fbpx
Análisis Espiritual Fe Razón

Sobre la simple, profunda, pero transformadora verdad del amor de Dios por todas sus criaturas, especialmente la más grande de todas: El Ser humano.

sinmedida
Escrito por sinmedida

“Más es en vano, cuando menos basta, pues a la naturaleza le complace la simplicidad y no es dada a la pompa de las cosas superfluas”.

Isaac Newton

Escrito por José Felipe Bejarano Molina. Estudiante de Ingeniería Química. Participante del grupo Católico Interuniversitario Sin Medida.

Dios es una verdad simple, profunda y transformadora. Su revelación fue un proceso que tuvo diversas etapas a través de las cuales Cristo se reveló como hijo de Dios, lo cual nunca fue fácil de asimilar para aquellos que convivieron con Él en su época. La verdad de la cual Cristo estaba enviado a dar testimonio siempre fue simple, así como su propuesta de salvación para la humanidad.

Así también, las relaciones entre los seres humanos deben estar impregnadas de la simplicidad del mensaje de Cristo, a partir del cual se desglosa una única verdad que es igualmente sencilla: que Jesús es Dios y que nos ama profundamente. Él es el que esperaban los primeros Padres: el Mesías prometido.

Más no fue Cristo la entidad compleja que los israelitas esperaban en su tiempo, quienes anhelaban la llegada de un salvador todopoderoso que los libertara de la opresión de Roma con ejércitos y poder. Todo lo contrario, la máxima verdad del mundo se presenta en su mayor expresión posible, es decir, tal como es: simple. Cristo, el hijo Dios, la verdad hecha carne, es entregada a la humanidad de la forma más sencilla posible. Nacido de una virgen en un pesebre, crucificado y levantado de entre los muertos. Una profunda, inefable, sobrenatural pero sencilla verdad.

image

De esta manera la humanidad, al entender el mensaje de Cristo, será capaz de vivir su mensaje de sencillez y simplicidad entendiendo que la voluntad de Dios para todas sus criaturas se encuentra en la simple pero profunda verdad del amor.

De la misma manera como Isaac Newton, prominente científico del siglo XVII y XVIII, entendía las verdades de la naturaleza y sus misterios por medio de leyes físicas simples pero poderosas, así también es necesario comprender los misterios de Dios con la mayor sencillez. De forma que la esencia de su mensaje brille sobre lo superficial que oculta lo realmente importante, ya que al igual que en el entendimiento de la naturaleza, así también en el entendimiento de los misterios de Dios: “Más es en vano, cuando menos basta, pues a la naturaleza le complace la simplicidad y no es dada a la pompa de las cosas superfluas”(Isaac Newton).

Así como su esencia es simple, Dios gusta de lo simple y se vale de medios sencillos para darnos a conocer su mensaje. Esto lo realiza siempre con el propósito de enseñarnos que el camino de la simplicidad es el que ayuda a no desviarse de la profundidad de la esencia del mensaje. Por tanto, las superficialidades que rodean el mensaje impiden, en la mayoría de las veces, descubrir y entender la grandeza de lo esencial. Estas superficialidades son creadas por la misma humanidad, de manera que el mensaje de Dios se controvierte y desvirtúa a la sombra de estas.

Lo anterior es evidente en el pasaje del Evangelio donde Jesucristo fue interrogado sobre si era lícito para el marido repudiar a su mujer por cualquier motivo. Ante este interrogante Cristo responde:

“¿No habéis leído que al principio el Creador los hizo hombre y mujer, y que dijo: Por eso dejará el hombre a su Padre y a su Madre y se unirá a su mujer, ¿y serán los dos una sola carne?”.

Mt 19, 4-5

Sin embargo, los fariseos obstinados en sus superfluas interpretaciones le replican a Cristo diciendo: “¿Por qué entonces Moisés mandó dar el libelo de repudio y despedirla?” (Mt 19, 7).

Él les respondió:

“Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres a causa de la dureza de vuestro corazón, pero al principio no fue así. Sin embargo, yo os digo: cualquiera que repudie a su mujer, a no ser por fornicación, y se case con otra, comete adulterio”.

Mt 19, 9

En este pasaje del evangelio, Jesús presenta la verdad de la indisolubilidad del matrimonio, aquella de la cual dispensó Dios, (es decir reguló o administró) debido a la dureza del corazón de los israelitas con el fin de evitar el conyugicidio. En este sentido, Cristo apela a la verdad originaria del Creador, la cual es infalible, invariable e intrínsecamente sencilla: “Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre”.

Son muchas otras las ocasiones en las que los fariseos intentan menoscabar, ocultar o subjetivizar las verdades de Dios, siempre simples y sencillas. Es el caso en el que le reclaman en numerosas ocasiones a Cristo por curar a los enfermos en Sábado, a lo cual Él responde:

“El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado”.

Mc 2, 28

Así pues, detrás de esta simplicidad es posible ver la omnipotencia de Dios, así como su infinita sabiduría. Él es el arquitecto de todas las maravillas de Universo. Su potencia creadora, su inteligencia, su bondad, entre muchas otras, son cualidades que expresan la profundidad de Su poder, las cuales convergen en una simple realidad: La verdad de su amor por nosotros. Es por esto por lo que Dios es simple, ya que su simplicidad permite que su mensaje sea comprensible para la humanidad, de forma que no sea la complejidad del discurso la que llegue al corazón del hombre sino el testimonio de amor que mueve al corazón humano a actuar. Por este motivo el apóstol Juan nos dice en su primera carta que:

“El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor”.

