fbpx
Espiritual Fe Testimonios

Video: Confianza en los Sagrados Corazones, remedio en toda crisis

Hoy, víspera de Pentecostés, es la
Fiesta de Nuestra Señora del Sagrado Corazón.

Conoce cómo surgió esta devoción, y cómo acceder al único refugio real y remedio eficaz en medio de cualquier crisis.

En 1854, en Issoudun (Francia), durante la novena de la Inmaculada Concepción, el padre Julio Chevalier promete que si su sueño de formar una congregación misionera en honor al Sagrado Corazón de Jesús se hace realidad, enseñará a los fieles amar a María de una manera especial.1

Art. III.- En testimonio de gratitud hacia María, la considerarán como su Fundadora y su Soberana, la asociarán a todas sus obras y la harán amar de un modo peculiar.

Promesa de Chevalier con María

Durante las diversas novenas realizadas a la Virgen María, Chevalier obtiene varias donaciones económicas que le permiten construir la Basílica de Nuestra Señora del Sagrado Corazón en Issoudun (Francia) y en 1857 consolida su Cofradía y da a María el nuevo nombre:2​…

Al pronunciar este nombre, agradecemos y glorificamos a Dios, porque ha escogido a María entre todas las criaturas para formar en su seno virginal el Corazón adorable de Jesús. Reconocemos mediante este título especial, resumen en cierto modo de los demás títulos de María, el inefable poder que el dulcísimo Salvador le ha concedido sobre su Corazón adorable. Suplicamos a esta compasiva Madre que nos conduzca al Corazón de su Hijo… Como el poder de María sobrepasa cuanto nuestra débil razón puede concebir, y Jesús escucha siempre las humildes súplicas y ruegos de su Madre, le confiaremos el éxito de las causas difíciles y desesperadas…

Julio Chevalier


Oración a Nuestra Señora del Sagrado Corazón

Nuestra Señora del Sagrado Corazón – Iglesia en Plaza Navona – Roma

Acuérdate, Nuestra Señora del Sagrado Corazón, de las maravillas que el Señor hizo en Ti:

Él te escogió por Madre y te quiso junto a su Cruz.

Ahora te hace partícipe de su gloria y escucha tu súplica.
Ofrécele nuestras alabanzas y nuestra acción de gracias.

Preséntale nuestras peticiones (…).

Haznos vivir, como Tú, en el amor de tu Hijo, para que venga a nosotros su reino.

Conduce a todos los hombres a la fuente de agua viva que brota de su Corazón,

extendiendo sobre el mundo la esperanza y la Paz, la misericordia y La salvación.

Mira nuestra confianza, responde nuestra súplica y muéstrate siempre nuestra Madre. Amén.

¡Ntra. Señora del Sagrado Corazón, Ruega por nosotros!


Fuentes:
Diócesis de San Sebastián, Mons. José Ignacio Munilla (Canal de Youtube).
Wikipedia


Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:
O con tu tarjeta débito a través de PSE:

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.