fbpx
Fe

Catalina Gómez dijo “no” a médicos que le recomendaron abortar a su hijo Cristóbal

Avatar
Escrito por Redacción R+F

La presentadora del Canal Caracol contó en BLU radio que los médicos le habían dicho que sólo había un 1% de posibilidades de que su hijo naciera sano,  y que lo menos grave que podría tener era un Síndrome de Down o una enfermedad cardiaca.

“La recomendación de los médicos fue, en principio, suspender el embarazo, o esperar a ver si el embarazo se suspendía sólo”, mostrando una evidente incomodidad por llamar al aborto por su nombre.

Sin embargo, ella cuenta en su testimonio que siguió con fe y dijo tener siempre la certeza de que, fuera como fuera, ese niño iba a ser bueno para la vida de toda la familia.

Catalina Gómez con su esposo Juan Esteban Sampedro y sus hijos Cristóbal y Emilia.

“Mira, si es un niño con problemas nos va a hacer feliz. Si el embarazo para solo, pues Dios sabe cómo hace sus cosas. Pero lo que sea va a estar bien”. 

Sin embargo, el bebé nació perfecto. Catalina dice que fue la sorpresa más grande y el momento más marvilloso de su vida.

Los estudios genéticos confirmaron que efectivamente su bebé estaba sano.

También dijo haberse peleado con Dios y dejado de hablarle, cuando durante su primer embarazo su madre murió sorpresivamente, explicando que no entendía lo que pasó y que fue muy duro sentir su ausencia durante los primeros años de la vida de su hija Emilia.

El testimonio se puede escuchar haciendo clic en la imagen:

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comment

  • Lo peor es cuando no llaman a las cosas por su nombre: un aborto provocado es un crimen porque están matando una vida! A los seres humanos no se les clasifica en más humano y menos humano o en más sano y menos sano, la única clasificación válida es si están vivos o muertos. El aborto provocado no es la suspensión del embarazo, es el fin del embarazo, en buen castellano la muerte del niño!