1 Jn 4, 8

Para Dios, uno de los mayores ejemplos de sencillez y simplicidad son los niños, cuyo corazón puro permite ver a Dios en lo simple, lo humilde y lo sencillo. Son ellos quienes ven el mundo sin el manto de la superficialidad que obstaculiza la transparencia del mensaje divino que nos llama a vivir la humildad, así como Cristo la vivió. Por eso, en aquel pasaje de las escrituras donde los apóstoles impedían el paso de los niños ante Jesús, Él mismo les pedía que: “dejasen que los niños vinieran a Él” (Mc 19, 14).

Tan sencilla fue la verdad que Dios reveló por medio de su hijo Jesucristo, que Él mismo fue capaz de dar a conocer los secretos de su voluntad por medio de parábolas que expresaron fácilmente la verdad a la que Cristo estaba enviado a dar testimonio: La verdad del amor. Parábolas como las del buen samaritano, la parábola de los talentos, la del buen pastor, entre muchas otras, expresan a la humanidad el vínculo sencillo pero indisoluble de las criaturas con respecto a su creador. Esto con el fin de que, así como el evangelista, la humanidad comprendiera que

“Tanto amó Dios al mundo que entregó a su hijo unigénito para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna”.

Jn 3, 16
establo mundo entero

Las primeras comunidades cristianas, conscientes de esa verdad, vivían relaciones de verdadera fidelidad y amor entre sus miembros; aquella que cambia la vida y es la fuente del éxito, o más bien de la verdadera felicidad de la humanidad. Con respecto a esto el Documento de Aparecida (2007) señala que: “La vida se acrecienta dándola y se debilita en el aislamiento y la comodidad. De hecho, los que más disfrutan de la vida son los que dejan la seguridad de la orilla y se apasionan en la misión de comunicar vida a los demás” (Pág 360). Los santos en los últimos tiempos han comprendido el mensaje respondiendo con amor, entrega y sacrificio, ya que consideran, como la madre Teresa de Calcuta que: “El que no vive para servir, no sirve para vivir”.

En un mundo donde las tecnologías de la información, las redes, los amigos, y las nuevas modas y tendencias y el mundo en general avanzan a pasos desproporcionados, el ser humano se pierde en lo superfluo de la existencia, en aquello que el mundo le ofrece con la promesa de felicidad, la cual es aparente ya que busca el ensimismamiento, producto del egoísmo y la vanagloria, presentado como fuente de alegría para la humanidad.

En conclusión, el ser humano actualmente busca el éxito en el dinero, las cosas materiales, los deleites de los sentidos, como la lujuria y la gula, entre otras superficialidades que desvían al hombre de su encuentro último y definitivo con la verdad simple y sencilla del amor de Dios que lo busca incesantemente, aquella con la cual será verdaderamente libre y feliz. En resumen, de acuerdo con el Catecismo de la Iglesia Católica:

“Dios, infinitamente perfecto y bienaventurado en sí mismo, ha creado libremente al hombre para hacerle partícipe de su vida bienaventurada. Por eso, en todo tiempo y en todo lugar, se hace cercano del hombre: le llama y le ayuda a buscarle, a conocerle y a amarle con todas sus fuerzas” (1).

Referencias.

  • Iglesia Católica.(2012).La gracia del bautismo.En 2ª ed.,Catecismo_de_la_Iglesia_Católica.-Ciudad del_Vaticano:/Librería_Editrice_Vaticana.Tomado_de: http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p1s2c1p4_sp.html
  • V_CONFERENCIA_GENERAL_DEL_EPISCOPADO_LATINOAMERICANO_Y_DEL_CARIBE,Documento_de_Aparecida,360.[En-Línea]_Tomado_de: https://www.aciprensa.com/Docum/evangeliigaudium.pdf
  • De_Calcuta,M.(2019). Las_60_mejores_frases_de_la_Madre_Teresa_de_Calcuta_[online] Psicologiaymente.com_Disponible-en:https://psicologiaymente.com/reflexiones/frases-madre-teresa-calcuta_[Accessed_18_May_2019].
  • Biblia_de_Jerusalén_Latinoaméricana.Librería_Buena_Prensa.Archivado el original el 29 de octubre de 2013.Consultado el:15-Apr.2019

Foto Destacada: Catholic Link, C., 2020. Twitter. [online] Twitter.com. Available at: <https://twitter.com/catholiclink_es/status/1200081991212949504> [Accessed 30 July 2020].

Imagen 1:  Catholic Link, C., 2020. Redirect Notice. [online] Google.com. Available at: <https://www.google.com/url?sa=i&url=https%3A%2F%2Fcatholic-link.com%2Ftag%2Fpesebre%2F&psig=AOvVaw1uL_zCtUF78VUdo_lNEzA0&ust=1596233604537000&source=images&cd=vfe&ved=0CAIQjRxqFwoTCKiT-9r_9eoCFQAAAAAdAAAAABAU> [Accessed 30 July 2020].

Imagen 2: Link, C., 2020. [online] Catholic-link.com. Available at: <https://catholic-link.com/wp-content/uploads/2015/09/contemplarse-a-si-mismo-san-agustin-600×600.jpg> [Accessed 30 July 2020].


O con tu tarjeta débito a través de PSE:

Sobre el Autor

sinmedida

sinmedida

Grupo de Jóvenes católicos llamados a vivir la fe dentro de la realidad universitaria para formar identidad católica a través del servicio y el amor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.