Familia

Los varones se han convertido en el nuevo «sexo débil»

Masculinidad en crisis
Escrito por Edwin Botero Correa

A propósito del libro “La masculinidad robada”, de María Calvo.


Un libro publicado hace apenas diez años, recogía suficientes indicios y observaciones procedentes de diferentes campos de estudio, para atreverse a señalar que la identidad masculina estaba siendo objeto de impugnación a tal extremo, que se veía en peligro de desaparecer. Y así ocurrió.

La Masculinidad robada” da cuenta no sólo de lo que hasta hace poco era una tendencia, sino de lo que hoy es un hecho consolidado, al menos en los ámbitos educativos, legislativos y gubernamentales, en donde “ser hombre” es objeto de suspicacia, motivo de prevención, fuente de sospechas.

Si en la segunda mitad del siglo XX la humanidad se asombró con la aparición y el agresivo avance de la ideología de género –ya no sólo ‘feminista’, sino anti varón y pro homosexualista–, en los primeros veinte años del siglo XXI no sólo fue testigo sino víctima de su imposición. Ya hoy tenemos los resultados y son visibles las consecuencias.

Lo que las ideologías pretenden mostrarnos y vendernos como “progreso” y algo propio de las sociedades “civilizadas” está cosechando amargos frutos. Al arremeter contra las instituciones que cimentan la sociedad y que son las verdaderas garantes de su orden y funcionalidad, las desquician y traen el caos.

Por más que lo pretenda, ninguna ideología puede usurpar impunemente y sin consecuencias el terreno sobre el que se asientan instituciones como el matrimonio, la familia, la escuela, los colegios, las universidades y las agencias estatales encargadas de protegerlas y de subsidiarlas como entidades esenciales por su alto valor intrínseco, anteriores al Estado y fundantes del mismo; por lo tanto, a las que éste se debe.

Entre tales consecuencias, podemos indicar:

  • la pérdida del sentido del compromiso y del deber, mientras se apuesta por una sucesión de aventuras románticas –o sexuales– en las que se juega todo a la gratificación inmediata del placer y a la exaltación de las sensaciones, aunque en ello medien drogas que tan pronto disparan la euforia como luego la depresión;
  • la desestructuración de las relaciones familiares que ya no tienen como fundamento el matrimonio ni una intencionalidad educativa de los padres;
  • la pérdida del derecho de la potestad de los padres sobre sus hijos, y de elegir la educación religiosa y moral más adecuada y conforme a su estatuto y dignidad como Personas;
  • la presunta extensión de la “juventud” y de patrones de conducta adolescente con su consecuente inmadurez, incluso ya no sólo entre los adultos sino a una avanzada edad;
  • una estela de relaciones rotas, de amores inconclusos, de expectativas frustradas y de ilusiones perdidas y enterradas en abismos emocionales y en fiestas que son cementerios en los que el silencio ha sido reemplazado por la algarabía.

De modo, pues, que no es de extrañar que la masculinidad y la virilidad, que representan la fuerza y encarnan el valor y la virtud de la autoridad, hayan sido objeto de menoscabo hasta el punto de despojar al varón de su esencia e identidad. Y es esta pérdida de entidad y de identidad de los roles esenciales y de sus valores y virtudes inherentes, de lo que la sociedad de hoy se sirve para ofrecernos un remedo, una caricatura de “hombre”, de “mujer”, de “familia” o de “Estado”, que finalmente no logran más que diluir y aniquilar lo que somos y lo que nos corresponde como humanidad.


A continuación transcribo la breve nota editorial que acompaña la publicidad del libro, y el lúcido comentario de un lector.

Sinopsis


Libro La masculinidad robada
Portada del libro
La masculinidad robada”, de María Calvo.

Autora: María Calvo
Editorial: Almuzara
Fecha de publicación: septiembre 2011
Colección: Ensayo
ISBN: 9788415338161

Por primera vez en la historia de la Humanidad, en los países desarrollados, mientras las mujeres, tras siglos de lucha, están logrando situarse en el lugar que legítimamente les correspondía conforme a su dignidad y derechos, los hombres parecen estar desubicados. Los cambios inducidos por el feminismo radical han dejado tras sí un paisaje social irreconocible, propiciando modificaciones que generan cierta confusión, como el rol del hombre en la sociedad actual.

Estudios, estadísticas e informes avalan que los varones se han convertido en el nuevo «sexo débil». Aunque vivamos aún en una sociedad dominada en gran medida por los hombres, las transformaciones en el mundo infantil son ostensibles, y no siempre para bien. Los varones sufren una grave crisis de identidad desde que comienzan a tener conciencia de sí mismos. Las pautas de comportamiento, exigencias, preferencias y habilidades femeninas son consideradas prioritarias e ideales para un entorno escolar que presume las manifestaciones de masculinidad como nocivas para el correcto desarrollo personal.

El estilo femenino de actuación se ha impuesto hasta tal punto que se ha producido un visible retroceso en los niños, en los jóvenes varones. Sus intereses no son valorados y las tendencias de su comportamiento innato no son toleradas. No se comprenden, y por lo tanto no se respetan, su introspección, sus actitudes en apariencia desafiantes, la asunción y pasión por el riesgo, su impulsividad. Se fomenta, de forma consciente o no, su feminización.

En este ambiente social y educativo crece toda una generación de individuos carentes de la también favorable dimensión masculina. Niños incomprendidos que engrosan las estadísticas de fracaso escolar, con problemas de conducta, depresiones, consumo de drogas en los casos más extremos, hiperactividad, etc. El presente libro de María Calvo pone sobre la mesa una realidad candente pero ignorada hasta la fecha, explicando las causas que han llevado a la misma y aportando soluciones que nos interesan y conciernen a todos, en el necesario y sano afán de construir una sociedad mejor, más integrada, equilibrada y plena.

Comentario de un lector

La destrucción de la familia,
un punto de la agenda

Libro de la Escritora María Calvo Charro, tiene fuentes científicas de valor indiscutible que demuestra entre otras cosas cómo la educación se ha vuelto ‘FEMINIZANTE’ en perjuicio de los niños varones. Además, Calvo señala cómo la virilidad y los rasgos masculinos son vistos de forma prejuiciosa y con “ANDROFOBIA” por la sociedad. Libro recomendado.

Dos frases como disparos: «La pérdida de identidad de los varones en una sociedad feminizante», y «Varones en crisis: el necesario reencuentro con la masculinidad», insertas en la portada del libro, representan el inicio y conclusión de una obra que, en este tiempo, resulta políticamente incorrecta.

Los hombres ya no saben cómo ser hombres, el feminismo radical los ha dejado aturdidos, viviendo en parajes confusos, irreconocibles. El tema no deja indiferente a nadie y la polémica está servida; asistimos, afirma la doctora María Calvo, al surgimiento del nuevo «sexo débil».

Diferenciación biológica entre hombres y mujeres, incomprensión de los varones en las escuelas actuales, vida afectiva de los hijos y su relación con los padres, son los basamentos sobre los que la autora edifica este libro lleno de sentido común, sustento científico y nutrientes racionales.

Con el potencial de ser una auténtica bomba editorial, el texto es de invaluable ayuda para padres de familia y educadores que quieran transmitir ideas claras a tantos jóvenes, e incluso niños, perplejos ante un escenario social y mediático que tartamudea y divaga por el temor de llamar al pan, pan y al vino, vino.

Fotografía del encabezado: “La Masculinidad está en crisis” – Video en You Tube

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.