fbpx
Espiritual

ORACION FAMILIAR Y PERSONAL

vela encendida
Familias Peregrinas
Escrito por Familias Peregrinas
¡Difunde la cultura de la Vida!

II Semana de Pascua (entrega 33)

Jueves 23 de abril de 2020

  1. + Señal de la cruz.
  2. Oremos: Dios nuestro, que para la salvación del mundo realizaste el sacrificio pascual, atiende solícito la súplica de tu pueblo para que la oración de Cristo, nuestro mediador, por su humanidad que comparte con nosotros, nos reconcilie, y por su divinidad que lo hace igual a ti, nos absuelva. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.
  3. En presencia de Dios, pedimos perdón:
  • Tu que resucitaste lleno de gloria: Señor, ten piedad. Señor, ten piedad.
  • Tu que nos haces pasar de la muerte a la Vida: Cristo ten piedad. Cristo ten piedad.
  • Tú que nos llamas a vivir como resucitados: Señor ten piedad. Señor, ten piedad.
  1. Proclamamos Hechos de los Apóstoles 5,27-33 y el evangelio de nuestro Señor Jesucristo según San Juan 3,31-36

Catequesis para mayores de 12 años

Los Apóstoles salieron a predicar el mensaje de Cristo, a pesar de los azotes y el encarcelamiento que habían sufrido.

Los judíos del Sanedrín estaban furiosos y los hicieron comparecer recordándoles su prohibición de predicar. El Sanedrín, que no tenía el Espíritu Santo, se refieren a Jesús como “ese”, diciendo con soberbia: “les hemos prohibido enseñar en Nombre de ese.” Esta autoridad del Sanedrín o cualquier persona que tenga autoridad, pierde veracidad si quiere imponer algo malo aludiendo a su legalidad. Al igual que los Apóstoles, se debe obedecer a Dios ante que a los hombres cuando se dictan leyes injustas, como cuando se aprueba el aborto, se legaliza el llamado matrimonio igualitario o se impone la eutanasia.

El Sanedrín actúa como tirano cuando quiso someter a los Apóstoles impidiendo predicar en nombre de Cristo y todo lo que conlleva esta doctrina. Los Apóstoles no acatan esta orden porque la ley que es inmoral no obliga. Se destaca la valentía de los Apóstoles en decir la verdad, sin prejuicios y sin complejos. El gran valor de decir la verdad sin tener miedo ni especular con las duras consecuencias que la predicación les pueda acarrear. El Espíritu Santo es el garante de la autenticidad del testimonio por la veracidad y causante del valor que infunde en los apóstoles para predicar en Nombre de Jesús.

Retomamos el evangelio de San Juan donde encontramos las palabras de Jesús: “El que viene de lo alto está por encima de todos. El que es de la tierra pertenece a la tierra y habla de la tierra.” Jesús es del Cielo y por Él, nosotros también somos del Cielo, aunque por ahora vivamos en la tierra. Habitamos en las realidades eternas y vivimos en las realidades terrenas.

Cuando el Señor habla de “la tierra” se refiere al trabajo cotidiano en esta vida humana según nuestra condición débil y temporal. Aunque en la vida terrena comamos, trabajemos, negociemos, nos enfermemos y nos curemos, siempre somos peregrinos que podemos trascender hacia las realidades celestiales. Al pertenecer a Cristo podemos poner nuestro corazón en el Cielo, mientras sobrevivimos en la tierra.

Nuestra vida en la tierra adquiere un sentido final desde la victoria de Cristo en la resurrección. Si nuestra vida terrena termina en la muerte, le temeríamos porque sabemos que ahí termina nuestra existencia, pero con el Resucitado nuestra vida temporal se tensiona hacia el Cielo. Puede ser una bonita vida pero frustrante sin la resurrección de Cristo.

La fe recibida en el día de nuestro bautismo nos abre la posibilidad a la Vida, con mayúsculas. Jesús viene del cielo y habla de lo que ha visto, de lo que ha experimentado junto al Padre. Los que creen en Cristo son liberados del espíritu del mal porque existe una antítesis entre el principio humano y el principio divino que lo trasciende. Se contrapone la fe en el Resucitado que conduce a la Vida eterna, y con aquellos que no creen en Cristo, conlleva a la muerte. Los que creen en Cristo y obran según Él, son rescatados de la caducidad terrenal.

Hoy es la memoria de San Adalberto, obispo y mártir (956-997). Cuando era niño, una enfermedad lo puso a las puertas de la muerte y le hizo ver la seriedad de la vida y de la salvación.

Debido a una fuerte impresión que le causó el modo ostentoso de vida que tenía el arzobispo de Praga y su arrepentimiento final, suscitó en Adalberto una fuerte transformación en su interior. Se vistió de un saco grotesco, se echó ceniza en la cabeza y empezó a caminar de iglesia en iglesia, postrándose ante las reliquias de los santos, y de hospital en hospital, visitando a los enfermos. Cuando lo hicieron Arzobispo de Praga dijo: “Es fácil llevar una mitra de seda y un báculo de oro; lo grave es tener que dar cuenta de un obispado al terrible Juez de vivos y muertos.”

