fbpx
Espiritual

Oración personal y familiar Virgen de Fátima 13 de mayo

Familias Peregrinas
Escrito por Familias Peregrinas

 

Logo fp

V Semana de Pascua

Miércoles 13 de mayo de 2020 – Nuestra Señora de Fátima

 

 

  1. + Señal de la cruz

 

  1. Ven, Espíritu Santo. Entra hasta el fondo del alma, divina luz, y enriquécenos.

Mira el vacío del hombre, si tú le faltas por dentro; mira el poder del pecado, cuando no envías tu aliento.

 

 

  1. En presencia de Dios, pedimos perdón:
  • Hijo de Dios, que, nacido de María te hiciste nuestro hermano: Señor ten piedad. Señor, ten piedad.
  • Hijo del hombre, que conoces y comprendes nuestra debilidad: Cristo, ten piedad. Cristo, ten piedad.
  • Hijo primogénito del Padre, que haces de nosotros una sola familia: Señor, ten piedad. Señor, ten piedad

 

  1. Proclamamos el Evangelio de Jesucristo según san Juan 15, 1-8

       La Virgen María es la primera discípula de Jesús. Además de ser su Madre, lo siguió, lo escuchó y siempre puso en obra sus Palabras. Hoy hacemos memoria la Nuestra Señora de Fátima, por ello vamos a narrar historia de su aparición.

Portugal sufría una persecución religiosa por el gobierno socialista que imperaba desde 10 años atrás, además de vivir un ambiente de pobreza social. Fátima era una pequeña población a 150 km al norte de Lisboa. Las Apariciones de la Virgen fueron desde mayo a octubre de 1917. Los pastores eran niños: Lucía, Francisco y Jacinta tenían nueve, siete y seis años respectivamente. Ellos fueron preparados el año anterior por las apariciones del “Ángel de la paz”, o el “Ángel de Portugal”. Les enseñó a rezar las siguientes oraciones: «¡Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo! ¡Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan, no te aman!

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los que Él es ofendido. Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pecadores.»

El Ángel les dijo a los niños: «Tomad el Cuerpo y bebed la Sangre de Jesucristo, horriblemente ultrajado por los hombres, reparad sus crímenes y consolad a vuestro Dios.» Y también: «¡Rezad, rezad mucho! Los Corazones de Jesús y de María tienen sobre vosotros designios de Misericordia. Ofreced oraciones y sacrificios al Altísimo.»

Tales apariciones fueron conmovedoras para los pequeños y pasaron a vivir su fe de una manera mucho más intensa. Ellos rezaban el rosario muchas veces distraídos; a partir de entonces lo harían con máxima atención.

13 de mayo de 1917. Es la primera Aparición, los pastorcitos fueron a Misa y después se dirigieron a Cova de Iría con el rebaño, y es allí donde la Virgen se les aparece y les pide que vayan a ese lugar seis meses seguidos, todos los días 13 a la misma hora. Les pidió que rezaran el Rosario todos los días para alcanzar la paz del mundo y el fin de la primera guerra mundial (donde murieron 20 millones de personas).

Nos cuenta Lucía que “habiendo dado algunos pasos adelante, vimos sobre una encina una Señora, vestida toda de blanco, más brillante que el sol.” La Virgen se presenta: “Soy del cielo”, y después de un breve diálogo con los niños añade: «¿Quieren ofrecerse a Dios para soportar todos los sufrimientos que él quiere enviarles, en acto de reparación por los pecados con que él es ofendido y de súplica por la conversión de los pecadores?» Responden: “Sí queremos”. «Tendrán que sufrir mucho, pero la gracia de Dios será vuestro consuelo».

Una luz intensa penetró en el alma de los niños y, de rodillas, repitieron: «Oh Santísima Trinidad, yo te adoro. Dios mío, Dios mío, yo te amo en el Santísimo Sacramento».

Pasados los primeros momentos, Nuestra Señora añadió: «Rezad el rosario todos los días para alcanzar la paz en el mundo y el fin de la guerra».

13 de junio. En esta segunda aparición dice Lucía: «Quisiera pedirle que nos llevase al cielo.» «Sí; a Jacinta y a Francisco los llevaré en breve, pero tú te quedas aquí algún tiempo más. Jesús quiere servirse de ti para darme a conocer y amar. Quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. A quienes la abrazaren, prometo la salvación y serán queridas sus almas por Dios como flores puestas por mí para adornar su Trono.»

Nos relata Lucía: «En este momento abrió las manos y nos comunicó el reflejo de la luz inmensa que la envolvía. En esta luz pudimos vernos como sumergidos en Dios. Frente a la palma de la mano derecha de Nuestra Señora estaba un corazón rodeado de es­pinas que parecían clavarse en él. Enten­dimos que era el Corazón Inmaculado de María, ultrajado por los pecados de la humanidad, que quería reparación».

