Actualidad Fe Testimonios

Representante de «Citizen Go» perseguida por el ‘lobby LGBT’

Edwin Botero Correa
Escrito por Edwin Botero Correa

Una criminalización de la Opinión y una restricción de libertades fundamentales como la de Conciencia y de Expresión. El resultado: una persecución sistemática hacia los Católicos, el arresto de madres de familia delante de sus propios hijos, y hasta un juez inicuo que dictamina que la objeción de conciencia a la ideología de género y que el versículo contenido en Génesis 1, 27: «Hombre y Mujer los creó», son «incompatibles con la dignidad humana».

Artículo escrito por Ermes Dovico,
y originalmente publicado en «La Nuova Bussola Quotidiana«,
con las etiquetas REINO UNIDO | VIDA Y BIOÉTICA, el 09-10-2019.

Traducido por Edwin Botero Correa


El 15 de octubre, Caroline Farrow, madre de cinco hijos y representante de Citizen Go, tendrá que comparecer ante el tribunal porque «la» activista trans «Stephanie» Anthony «Hayden» la acusó de hostigamiento. ¿Su «delito»?: Referirse a él como un hombre a pesar del «cambio» de sexo. Farrow ahora enfrenta dos años de prisión y una multa de £ 100,000. Su caso, como otros, revela la cara de una ideología que predica el respeto de una manera, pero daña a los niños y restringe la libertad.

Enfrenta hasta dos años de prisión y una multa de £ 100,000 por recordar que nacimos hombres o mujeres y que nuestra naturaleza no puede ser cambiada. Estamos hablando de Caroline Farrow, directora para el Reino Unido e Irlanda de las campañas de Citizen Go, que el 15 de octubre tendrá que comparecer ante el tribunal para defenderse de las acusaciones de una activista transexual, cuyo nombre legal es hoy Stephanie Hayden, al nacer Anthony George Steven Halliday, un hombre que se siente como una mujer.

Una madre de familia católica, perseguida por llamar las cosas por su nombre.
Caroline ha dicho que está dispuesta a ir a la cárcel
solo para defender su «derecho a decir que la gente no puede cambiar de sexo».
Lo cual, debe agregarse, es una evidencia biológica reconocible.

Pero la persecución contra Farrow tiene sus raíces en un hecho que se remonta a octubre de 2018, cuando la mujer, una periodista católica, había criticado a Susie Green, una de las fundadoras de Mermaids («Sirenette»), una organización británica que promueve la causa trans. De hecho, Green había llevado a su hijo de 16 años a Tailandia para una operación de corrección de sexo, prohibida en el Reino Unido para niños menores de 18 años. Sobre ello, Caroline Farrow, de Citizen Go, había escrito en Twitter que Green había incurrido en abuso infantil al haber «mutilado», «castrado» y «esterilizado» a su hijo. El clamor había sido tal que las autoridades del país asiático decidieron elevar el plazo mínimo para la operación a 18 años.

Resentida, Susie Green había presentado una queja ante la policía inglesa, acusando a Farrow, entre otras cosas, de confundir a su «hija» (un hombre, como hemos visto), con el «lenguaje», nuevo término en el vocabulario LGBT para indicar que quien continúe usando los nombres y pronombres reales para referirse a un hombre o una mujer, «yerra» en el género (deseado) de una persona determinada que no se identifica con su sexo biológico. Farrow, además, se había defendido diciendo que el «error» de género ni siquiera había sido intencional y había declarado: «Le señalé a la policía que soy periodista / comentarista católica y que mi convicción religiosa es que una persona no puede cambiar de sexo». Lo cual, debe agregarse, es una evidencia biológica reconocible como tal incluso por aquellos que no creen. Por lo tanto, Caroline había dicho que estaba lista para ir a la cárcel solo para defender su «derecho a decir que la gente no puede cambiar de sexo».

Relacionados  La audacia de Frank Zapata

Este primer procedimiento finalmente se cerró, luego de la decisión de retirar los cargos, según lo informado por The Guardian en marzo, por la propia Green, quien dijo que estaba enojada porque los medios solo habían enfatizado el «error» de nombres y pronombres y no también las críticas recibidas de Farrow por la «mutilación» del niño.

Sin embargo, lo peor aún estaba por llegar para la representante de Citizen Go. Mientras tanto, de hecho, «Stephanie Hayden» (en la foto) había comenzado a atacarla constantemente a través de Internet y, en particular, de las redes sociales, y entre los dos hubo un intercambio de tweets. Caroline, madre de cinco hijos, «ha comenzado a recibir, según Citizen Go, una enorme cantidad de declaraciones agresivas que contienen amenazas violentas también de naturaleza sexual, incluso en referencia a su familia y sus hijos pequeños». El acoso material se agregó al acoso en línea porque Caroline Farrow y los miembros de su familia, agrega la asociación pro-vida, «comenzaron a recibir en casa, hasta ocho veces al día, entregas de alimentos que nunca ordenaron, recibieron confirmación de compras por correo electrónico en línea nunca hechas, y encontraron una avalancha de reseñas y declaraciones difamatorias difundidas en Internet bajo el nombre falso de Caroline, tanto que la policía fue a su casa para pedir explicaciones. Los activistas LGBT se han apoderado de los números de teléfono y direcciones de correo electrónico de su familia, generando caos».

