Cultura Fe Testimonios

El Milagro de Empel contado por un soldado y un sacerdote jesuita

El Milagro de Empel contado por un soldado y un sacerdote jesuita
Escrito por Invitado

Si quieres recibir noticias de actualidad sobre la Cultura de la Vida, te invitamos a seguirnos en nuestro CANAL DE TELEGRAM haciendo clic AQUÍ.

Hilo de Twitter contado por Juan Víctor Carboneras @JuanVCarboneras

♠️Si hay un hecho transcendental en la historia de los tercios, ese es el llamado milagro de Empel el 8 de diciembre de 1585.

En este hilo vamos a reencarnar lo allí sucedido, a través de las palabras de Francisco Valdés, soldado y Famiano Strada, sacerdote. ⚔️
⬇️¡Dentro hilo!

De esta manera, voy a ir parafraseando a uno y otro, para enmarcarnos en el enfrentamiento que Estrada comienza: “Yo contaré aquí con puntualidad el caso: porque nunca con más orgullo insultó el enemigo al español cogido en estrechuras, de que no se podía desenvolver”.

Después de tomar Amberes, el ejército se había distribuido en emplazamientos de invierno. Famiano Estrada nos dice: “[…] Delante de Bolduc se acuarteló Juan del Águila con su tercio. En la isla de Bommel, entró con tres tercios viejos de la misma nación Francisco de Bobadilla”

Con este reparto de soldados, los rebeldes movieron ficha y liderados por Holac se dirigieron a derrotar al ejército católico: “Y prestada una armada de casi cien vasos se arrimó a Bommel: y abiertos por algunos lugares los diques, echó casi sobre toda la isla el río”

Con esta maniobra, el ejército holandés quería anegar todas las posiciones españolas, Bobadilla y sus hombres se refugiaron en Empel. De este modo, 5.000 españoles se vieron cercados por otras partes, divididos en pequeñas islas y atacados por las naves enemigas

La situación era desesperada. Se envió a Bartolomé Torralba en busca de socorro. Mientras Bobadilla animaba a sus hombres, que estaban sufriendo el ataque, mientras se empleaban en la defensa, fortificando las casas y los templos y disparando la artillería contra los enemigos.

“mientras tanto, hacían risa los enemigos de estos esfuerzos de los que se fortificaban y de la ferocidad afectada; ciertos de que una multitud cercada de agua, gastaría en breve los víveres y se rendirían” nos comenta en este caso Estrada.

La situación era extrema “los españoles se comenzaron a afligir, por ver que los habían ocupado los pasos y que el sitio se apretaba por mar y tierra, y ser tan poco la que poseían que apenas cabían en ella y el menor que pasaban eran el frío, hambre y desnudez”.

Los sitiados españoles emitían cartas a Alejandro Farnesio, gobernador general, buscando socorro. Algunas decían: “Que viniese el general amantísimo, que mirase la suerte indigna de los soldados de Alejandro: y que los sacase de allí, con aquella fortaleza”-

“Habiánseles acabado a los españoles los bastimentos, y por no tener qué comer ya no les faltaba sino perder el sufrimiento. Tenían la muerte delante de los ojos” Nos cuenta Francisco Valdés. Esto nos habla de la situación tan crítica en la que se hallaban.

Hasta que ocurrió algo inesperado. Dejamos pues que Francisco Valdés, en su obra Guerras de Flandes y Francia en tiempos de Alejandro Farnesio nos lo narre: “Estando un devoto soldado español haciendo un hoyo en el dique…

para guardarse debajo de la tierra del mucho aire que hacía y del artillería de los enemigos que disparaban, a las primeras azadonadas que comenzó a dar, saltó una imagen de la limpísima y pura Concepción de Nuestra Señora, pintada en una tabla, tan vivos y limpios los colores…

Francisco Bobadilla admiró la obra, persuadiendo a todos que se trataba de una obra de la Divina Providencia. Famiano Strada nos dice: “Llevanla pues al templo, en procesión, y colocándola entre las banderas, la adoran pecho por tierra todos y ruegan a la madre de los ejércitos”.

En la vecina villa de Bolduque conocían la situación extrema de los españoles: “Comenzaron a hacer muchas procesiones y para animar a los españoles, los clérigos llevaron el Sacramento a la marina, y desde la legua de agua se les enseñaba a los españoles para que lo adorasen”

Entonces ocurrió el milagro, el día 8 de diciembre durante la noche. Famiano Estrada nos dice: “La noche inmediata al día sagrado de la Concepción de la Virgen, se esforzó un viento tan recio y frío sobre manera”

A lo que Francisco Valdés añade: “Se iban los hielos engrosando por el aire y el tiempo tan frío que hacía, que era el más extraordinario que jamás se vio; cuajaba el agua a medida del deseo de los españoles porque no tenían más esperanzas que esta para su remedio”.

Los rebeldes con su armada comprendieron la situación rápidamente: “Los rebeldes que conocieron el peligro manifiesto en que se iban poniendo si esperaban ver sus navíos encajados y asidos en los hielos, comenzaron a media noche a largarse y salir del país anegado”

Bobadilla aprovechó la retirada enemiga: “Vio a los enemigos salir e hizo guarnecer todo el dique de toda la arcabucería y mosquetería, y como los navíos rebeldes iban pasando por delante de la iglesia de Empel, los españoles les iban dando muchas cargas y se les hizo mucho daño”

“Cuando los rebeldes iban pasando con sus navíos por el río abajo les decían a los españoles en lengua castellana, que no era posible, sino que Dios era español, pues había usado con ellos un tan gran milagro”, nos cuenta Francisco Valdés.

Después de tres días para asegurar la isla y las posiciones, los españoles marcharon hacia la villa de Bolduque. “Los de la villa los agasajaron a todos y con sumo amor curaron a los enfermos, y a los que estaban sanos les dieron refresco de pan, queso y cerveza”.

“Nadie puso en duda en conocer que fue un evidente milagro […]. Eran cinco mil españoles. No se estimará tanto la pérdida de todos como la reputación de tantos y tan valerosos soldados y capitanes como allí había”, nos dice también Valdés.

En definitiva, el Milagro de Empel y la Inmaculada Concepción nos llegan hasta hoy, día festivo, por aquellos hombres que defendieron hasta la extenuación aquel inhóspito lugar.

El Milagro de Empel contado por un soldado y un sacerdote jesuita

Es en este tipo de crónicas y hechos donde se enmascara la realidad cotidiana de los soldados de los tercios, de lo que podréis descubrir muchísimo más en mi libro “España mi natura” editado por @EditorialEdaf LINK: https://amzn.eu/d/biMLfCe

Fuente: Juan Víctor Carboneras (@JuanVCarboneras) on 8 December, 2022.

guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
¿Qué opinas de esta nota?x
()
x