13 de julio. La Virgen les pide que recen el Rosario todos los días en honor de Nuestra Señora del Rosario, para obtener la paz del mundo y el fin de la guerra. De aquí son los famosos secretos de Fátima. La primera parte es la visión del infierno. En la segunda parte del secreto dijo: «Sacrificaos por los pecadores y decid muchas veces, sobre todo al hacer un sacrificio: Oh, Jesús, es por tu amor, por la conversión de los pecadores y en reparación por los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María». Y nos prometió: Al final mi corazón Inmaculado triunfará.

 “Habéis visto el infierno donde caen las almas de los pobres pecadores. Para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a Mi Corazón Inmaculado. Si hacen aquello que os diré, muchas almas se salvarán y tendrán paz.»

«Cuando recen el Rosario decid, al final de cada misterio: Oh Jesús mío, perdonadnos, libradnos del fuego del infierno, llevad al Cielo a todas las almas, y socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.»

En la tercera parte del secreto se ve la persecución a la Iglesia y el martirio.

13 de octubre. Es la última Aparición de 1917 y es donde se produce el Milagro del Sol, el cual aconteció ante unas 70.000 personas que habían venido a pie desde muy lejos.

La Virgen María se presenta diciendo: “Yo soy la Señora del Rosario”, y junto a ella se presentó el Niño Jesús con San José. Desde el sol eucarístico, la Sagrada Familia ilumina el destino de una humanidad que camina entre tinieblas.

En abril de 1919 muere Francisco y en febrero de 1920 Jacinta; ambos ya han sido canonizados por la Iglesia.

Aparición del 10 de diciembre de 1925: Lucía, cuando fue mayor, ingresó como religiosa de un convento en España. Allí, sor Lucía tuvo una nueva visión de la Virgen: “Mira, hija mía, mi Corazón, cercado de espinas que los hombres ingratos me clavan continuamente con blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, procura consolarme y di que todos aquellos que durante cinco meses, en el Primer sábado se confiesen, reciban la Santa Comunión, recen la tercera parte del Rosario y me hagan 15 minutos de compañía, meditando en los 15 misterios del Rosario, con el fin de desagraviarme; yo prometo asistirles en la hora de la muerte con todas las gracias necesarias para la salvación de sus almas.”

 

 

  1. Cada uno de la familia dice una acción de gracias. Dios Padre, te damos gracias por

.

  1. Ahora, cada uno hace una petición. Dios misericordioso, te pedimos por

.

  1. Presentación de las ofrendas. En la Pascua, Jesús se ofrece como cordero sacrificado al Padre por nosotros. Ahora nosotros, unidos a Cristo, también podemos hacernos Eucaristía. En este momento, cada uno de la familia, dice cuál es la ofrenda que le presenta a Dios. Ejemplos: ayudar en casa, estudiar, rezar alguna oración, llamar a alguien para saludarlo, hacer un pequeño sacrificio, estar al servicio, etc..

 

  1. Oramos como Jesús nos enseñó: Padre nuestro…

 

  1. Nos damos la Paz del Señor, como gesto de amor.

 

  1. Oramos a nuestra Madre: Dios te salve María…

 

  1. Comunión espiritual: Creo, Jesús mío, que estás en el Santísimo Sacramento; te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Ya que ahora no puedo hacerlo sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. (breve silencio). Y ahora, como si ya te hubiese recibido, te abrazo y me uno todo a Ti. No permitas, Señor, que jamás me separe de ti.

 

  1. Oremos: Señor Dios, que nos diste a la Madre de tu Hijo como Madre nuestra, concédenos que, perseverando en la penitencia y la oración por la salvación del mundo, colaboremos siempre y eficazmente en la extensión del Reino de Cristo. Que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

 

Sagrada Familia de Nazaret: Ruega por nosotros.

 

  1. Los padres se bendicen entre ellos y bendicen a los hijos, haciendo una cruz en la frente. Nos hacemos la Señal de la cruz diciendo: + El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la Vida eterna. Amen.

Sugerencias:

  1. Rezar el Santo Rosario en honor a la Bienaventurada Virgen de Fátima por la conversión de los pecadores y la salvación de las almas.
  2. Web del Santuario de Fátima: https://www.fatima.pt/es
  3. Ver: Extracto del Milagro de Fátima (Película 1952) (Enlace)

Para niños: 

Sobre el Autor

Familias Peregrinas

Familias Peregrinas

Desde Argentina, al servicio de las familias católicas para promover la oración familiar. Nuestras familias están llamadas a ser una verdadera Iglesia doméstica.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.