Mediante un abogado, Hayden presentó una petición ante el Tribunal Superior el 29 de abril, denunciando a Farrow por acoso y yendo a la casa de Farrow con los documentos de la queja. Y solo tres días después, el juez Simon Bryan quería escuchar a Farrow. Bryan, según el informe de la BBC, igualó a ambas partes culpándolas por el contenido de sus mensajes, pero diciéndole a Caroline en particular que sus tweets habían «cruzado la línea» y expresó preocupación porque se refirió a «Hayden» como a un hombre biológico, lo cual el juez juzgó entonces como una molestia. Por lo tanto, le prohibió que continuara con el malentendido y no mencionara a «Hayden», al mismo tiempo que prohibió a este último mencionar a Farrow.

Este es el activista transexual, cuyo nombre legal es hoy Stephanie Hayden, al nacer Anthony George Steven Halliday, un hombre que se siente como una mujer. Pero «Hayden» no solo persigue a Farrow, ya que las víctimas de sus métodos son diferentes e incluyen a otra madre, Kate Scottow, de 38 años, quien recibió una queja de «Hayden» por la misma razón (error de identidad), por lo cual la mujer fue arrestada frente a sus hijos y detenida en una celda durante siete horas.

Aquellos que piensan que Halliday- «Hayden» solo persigue a Farrow están equivocados, ya que las víctimas de sus métodos son diferentes e incluyendo a otra madre, Kate Scottow, de 38 años, quien recibió una queja de «Hayden» por la misma razón (error de identidad, también llamada ‘muerte’ de identidad), después de lo cual la mujer fue arrestada frente a sus hijos y detenida en una celda durante siete horas, primero se le practicó un interrogatorio en la estación de policía, y luego fue obligada a comparecer ante un tribunal.

Relacionados  Controversia por la cruz de la pastoral juvenil

Y, para limitarnos al Reino Unido, la ideología transexualista no solo golpea a través de «Hayden» o «sirenas». Precisamente en estos días se conoció la noticia de un tribunal laboral que dictaminó que el despido del Dr. David Mackereth, quien el año pasado perdió su trabajo en el Departamento de Trabajo y Pensiones por su fe cristiana, pues se negó a usar pronombres que no corresponden al sexo biológico.

Por cierto, el juez Perry dictaminó que la objeción de conciencia al transexualismo y el versículo de Génesis 1, 27 («hombre y mujer los creó») son «incompatibles con la dignidad humana».

Eventos que deberían sacudir las mentes anestesiadas, que no ven cómo la mentalidad LGBT es ideológica y fundamentalmente anticristiana, unanimista con respecto a un sentido real de la idea de «respeto» que promueve, y cuán ilusoria es la idea de que las afirmaciones «arcoiris» son una simple ampliación a «Derechos», traduciéndose concretamente en una dictadura del pensamiento y una restricción de las libertades.

Haz clic en la imagen y firma la petición en favor de Caroline Farrow

El del Dr. Mackereth es un precedente inquietante, pero eso no es sorprendente por ahora. Veremos cómo termina el caso de Caroline Farrow. Mientras tanto, Citizen Go lanzó una petición, que en unas pocas horas ya superó las 100.000 firmas, para pedirle al Fiscal General Geoffrey Cox que tome las medidas necesarias para evitar que «Hayden» abuse del sistema judicial para arruinar a sus víctimas. Pero hay una ley, la Ley de Igualdad, que le da el punto de apoyo para hacerlo, junto con otras regulaciones recientes. Y es difícil detener los abusos si ya están normalizados e institucionalizados a través de las leyes.

Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:
O con tu tarjeta débito a través de PSE:

Sobre el Autor

Edwin Botero Correa

Edwin Botero Correa

Comunicador Social - Periodista.
Editor, Columnista y Miembro de Consejo en diferentes Medios, Asociaciones Profesionales e Instituciones.
Estudios, Formación y Experiencia Profesional, Empresarial, Social y Docente (Pregrado, Postgrado y en el SENA) en: Gerencia, Desarrollo, Desarrollo Humano, Filosofía y Humanismo, Doctrina Social de la Iglesia, Educación y Pedagogía.
Fundador y Director de "Laicos por el Bien Común".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.