Actualidad Cultura Familia Fe

Feminismo de equidad y feminismo de género ¿Dos caras de la misma moneda?

¿Por qué el feminismo, de cualquier tipo, es siempre contrario a la naturaleza, al sentido común y a la Voluntad de Dios?, ¿por qué la Sagrada Escritura, el Magisterio Tradicional de la Iglesia y la palabra de los Santos Padres y Doctores es la ruta precisa para recuperar el auténtico significado de SER hombre y SER mujer? Una reflexión pertinente en tiempos en que reina la confusión, incluso entre los propios católicos.

Para aquella que, considerándose igual,

quiere gozar de todos los privilegios

de ser considerada inferior.

 

Entre algunos estudiosos del tema del feminismo es moneda corriente escuchar la idea según la cual el feminismo de equidad de la primera mitad de la vigésima centuria, desarrollado desde siglos atrás, sobre todo desde la II Revolución o Revolución Francesa (1789), es legítimo, bueno y coherente con la Moral de la Santa Iglesia Católica Apostólica y Romana, mientras que el feminismo de género, basado en una pretendida superioridad de la mujer y en una lucha por desplazar y hasta anular la figura masculina en la vida social es el que debe ser condenado y rechazado por oponerse a la ley natural y al bien común. Así pues, estos moderados o centristas del feminismo consideran que la primera postura debe ser aplaudida y aceptada, mientras que la segunda debe ser denunciada y señalada en la vida social como peligrosa para la familia tradicional y la sana convivencia.

Apoya el periodismo católico con un «like»:

Vale la pena, entonces, aprovechando las recientes celebraciones por el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo, profundizar en esta repetida opinión que ya ha hecho escuela en muchos ámbitos católicos, sobre todo, en aquellos permeados por el modernismo, el progresismo y el liberalismo, aun más, cuando es posible comprobar que muchos católicos y personas de buena voluntad, en la actualidad, están siendo trasbordados ideológicamente de modo inadvertido ―apelando a la expresión que acuñara el Profesor Plinio Corrȇa de Oliveira (1908-1995)― hacia un feminismo radical que comienza con un sutil resquebrajamiento de la visión católica acerca de la sexualidad humana y, por tanto, de la identidad de los sexos masculino y femenino.

Yo no soy esa mujer. Paulina Rubio.

Esta imagen representa la paradoja del feminismo: en nombre de la «igualdad», la mujer le da una cacheteada al hombre, negando su propia misión como cuidadora de la humanidad.

La expresión paulina “Las mujeres sujétense a sus maridos como al Señor, porque el varón es cabeza de la mujer, como Cristo cabeza de la Iglesia, salvador de su cuerpo” (Ef. 5,22-23) resuena en los oídos de muchas mujeres católicas como un anacronismo que nada tiene que ver con las circunstancias sociales del tiempo moderno, presuponiendo que las palabras de la Sagrada Escritura tienen fecha de caducidad. Sin saberlo, interpretan y asumen este pasaje tan incómodo para las feministas de todo orden, de la misma manera que los racionalistas bíblicos, negadores del valor sempiterno de la Palabra de Dios y que la estudian de modo arqueológico, afirmando que ya en los días presentes hay que atender a otro tipo de posiciones más abiertas, más equitativas, más dialogantes con la Modernidad y la Posmodernidad, esto es, con la revolución igualitaria, que desprecia todo tipo de jerarquía y, sobre todo, la jerarquía explícita en la máxima de San Pablo.

Relacionados  Feminismo: una causa que "trafica" a la mujer. A propósito del #8DeMarzo

Familia tradicional europea..

No obstante, el principio natural expresado en la Epístola a los Efesios se confirma día a día para quien tiene agudeza mental y buen tino. No solo por las evidentes diferencias físicas, psicológicas y espirituales existentes entre el hombre y la mujer, sino porque la dinámica social revela la desigualdad natural (es decir, esas diferencias intrínsecas entre un sexo y otro que dan lugar a la complementariedad) y la necesidad de que hombres virtuosos, viriles, castos, ordenados y con carácter, configuren una sociedad en la que las mujeres sean protegidas, respetadas y consideradas según su identidad, sin caer en el abuso masculino que tanto daño ha hecho a la relación caritativa entre los sexos, pero tampoco en el igualitarismo que quiere dar un mismo trato a ambos o, incluso, quitar oportunidades a hombres con los méritos necesarios para ocupar ciertos cargos en instituciones públicas o privadas solo para dárselas a mujeres por el puro y simple hecho de ser mujeres.

