Actualidad Cultura

¿Vale la pena ver Frozen 2? Reseña para padres católicos

Avatar
Escrito por Redacción R+F

Luego del espectacular éxito de la película infantil Frozen (2013), Disney sabía que iba a ser bastante difícil satisfacer las expectativas generadas con su secuela, Frozen 2.

Pero si se juzga por el éxito de taquilla, habría que decir que Disney logró su objetivo, coronándose con una recaudación de 350 millones de dólares como una de las películas con mayores ingresos en su semana de estreno.

Sin embargo, la crítica no ha sido tan unánime, destacando por una parte los soberbios avances técnicos de animación, el vestuario de las princesas o la belleza de los paisajes escandinavos,  mientras por otra, critican la falta de una canción que pueda tener el arrastre de «Libre Soy» y la complejidad de la trama, que la hace poco apta para el público infantil.

Poco apta para los niños más pequeños

Según la clasificación realizada por la Conferencia de Obispos de Estados Unidos, por ejemplo, esta película recomendada para un público de adultos y adolescentes, por ser bastante miedosa para los más pequeños (con las manifestaciones de los espíritus del bosque y las batallas que se producen a un ritmo vertiginoso), así como por los contenidos míticos y la magia de los elementos básicos (tierra, aire, agua y fuego), que podrían ser confusos para los espectadores más impresionables.

La estética de la película es además bastante oscura, y la trama compleja al punto que los niños más atentos seguramente saldrán con varias inquietudes sobre la forma como se termina desenvolviendo la historia.

[C]omete un error que es su talón de Aquiles: está más dirigida a los adultos que a los niños, o basada en una idea de la magia que tiene más que ver con la nostalgia de un treintañero que con la exigente inquietud infantil.

fotogramas.es

Desde ese punto de vista, se podría decir que Disney pensó en dirigir la secuela al público original de Frozen, ahora adolescente, antes que los niños en general.

Elsa y Anna: preocupaciones de adolescentes

La solidaridad y afecto sincero entre las hermanas es lo más destacable, humanamente, de la película.

En especial de parte de Anna quien es el polo a tierra y un apoyo indispensable para una Elsa ensimismada, en permanente búsqueda de su identidad y de encontrar su verdadero lugar en el mundo.

La apuesta de Disney de enfrentar cuestiones morales y emocionales complejas, puede interpelar efectivamente a las niñas que vieron Frozen hace 6 años y hoy son adolescentes.

Los personajes se enfrentan a las preguntas humanas más intimidadantes sobre la pérdida, el cambio, la confianza y cómo podemos sanar las heridas del pasado.

rogerebert.com

Muchas jóvenes pueden sentirse identificadas con las protagonistas, quienes tienen que descubrir oscuros secretos familiarestomar decisiones transformadoras en sus vidas, y tratar de establecer qué es permanente en un mundo donde los sentimientos son cambiantes, lo cual implica, en ocasiones, una separación de sus seres queridos.

Relacionados  "¡En femenino sí, y en masculino también!”.

Incluso las canciones marcan un contraste con las de la película anterior, pues por su exigencia vocal y su función narrativa, son más propias de un musical que de una película infantil.

Esta es la banda sonora completa de la película:

Olaf y los efectos visuales aseguran la diversión

A pesar de las debilidades argumentales, Frozen 2 logra entretener al público gracias Olaf,  un hablador hombre de nieve que recuerda al burro de Shrek con su imprudencia y sus toques de humor genial.

Olaf también sirve de puente entre la primera parte y la segunda, recapitulando puntos importantes de la historia para quienes no vieron la entrega anterior.

Los efectos visuales no decepcionan, y junto a Olaf se roban el show en una historia que nunca termina de convencer.

Ecologismo, indigenismo y feminismo: adoctrinamiento político que enreda la trama infantil

De otra parte, para los padres católicos lo más importante a la hora de escoger una película para sus hijos es, sin duda, su valor pedagógico.

Y este es el aspecto más problemático de Frozen 2.

Es poco común en los cuentos para niños que el villano sea un miembro de la propia familia, y sólo los villanos más perversos mueren de forma violenta.

Sin embargo, ambas cosas suceden en esta historia.

En Frozen 2 el villano es el abuelo de Elsa, el Rey Runeard, quien traiciona la generosidad de un pueblo indígena y les hace la guerra, motivado por su ambición de poder y el temor que le producía la magia que practicaba el pueblo indígena.

El Rey Runeard, abuelo de Elsa y Anna, engaña a un pueblo indígena ofreciéndoles un regalo (una represa), con la intención de acercarse a ellos y aniquilarlos. En la imagen se ve como Runeard decapita por la espalda al líder indígena mientras se encuentra en actitud ceremonial.

Frozen 2 refleja plenamente la visión política indigenista promovida con entusiasmo por la izquierda contemporánea, mostrando a los pueblos indígenas como ideal de sabiduría, pacifismo y armonía con la naturaleza, con la cual tienen una relación mística y mágica.