A los que le preguntaban por qué teniendo un obispado tan rico, que le hacía uno de los más poderosos príncipes del Imperio, no vivía de un modo más mundano con los placeres lícitos de la vida, dijo: “¿No os parece una locura hacer piruetas al borde de un abismo?” Los habitantes de Praga le decían: “Nosotros somos pecadores, gente de iniquidad, pueblo de dura cerviz; tú, un santo, un amigo de Dios, un verdadero israelita que no podrá sufrir la compañía de los malvados.” Frustrado, se retiró unos años como monje benedictino en Roma.

Regresó a Praga y se dio cuenta de que serían inútiles todos sus esfuerzos allí. Pasado un tiempo, Adalberto, se encaminó a predicar el Evangelio en Prusia, donde su apostolado tuvo una gran fecundidad. Adoptó su manera de vivir y aprendió su lengua: “Haciéndonos semejantes a ellos, cohabitando en sus mismas casas, asistiendo a sus banquetes, ganando el sustento con nuestras manos y dejando crecer, como ellos, nuestra barba y nuestra cabellera, los ganaremos mejor para Cristo.” Los habitantes recibieron el bautismo de sus manos.

Tiempo después un adorador de los ídolos le atravesó con una lanza mientras rezaba el breviario. Al caer exánime, una sonrisa de felicidad se posaba por primera vez en sus labios porque podría descansar en el gozo eterno junto a Dios.

Oración: “San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra las perversidad y asechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tu príncipe de la milicia celestial arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén.”

Catequesis para menores de 12 años

  • Se proclama el evangelio y se ayuda a los niños a recomponer el relato, buscando los detalles.
  • Se explica desde las ideas centrales de la catequesis de adultos (el texto anterior).
  • Reflexionamos las palabras: “El que viene de lo alto está por encima de todos. El que es de la tierra pertenece a la tierra y habla de la tierra.”
  • En silencio meditamos con el corazón el significado de estas palabras y las compartimos.

Oración: Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día. No me dejes solo que me perdería. Hasta que alcance los brazos de Jesús, María y José. Amén.

  1. Cada uno de la familia dice una acción de gracias.

Dios Padre, te damos gracias por

  1. Ahora, cada uno hace una petición.

Dios misericordioso, te pedimos por

 

  1. Presentación de las ofrendas. En la Pascua, Jesús se ofrece como cordero sacrificado al Padre por nosotros. Ahora nosotros, unidos a Cristo, también podemos hacernos Eucaristía. En este momento, cada uno de la familia, dice cuál es la ofrenda que le presenta a Dios. Ejemplos: ayudar en la cocina o con la limpieza, estudiar, no molestar, rezar alguna oración, llamara a alguien para saludarlo, hacer un pequeño sacrificio, servir a un hermano o cónyuge, etc..
  2. Oramos como Jesús nos enseñó: Padre nuestro…
  3. Nos damos la Paz del Señor, como gesto de amor.
  4. Oramos a nuestra Madre: Dios te salve María…
  5. Comunión espiritual: Creo, Jesús mío, que estás en el Santísimo Sacramento; te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Ya que ahora no puedo hacerlo sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. (breve silencio)

Y ahora, como si ya te hubiese recibido, te abrazo y me uno todo a Ti. No permitas, Señor, que jamás me separe de ti.

San José: Ruega por mi.

  1. Los padres se bendicen entre ellos y bendicen a los hijos, haciendo una cruz en la frente mientras le dicen algo bonito al oído. Nos hacemos la Señal de la cruz diciendo:

+ El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la Vida eterna. Amen.

 

Sugerencias:

  1. Seguir rezando la bonita oración del Regina Caeli al mediodía.
  2. La Oración familiar la pueden hacer frente al Santísimo Sacramento que esté siendo adorado en ese mismo momento. Para esto, pueden conectarse en YouTube: En directo Adoration at Our Lady of Guadalupe of The Blessed Sacrament
  3. Catequizis – Juan Manuel Cotelo

TIEMPO PARA ORAR

Tenemos la gracia de vivir un tiempo personal y familiar para recorrer un camino espiritual y glorificar el Santo Nombre de Dios en este Tiempo Pascual.

Ante la cuarentena que se está extendiendo, es una gran oportunidad que tenemos para dedicarle tiempo a nuestra alma, a nuestra familia y a Dios. Es un tiempo para que nuestra casa deje de ser un lugar de encierro para transformarla en un templo de oración. Por ello les ofrecemos esta guía de oración personal y familiar,[1] realizada por un sacerdote de Fasta, para las Familias peregrinas que buscan habitar en Dios.

Para hacer Oración Familiar, dejamos todos previsto: apagamos los celulares y la pantalla, sin prisa por la comida, generamos un ambiente de silencio, etc. De este modo seremos una Iglesia en nuestro hogar. Se reúne la familia en una sala de la casa en torno una mesa, cubierta con un mantel blanco, colocamos un crucifijo, una imagen de la Sagrada Familia o de la Virgen María, y en el centro la Biblia junto a una vela encendida. Los padres, o uno de ellos, son los responsables de guiar a los hijos en este momento de oración para entrar en alabanza y diálogo con Dios.

[email protected]

Instagram: familiasperegrinas.fe

 

[1] Las fuentes son: Diversos comentarios bíblicos de La Biblia, homilías de los Papas, Padres de la Iglesia, Catecismo de la Iglesia Católica, vatican.va, biblicatolica.com, fraynelson.com, catholic.net, ewtn.com, aciprensa.com, vaticannews.va, entre otros.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.