Familia Provida Vida

La Doula: Un oficio muy antiguo y lleno de gracia

La Doula: Un oficio muy antiguo y lleno de gracia
Escrito por Xiomy Cruz

Despojadas de la identidad que por antonomasia les corresponde, las doulas – en su rol como acompañantes de parto – respaldadas por la fuerza de la gracia e impulsadas por la Voluntad Divina, resurgen en uno de los escenarios más exigentes de la batalla espiritual: la defensa de la vida; que no implica únicamente el rechazo del aborto, si no el derecho a ser gestado, nacer y ser acunado en el hogar y en la familia, como Dios lo pensó, como Dios lo creó.

Nota: Antes de continuar la lectura de este artículo, si lo que te gusta es escuchar, puedes oír la lectura del mismo dando play o click al enlace de Spotify.

Ya puedes seguir disfrutando la lectura.

Variados son los apelativos hacia una mujer que se dedica al doulaje: desde esclava, lo cual hace referencia al origen del término; hasta bruja o hippie. Conceptos basados en el precario conocimiento o tal vez prejuicios del qué–hacer de la Doula.

La doula con perspectiva cristiana

Para ser justos, es necesario buscar el texto más antiguo y conocido en el cual, se encuentra dicho término: El Evangelio de San Lucas. Escrito originalmente en griego, y traducido al latín por San Jerónimo. En el versículo treinta y ocho del primer capítulo, se encuentra la hermosa frase del Fiat: “He aquí la Esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra”, “Ἰδοὺ ἡ δούλη Κυρίου· γένοιτό μοι κατὰ τὸ ῥῆμά σου”.

Si traducimos la frase, podemos darnos cuenta que la palabra esclava – o sierva, de otras traducciones bíblicas –  hace referencia a la doula del Señor. Es decir que, las doulas son eso: servidoras en orden a Dios. Emociona saber que, la primera tarea asignada a Nuestra Señora después de dar su Fiat, estando ya en gestación, fue la de asistir en los últimos meses el embarazo de su parienta Isabel. La considerada estéril, entrada en años, quien dio a luz al precursor del Mesías, San Juan el Bautista.

El Oficio de la doula

Mientras los partos se siguieron dando en casa – que ha sido la mayor parte de la historia de la humanidad – eran las mujeres de la familia quienes cumplían este papel: madre, hermana, prima, tía, comadres. Han ayudado, guiado con naturalidad a prepararse en lo que le es propio a la naturaleza femenina: gestar y consecuentemente, parir. Cuidando a partir de la alimentación, los mimos y los cuidados domésticos la evolución de un proceso.

Si bien se necesita la colaboración humana para darse, en cierta armonía, el desarrollo prenatal y post natal, es la Voluntad Divina quien lo sostiene. Y, es desde aquí donde el papel de la doula se hace importante y fundamental. Con sus conocimientos – antes de forma empírica y actualmente más técnicos-, consigue preparar a la familia gestante para el nacimiento del fruto bendito de su vientre. Un sagrado proceso, necesitado de cuidados físicos y espirituales, al igual que el de la muerte. Porque nacer es tan sagrado como morir.

Las doulas no son parteras

Las parteras son mujeres entrenadas, capacitadas y perfiladas para atender el nacimiento y poder resolver alguna eventualidad. Las doulas por su parte, son las mujeres que dispensan un cuidado amoroso, solícito y permanente: en la familia, en la gestación, trabajo de parto y postparto. Aunque, hoy en día, parecieran mimetizarse con el equipo de salud, las doulas son las servidoras de la mujer, en todo el sentido de la palabra. Si es preciso, prepara alimentos, ayuda en los cuidados domésticos, le provee contención psicológica, asiste en medidas de higiene personal. Asimismo, ora con ella, con el esposo, con la familia; A su vez, ora por cada uno de ellos para que, el momento del trabajo del parto sea custodiado y asistido por el cielo.

Varias son las comunidades que dentro de su depósito cultural, conservaron la figura de la doula. Incluso, sin ser precisamente cristianos, sabían que, la mujer en proceso de parto, necesita y es favorecida del acompañamiento genuino y cercano de otra mujer. Entendieron el parto como un evento familiar y doméstico que impacta en la sociedad. Pues cuidar de la mamá, es cuidar del bebé y de la familia que la rodea.

Las doulas, al igual que las parteras, se resistieron a entrar en la lista de personajes u oficios extinguidos. Aunque, esta labor ha sido polémica y en nuestros días parece cuestionada, hay evidencia científica indiscutible a favor de la mujer: 1

  • Disminución del 31 % en la utilización de oxitocina sintética;
  • Disminución del 28 % en el riesgo de una cesárea;
  • Aumento del 12 % en la probabilidad de un parto vaginal espontáneo;
  • Disminución del 9 % en la utilización de cualquier medicación para el alivio del dolor;
  • Diminución del 14 % en el riesgo de recién-nacidos de ser llevados a la Unidad de Cuidado Intensivo neonatal;
  • Diminución del 34 % en el riesgo de estar insatisfecho con la experiencia del parto
success

¿Te ha gustado conocer sobre las Doulas? sabías que, ¿podrías encontrar tu vocación en el doulaje?

Has conocido sobre esta vocación necesaria y bella, los beneficios corporales y espirituales que la familia experimenta y lo urgente de abordar el momento del nacimiento desde la visión de la fe. Si anhelas conocer más, puedes estudiar con las mejores en la fe católica. En Colombia podrás hacer el curso de Doula con una perspectiva cristiana. Es apoyado por la Red Mundial de Doulas Católicas y Bendito es el Fruto de tu Vientre. Dirigido a todas aquellas mujeres que sientan el llamado a formarse como servidoras de las gestantes. ¡Será en el mes de Agosto! ¡en la ciudad de Ibagué! ¿Qué tal? ¡Animate, querida mujer!

A continuación, podrás leer todo lo referente a este curso. Finalizando, hay un enlace que te llevará a un formulario. ¡vamos, que los cupos son limitados!

Si el documento no lo puedes visualizar, puedes abrirlo dando click aquí

Powered By EmbedPress

No olvides el formulario y conoce más sobre el doulaje desde una perspectiva cristiana: https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSecSc_LSDfqug_QfD8I77pkP9TByPHoueutnlefyNvRtesx9A/viewform?pli=1

Este escrito se realizó gracias a una querida amiga doula católica. Son sus palabras. Todo se fundamenta en su estudio, experiencia y sabiduría adquirido por años.

BIbliografía:

  1. Continuous support for women during childbirth | Cochrane

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.