Espiritual Fe Iglesia

¿Cuáles son las “disposiciones para poder comulgar bien”? Una parroquia de Madrid se las recuerda a los fieles

Sagrada Comunion
Escrito por Edwin Botero Correa

¿Quiénes pueden comulgar y cómo deben hacerlo? Esto es lo que enseña la Iglesia al respecto, y en un pequeño templo se lo recuerdan a los fieles…


El portal Infovaticana recoge y publica en su cuenta de Twitter la hoja que “en una pequeña iglesia madrileña” fue fijada a la entrada.

Bajo el título “DISPOSICIONES PARA PODER COMULGAR BIEN”, se les explica a los fieles cuáles son las condiciones para poder comulgar, no según el parecer particular de uno u otro párroco o sacerdote, sino según lo enseña y manda la Santa Iglesia.

Veamos el “trino”:

Este es el hecho que destaca Infovaticana.

Y esta es la imagen de la página puesta a la entrada del templo, la cual transcribimos. También dejamos el archivo en formato PDF para quienes deseen descargarlo y/o compartirlo.

Hoja Disposiciones para poder Comulgar Bien
Hoja: Disposiciones para poder Comulgar Bien.

Disposiciones
para poder

COMULGAR BIEN


Las disposiciones para
recibir dignamente a Cristo,
son:

  • ESTAR EN GRACIA DE DIOS, es decir, limpios de pecado mortal. Nadie puede acercarse a comulgar, por muy arrepentido que le parezca estar, si antes no ha confesado los pecados mortales. El pecado venial no impide la comunión, pero es lógico que tengamos deseos de recibir a Jesús con el alma muy limpia; de ahí que la Iglesia aconseja confesarse con frecuencia, aunque no tengamos pecados mortales. Si alguien se acercara a comulgar en pecado mortal, cometería un SACRILEGIO.
  • GUARDAR EL AYUNO EUCARÍSTICO, que supone no haber comido ni tomado bebidas desde una hora antes de comulgar; el agua no rompe el ayuno y tampoco las medicinas. Los ancianos y enfermos –y los que los cuidan– pueden comulgar aunque no haya pasado una hora después de tomar algo.
  • SABER A QUIÉN SE RECIBE. Puesto que se recibe al mismo Cristo en este sacramento, no podemos acercarnos a comulgar desconsideradamente o por mera rutina, o para que nos vean. Hemos de hacerlo para corresponder al deseo de Jesús y para hallar en la comunión un remedio a nuestra flaqueza.

Hasta en la COMPOSTURA EXTERNA debe manifestarse la piedad y el respeto con que nos acercamos a recibir al Señor. Se comulga de rodillas o de pie, según lo haya determinado la Jerarquía de la Iglesia y pida la devoción de cada uno. Se aconseja vivamente la COMUNIÓN EN LA BOCA, recibida directamente del Sacerdote, por ser la manera más digna de comulgar y para evitar pecados, sacrilegios y profanaciones.

No pueden acercarse a comulgar aquellos que no están en PLENA COMUNIÓN CON LA IGLESIA, LOS EXCOMULGADOS, O AQUELLOS QUE OBSTINADAMENTE PERSISTEN EN UN PECADO GRAVE Y PÚBLICO”.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.