fbpx
Cultura

«Recuerdos sobre la rebelión de Caracas», otro motivo para la apatía bicentenaria.

Avatar
Escrito por Redacción R+F

Junto a libros  recientes como el de Daniel Gutiérrez, titulado «1819»,  que se encargan de desmitificar la propaganda independentista, al presentar la separación de España como un triunfo de la libertad frente a la opresión y la tiranía,  el cual ha sido reseñado recientemente en El Espectador y El Tiempo, también vale la pena destacar otros como éste publicado, en 1829, en el que un testigo ocular de la rebelión antiespañola narra lo trágico que resultó para la paz y la prosperidad de Venezuela.

Daniel Gutiérrez y su libro 1819. Foto: El Tiempo.

El libro «Recuerdos sobre la rebelión de Caracas» escrito en 1829 por José Domingo Díaz, está disponible en forma gratuita en la plataforma Google Libros o aquí,  y en su primera página dice lo siguiente:

“Aquella provincia, la más feliz de todo el universo, había caminado en prosperidad desde su descubrimiento, cuando el comercio libre con los puertos habilitados de estos reinos, concedido por S.M. en 1778, aceleró su hermosa carrera. 

Cada año se hacía notable por sus asombrosos aumentos, los pueblos existentes veían crecer su población; en los campos establecerse otras nuevas; cubrir la activa mano del labrador la superficie de aquellas montañas hasta entonces cubiertas con las plantas que en ellas había puesto la Creación; reinar la abundancia; no conocerse sino la paz, y formar todos los habitantes de aquel dichoso país una familia unida entre sí con lazos que parecían y debían ser eternos: los de la religión, de la sangre, de las costumbres, del idioma y de la felicidad que gozaban. 

Yo fui encargado en 1805 por aquel gobierno e Intendencia de formar la estadística de la provincia, y a mi disposición estuvieron para ello todos los archivos de un siglo. En 1778 la población de la capital consistía en dieciocho mil habitantes, y en 1805 en treinta y cinco mil; en este período la agricultura, el comercio y las rentas habían triplicado. 

Así, la complejidad de las discusiones, los desencuentros, las rivalidades y los proyectos alternativos que trajo consigo la revolución (y que constituyen su mayor riqueza) desaparecieron en beneficio de personajes caricaturescos con charreteras brillantes, que iban diciendo frases célebres mientras montaban a caballo y ordenaban el curso de la historia. Hemos heredado ese fardo y debemos deshacernos de él.


Daniel Gutiérrez Ardila

Por desgracia, estos mismos bienes trajeron consigo males de unas consecuencias incalculables. Se olvidó por los gobernantes el severo cumplimiento de una de las leyes fundamentales de aquellos dominios, prohibitiva de la introducción de extranjeros, y se encontró en la concurrencia mercantil el medio de relajar el de la de los libros prohibidos. 

La ignorancia, la  imprecaución, la malicia o la novelería hacían ver entonces como llenas de sabiduría las producciones de aquella gavilla de sediciosos llamados filósofos, que, abrigados en París como en su principal residencia, había medio siglo que trabajaban sin cesar en llevar al cabo su funesta conjuración: la anarquía del género humano. 

El mundo entero estaba anegado con estos pestilentes escritos, y ellos también penetraron en Caracas, y en la casa de una de sus principales familias. 

Allí fue en donde se oyeron por la primera vez los funestos derechos del hombre, y de donde cundieron sordamente por todos los jóvenes de las numerosas ramas de aquella familia. 

Encantados con el hermoso lenguaje de los conjurados creyeron que la sabiduría era una propiedad exclusiva para ellos. 

Allí fue y en aquella época cuando se comenzó a preparar, sin prever los resultados, el campo en que algún día había de desarrollar tan funestamente la semilla que sembraban; y entonces fue también cuando las costumbres y la moral de aquella joven generación comenzó a diferir tan esencialmente de las costumbres y la moral de sus padres. 

Yo era entonces muy niño, condiscípulo y amigo de muchos de ellos, los vi, los oí, y fui testigo de estas verdades. 

La Revolución Francesa, sucedida por entonces, fue el triunfo de la conjuración, y el resultado de cien años de maquinaciones. 

Las escandalosas escenas de aquella época llevaron el asombro y el espanto a todos los pueblos del mundo, aterraron a los hombres de bien con la imagen de un porvenir inconcebible, y exaltaron las cabezas del necio, del presumido ignorante y del hombre perdido, que creía llegado el momento, o de representar en la sociedad un papel que no le pertenecía por sus vicios o su incapacidad, o de adquirir una fortuna a costa de los demás.”

José Domingo Díaz, “Recuerdos de la Rebelión de Caracas,” 1829

– Gracias a Xavier Padilla @xavierpadilla  por difundirlo en Twitter –

Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:
O con tu tarjeta débito a través de PSE:

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.