Valga citar como ejemplo de esta absurda medida discriminatoria e injusta la cláusula que aparecía al final de la explicación sobre el proceso de selección en la Convocatoria No. 3 para Profesor Principal del Área de Filosofía, publicada por la Escuela de Ciencias Humanas de la Universidad del Rosario, a finales del año 2018: “Si en el proceso de selección hay dos candidatos que obtengan la misma calificación, se le dará prioridad a quien está en una condición de discapacidad, pertenezca a una minoría, o sea mujer”.

Convocatoria Docente U del Rosario.

Fuera de que dicha cláusula iguala a la mujer con un discapacitado o con el miembro de una minoría ―siendo bastante discutible qué es y qué no es una minoría y quién hace parte, efectivamente, de una minoría―, o sea, la ridiculiza de modo bastante descarado e insultante, es evidente que la misma incurre en aquel atentado a la justicia distributiva que en el Derecho se llama acepción de personas, pues en el caso de un empate entre los candidatos al puesto de docente titular en el ejemplo citado, se debería acudir a una evaluación o competición determinada que otorgue el puesto en mención a quien tenga los mayores méritos para ocupar tan importante cargo. De lo contrario, sería baladí, entonces, el resto del proceso, y sería mejor convocar solo a mujeres para la selección docente. Resulta llamativo que, incluso, el ejemplo de acepción de personas que ofrece el aquinate en la Suma Teológica se refiera, precisamente, a la asignación de cátedras magisteriales, lo cual es perfectamente acorde con el caso referido:

«La acepción de personas se opone a la justicia distributiva, pues la igualdad de ésta consiste en dar cosas diversas a diversas personas, proporcionalmente a sus respectivas dignidades. Por eso, si uno considera aquella propiedad de la persona por la cual lo que le confiere le es debido, no habrá acepción de personas, sino de causas; por eso la Glosa, sobre aquello de Ef. 6,9: Para con Dios no hay acepción de personas, dice que el juez justo discierne las causas, no las personas. Por ejemplo, si uno promueve a otro al magisterio por la suficiencia de su saber, al hacerlo atiende a la causa debida y no a la persona; pero si uno considera en aquel a quien confiere algo no aquello por lo cual lo que se le otorga le sería proporcionado o debido, sino solamente que es tal hombre, Pedro o Martín, hay ya aquí una acepción de personas, puesto que no se le concede algo por una causa que le haga digno, sino que simplemente se atribuye a la persona» (II-II. c. 63 art. 1 resp.).

Relacionados  Dictadura de género: despiden a rector universitario por el sólo hecho de ser hombre

Este hecho particular, traído a guisa de ilustración, contradice las ideas del feminismo de equidad, pues refuta la pretendida igualdad entre el hombre y la mujer, ya que, considerándola inferior o digna de unas prebendas o ventajas por el hecho de pertenecer al sexo femenino, estipula una cláusula para darle el puesto de docente universitaria en caso de empate con un varón y, por otro lado, contradice los postulados del feminismo de género, pues si es verdad que la mujer es superior al hombre, no necesitaría de una cláusula que, aludiendo a la cacareada cuota de género impuesta en la legislación, le diera el cargo ofrecido en la convocatoria solo por su condición sexual, sino que ganaría la cátedra docente por sus méritos, experiencia, producciones y trayectoria académica.

Hombres y mujeres son diferentes según la ley natural, como ya se indicó, y, atendiendo a sus diferencias esenciales, deben tener diferentes roles en la sociedad.

Ya el inglés Gilbert Keith Chesterton se quejaba del feminismo de equidad en su célebre trabajo Lo que está mal en el mundo, haciendo referencia al igualitarismo educativo que se imponía en las academias femeninas de la época en que escribió la obra, cuya primera edición data de 1910, hace más de un siglo:

«Se me pregunta a menudo solemnemente lo que pienso de las nuevas ideas sobre la educación femenina. No hay, nunca ha habido, siquiera el vestigio de una nueva idea. Todo lo que los reformadores de la educación hicieron, fue preguntar qué es lo que se hacía con los muchachos, luego ir y hacérselo a las niñas, del mismo modo que preguntaba qué es lo que se hacía con los jóvenes hidalgos para ir y hacer lo mismo con los jóvenes deshollinadores. Lo que llaman ideas nuevas son ideas muy viejas y fuera de lugar. Los muchachos juegan al football, ¿por qué las niñas no habrían de jugar al football?; los muchachos tienen uniformes de colegio, ¿por qué las niñas también no habrían de tenerlos?; los muchachos van por cientos a las escuelas diurnas, ¿por qué las niñas no habrían de ir por cientos a las escuelas diurnas?; los muchachos van a Oxford, ¿por qué las muchachas no habrían de ir a Oxford?, en una palabra, a los muchachos les crecen bigotes, ¿por qué a las muchachas no habrían de crecerles bigotes? Esto es más o menos su criterio sobre las nuevas ideas. No hay en ello ningún trabajo mental, ninguna pregunta de fondo sobre lo que es el sexo o sobre si altera esto o aquello y por qué; del mismo modo que en la educación popular no hay ninguna captación imaginativa del humor y del corazón del pueblo. No hay nada más que un arrastrarse en la elefantina imitación. Lo mismo que en el caso de la enseñanza elemental, los ejemplos traducen una fría e inadecuada adaptación. Hasta un salvaje podría advertir que, por lo menos esas cosas corporales, buenas para el hombre, son muy probablemente malas para la mujer» (841).

