tiene derecho a exponer una queja por un abuso litúrgico, ante el Obispo diocesano o el Ordinario competente que se le equipara en derecho, o ante la Sede Apostólica, en virtud del primado del Romano Pontífice.

Con respecto a la comunión en la boca, el Concilio de Trento estipuló:

«Si alguno dijere, que se pueden despreciar u omitir por capricho y sin pecado por los ministros, los ritos recibidos y aprobados por la Iglesia católica, que se acostumbran practicar en la administración solemne de los Sacramentos, o que cualquier Pastor de las iglesias puede mudarlos en otros nuevos, sea excomulgado».

Concilio de Trento, canon 13 sobre los sacramentos.
Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:
O con tu tarjeta débito a través de PSE:

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comment

  • Tememos un arzobispo que niega la comunión de rodillas, en la iglesia del parque de Sabaneta tenemos un teólogo qué se quita a la hora de la comunión, como si fuera un juego, en otras parroquias los laicos sacan los cupones del santísimo, en conclusión una iglesia plagada de masones.