fbpx
Actualidad

Un científico israelí afirma que la propagación del coronavirus se detiene a los 70 días sin importar las medidas adoptadas

Avatar
Escrito por Redacción R+F

Desde finales de abril y en lo corrido de mayo, circula este interesante artículo que da cuenta de las conclusiones de un científico israelí, luego de sus estudios con respecto al comportamiento de la propagación del coronavirus.

Durante los últimos días, algunos expertos vienen alertando de que la relajación del confinamiento abocará a un rebrote de la pandemia del coronavirus. Esta posibilidad, sin embargo, no sería tan preocupante según las tesis que defiende el científico militar Isaac Ben-Israel, que en un estudio publicado el 16 de abril sostiene que la propagación del coronavirus disminuye a casi cero después de 70 días. En concreto, el estudio del presidente de la Agencia Espacial Israelí y del Consejo Nacional de Investigación y Desarrollo examina el evolución de la Covid-19 durante las primeras ocho semanas en Israel. Pero también lleva a cabo paralelismos con otros países o ciudades, demostrando que el patrón es el mismo, independientemente de las medidas tomadas por cada gobierno.

El objetivo de la investigación era descubrir si con el transcurso de las semanas se registraba un aumento exponencial entre los nuevo contagios. “El número de nuevos infectados por día no aumenta a un ritmo constante, y por lo tanto el crecimiento no es exponencial”, concluye Ben-Israel. Para demostrarlo, refiere que el punto máximo de nuevos pacientes se alcanzó en Israel a las seis semanas, pero “desde entonces empezó a disminuir”. Así, mientras que al principio el número de infectados se duplicaba de dos a cuatro días —esto es, de manera exponencial—,en la actualidad ese fenómeno se aprecia cada 30 días, “y sigue disminuyendo”.

Un fenómeno similar en todos los países

Por otra parte, Ben Israel sostiene que este comportamiento del virus es común en casi todos los países del mundo y que tampoco se dan grandes diferencias en función de las políticas adoptadas por los distintos gobiernos. “Algunos afirman que la disminución del número de pacientes diarios es el resultado del estricto bloqueo impuesto por el Gobierno. […] Sin embargo, resulta que el fenómeno es similar en todos los países en los que se descubrió la enfermedad, independientemente de sus políticas de respuesta: unos impusieron un bloqueo severo e inmediato que incluía no sólo el distanciamiento social y la prohibición del hacinamiento, sino, también, de la economía, como Israel; otros ignoraron la infección y llevaron una vida casi normal —como Taiwán, Corea del Sur o Suecia—, y el resto adoptó inicialmente una política indulgente, pero pronto aplicaron un cierre completo —como Italia o el estado de Nueva York—”.

Ante semejantes escenarios, el científico se pregunta: “¿Ha continuado el coronavirus propagándose exponencialmente? La respuesta es negativa. La propagación del virus comienza a un ritmo exponencial, sin embargo, continúa moderándose y finalmente se desvanece después de ocho semanas más o menos desde su aparición”. De esta forma, la investigación muestra que el patrón de nuevas infecciones diarias, en relación con el porcentaje del número total de contagios —promediado semanalmente—, es común en cada país evaluado. En la primera fase de la propagación, el porcentaje creció hasta el 30%; tras seis semanas descendió a un nivel menor al 10%; y finalmente, una semana después, alcanzó menos del 5%.

El día después del confinamiento

Por último, Ben-Israel destaca que “un bloqueo severo tiene algunas implicaciones negativas”. “Su resultado inmediato es un aumento del nivel de desempleo y la caída del PIB”. En Israel se calcula que cada mes de bloqueo reduce el producto bruto en un 8%. Dicha situación, recuerda, origina “un aumento de la pobreza”. En cualquier caso, por lo que se refiere al regreso a la normalidad, el investigador recomienda continuar respetando ciertas medidas de seguridad sanitarias, como el uso de mascarillas y la prohibición de reuniones masivas. Asimismo, subraya la importancia de efectuar test de forma masiva: “Es fundamental eliminar el cuello de botella que impide la expansión de las pruebas a 20.000-30.000 por día, y centrarse en la adquisición de hisopos médicos, kits de pruebas y reactivos”.


Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:
O con tu tarjeta débito a través de PSE:

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.