Mientras que por el contrario, el hombre occidental con sus paradigmas implícitamente cristianos,  representa la ignorancia, la soberbia y la ruptura con la naturaleza.

Contenidos ideológicos de Frozen 2

  • Valoración positiva de la magia, es un conocimiento superior.
  • Espiritualismo ecológico o panteísmo: naturaleza tiene personalidad (equivale a dios) y castiga las injusticias.
  • Estereotipos indegenistas: hombre occidental opresor, indígena oprimido.
  • Sociedad occidental debe «pagar» por el daño histórico causado a indígenas.
  • Estereotipos ecologistas: la infraestructura (represa) «hiere» la naturaleza.
  • Estereotipo feminista: el hombre es violento o torpe, la mujer es líder y sabia.

Para muchos niños (y adultos con sentido común) será difícil digerir que la solución de la historia consista en destruir una enorme represa, a sabiendas que causará una inundación que destruirá por completo la ciudad de Arendelle.

Relacionados  Aumenta rechazo a uniones homosexuales en Colombia, según Gallup

Pero sin profundizar en razonamientos, resulta que esa es la única forma de «liberar el bosque»,  encerrado en una neblina impenetrable desde la guerra iniciada por el Rey Runeard.

Y la princesa Anna, quien toma la decisión de destruirla, logra convencer a los guardianes de Arendelle en participar de su idea, a sabiendas de que inevitablemente terminará arrasando con la ciudad (la población ya está a salvo en las colinas).

«Arendelle no tendrá futuro hasta que no hagamos lo correcto«, es el argumento final. Pero no queda claro porqué destruir la presa es lo correcto, ni qué futuro podría tener la ciudad luego de ser destruida por la avalancha.

Algunos críticos han señalado la audacia de Disney de utilizar la trama entrar a terciar en el actual debate político en Estados Unidos sobre indeminizaciones económicas para la población negra («reparations»).

Es un tema electoral muy álgido, en el cual los políticos de izquierda más radicales exigen que el Estado pague una enorme suma de dinero a la población negra e indígena, para compensar la opresión postcolonial que sufrieron en ese país.

La «memoria del agua» es una idea central en Frozen 2, tomada de algunas corrientes homeopáticas.

Ha sido refutada científicamente (ver aquí), por lo cual se considera una afirmación pseudocientífica.

Finalmente, hay que resaltar que Disney chequeó todas las expectativas de la corrección política feminista, menos la del lesbianismo de Elsa.

Las princesas descubren que tienen sangre indígena (inclusión racial), al tiempo que las mujeres tienen el liderazgo, son las mejores guerreras y muestran una sabiduría superior a la de los hombres.


Las mujeres mandan la parada en Frozen 2.

Y en la escena que Elsa parecería que va a encontrar por fin el amor que tanto anhela, detrás de los cantos de una sirena, al final se encuentra con los recuerdos de su pasado y la imagen de su madre.

Elsa: icono gay con una gran incógnita hacia el futuro

A pesar de que fue una gran decepción para la comunidad LGTB, el que Disney no haya hecho de Elsa la primera princesa gay en Frozen 2, tampoco se cerró esa posibilidad.

«No se puede decir que sea algo que no vaya a pasar en el futuro»

Actor Josh Gad (Olaf) sobre la homosexulidad de Elsa

A pesar de todo Elsa sigue siendo un ícono queer para los LGTB, muchos de los cuales ven esta última entrega mensajes ambiguos, que mantienen la expectativa de que una relación lésbica en Frozen 3.

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comments

  • Qué tristeza que su religión los vuelva tan frágiles que se sientan amenazados por una simple peli infantil.
    Por cierto: estereotipos indigenistas?? Querrán decir «realidad histórica». No hay un sólo lugar donde el conquistador occidental no haya causado estragos en las poblaciones indígenas, en qué realidad viven ustedes???

    • Hola Yuuko, gracias por tu comentario. La verdad es que la Conquista de América tiene el valor extraordinario de, inspirada por la fe católica, proteger la vida de los indígenas e integrarse con ellos.
      También logró liberar a muchas tribus indígenas que estaba siendo explotadas y sometidas por otras tribus, como fue el caso de Hernán Cortés en Mexico: https://www.elespanol.com/reportajes/20190223/verdadero-hernan-cortes-libertador-leyenda-negra-oculto/376463418_0.html
      Gracias a los conquistadores españoles y a su fe católica, se acabaron los sacrificios humanos y el infanticidio, que era común en muchas comunidades indígenas como lo revelan recientes descubrimientos arqueológicos en el Perú.
      De hecho muchas comunidades indígenas en Estados Unidos lograron sobrevivir gracias a las Leyes de Indias que rigieron en parte de ese territorio.
      Desde ese punto de vista, la película refuerza un discurso indigenista comoel que inspira tu comentario, que no corresponde a la realidad y alimenta una leyenda negra que se ha enseñado especialmente con la América Hispana…