El Día Internacional de la Mujer, establecido por la ONU el 8 de marzo y que se celebra desde 1975, está adquiriendo, cada vez más, una connotación revolucionaria que promueve la imagen y el modelo de una mujer independentista, rebelde, agresiva, igualitaria, que quiere, apostatando de su condición femenina, tener todos los derechos y las prerrogativas del hombre, como puede ser, en el caso de la vida consagrada en la Iglesia Católica, la sagrada orden sacerdotal, estando más que claro en la Sagrada Escritura que ni siquiera la Madre de Nuestro Señor Jesucristo, bendita entre las mujeres, recibió el poder ni la autoridad de consagrar el Cuerpo de Cristo ni perdonar los pecados, pues ser ministros de este sacramento fue solo concedido a los apóstoles.

Religiosa, o falsa religiosa en el 8M.

Contra el feminismo de cualquier tipo, que es siempre contrario a la naturaleza, al sentido común y a la Voluntad de Dios sobre el ser humano, se levanta, egregia, pulcra y santa, la imagen de Nuestra Señora la Virgen María, quien, aun siendo la más hermosa, la más sabia y la más pura entre todas las mujeres, no dudó un segundo en responder, en obediencia perfecta al Eterno Padre: Ecce ancilla Dómini. Fiat mihi secundum verbum tuum (He aquí la esclava del Señor. Hágase en mí según tu palabra. Lc. 1,38).

Una vez más, la Sagrada Escritura, el Magisterio Tradicional de la Iglesia y la palabra de los Santos Padres y Doctores será la ruta precisa para recuperar el Occidente en que los hombres resalten por su fortaleza, seguridad, firmeza, nobleza, piedad e idealismo y las mujeres sobresalgan por su feminidad, delicadeza, belleza, castidad, obediencia y amor por todos, sobre todo, por los más desvalidos. Solo esa ha sido, es y será la fórmula para superar la falsa disyuntiva entre machismo y feminismo, creada por la revolución gnóstica e igualitaria para desfigurar la identidad de los sexos como Dios los creó y conducir poco a poco, al ser humano, a la extinción de su especie.

El feminismo de equidad y el feminismo de género no son más que las dos caras de una misma moneda, que tiene como sello el rostro de Eva, la que en vez de someterse a la autoridad de Dios por medio de la autoridad de su hombre, prefiere escuchar las seducciones de la serpiente y apropiarse, ilegítimamente, de todo lo que tiene a su alrededor, autoproclamándose centro del universo. Es lo que queda claro en el Antiguo Testamento y que Nuestro Señor reafirmó en el Nuevo, ¿o será ya tiempo de cambiar el texto de la Biblia introduciendo las nuevas ideas de la Ideología de Género?, ¿o será, tal vez, como dijo alguna vez un sacerdote de la “nueva ola”, que Nuestro Señor Jesucristo era machista?

*Foto principal: Un grupo de mujeres durante la revolución rusa, que inició en 1917 (tomada de //prensaobrera.com/prensaObrera/online/mujer/el-origen-socialista-del-8-de-marzo-1). Imagen que, en el contexto de este artículo, representa el feminismo de equidad. 

-Bibliografía

Chesterton, Gilbert Keith. Lo que está mal en el mundo en Obras Completas Tomo I. Trad. Mario Amadeo. Barcelona: Plaza y Janés, 1952.

De Aquino, Santo Tomás. Suma de Teología. Parte II-II (a). Trad. Ovidio Calle Campo, Lorenzo Jiménez Patón, Luis Lago Alba, Martín Gelabert Ballester, Alberto Escallada Tijero, Herminio de Paz Castaño y Emilio García Estébanez. Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos, 1990.

El Nuevo Testamento según el texto original griego. Trad. Mons. Dr. Juan Straubinger.

Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:

O con tu tarjeta débito a través de PSE:


Sobre el Autor

Carlos Andrés Gómez Rodas

Carlos Andrés Gómez Rodas

Licenciado en Filosofía y Letras y Doctor en Filosofía de la Universidad Pontificia Bolivariana (Medellín, Colombia). Ha sido docente de la misma institución y de EAFIT.
Es miembro activo de la Alianza de Fátima y colaborador habitual de Razón+Fe y El ojo digital.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.