Actualidad Vida

Profamilia habría dejado de pagarle a TM $6.500 millones por publicidad gratuita: Concejal de la Familia

Avatar
Escrito por Redacción R+F

El anuncio de Transmilenio de que cambiaría el nombre de algunas estaciones, como la de Profamilia, no fue gratuito. Detrás estuvo la denuncia que realizó en 2016 el “Concejal de la Familia”, Marco Fidel Ramírez, sobre el presunto detrimento patrimonial en que estaría incurriendo el sistema de transporte por no cobrarles a varias empresas el uso de sus marcas en las estaciones. Una “estocada” a la industria abortista que alienta al movimiento provida en Colombia.

Esta es la historia: después de casi 3 años de que el concejal Marco Fidel Ramírez denunciara que Transmilenio les estaba haciendo publicidad gratuita a algunas empresas privadas, la gerencia de este Sistema Masivo de Transporte tomó la decisión de efectuar los cambios pertinentes, por lo que desde este mes la estación que se denominaba “Profamilia” ahora es “Calle 34”.

Apoya el periodismo católico con un “like”:

La denuncia realizada por el Concejal de la Familia, el 15 de julio de 2016, señalaba un presunto detrimento patrimonial por marcar varias estaciones con el nombre de empresas privadas y no cobrarles, cuando había otras que sí le estaban pagando a Transmilenio, bajo la modalidad de contratos o alianzas comerciales, como El Tiempo y la Universidad Antonio Nariño. “Durante varios años la empresa abortista Profamilia ha gozado de publicidad gratuita a costa del sistema Transmilenio. Celebro como Concejal Provida que TM cumpla la ley”, afirmó Ramírez.

Relacionados  Así Profamilia practica el aborto como método de planificación

La cifra que Profamilia habría dejado de pagar al Distrito -y que habría servido, por ejemplo, para mitigar el hueco fiscal por el cual se han incrementado tanto las tarifas a los usuarios- ascendería aproximadamente, a valores de hoy, a unos $6 mil 500 millones, teniendo en cuenta que la hoy estación “Calle 34” llevó el anterior nombre por 18 años, cuando empezó a operar el Sistema de Transporte Masivo.

Una vez el concejal Ramírez prendió las alarmas e involucró a los órganos de control como Contraloría y Personería, el propio Transmilenio instó a las diferentes empresas a suscribir los contratos, pero Profamilia solicitó que se mantuviera el nombre en la estación sin que existiera relación comercial. Es decir, pretendía seguir promocionando miles de asesinatos de bebés en el vientre materno (solo 10 mil en 2017, p.5) gracias a la publicidad gratuita en Transmilenio.

*Con información de la Oficina de Prensa del Concejal Marco Fidel Ramírez. Imagen: cortesía. 


Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:

O con tu tarjeta débito a través de PSE:


Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Qué opinas: