Actualidad Fe Testimonios

“Por favor, bauticen a Miguel”: fue el deseo de Diana Turbay en su lecho de muerte [Video].

Asi lo narró Miguel Uribe Turbay a Vicky Dávila, en una conmovedora entrevista en la que compartió aspectos íntimos de su vida personal y familiar, así como su distanciamiento con Dios a raíz de la muerte de su madre y su recorrido de vuelta a la fe.

La semana pasada el joven prodigio de la política bogotana, Miguel Uribe Turbay, estuvo en los micrófonos de la W Radio para presentar su valoración sobre los logros de la alcaldía de Peñalosa, de la cual hizo parte como secretario de gobierno, así como su visión para la ciudad desde su programa de campaña.

Libro de María Carolina Hoyos Turbay, hermana de Miguel Uribe Turbay.

Sin embargo, la entrevista coincidió con el lanzamiento del libro de su hermana María Carolina, titulado “Desde el fondo del mar“, sobre la vida de Diana Turbay, madre de Miguel, quien fue asesinada por el narcotráfico cuando él sólo tenía cinco años, lo que llevó a la entrevistadora a centrar su atención en cómo vivió Uribe ese dramático episodio.

Una de las anécdotas más conmovedoras que cuenta sobre su madre, apareció en el diario que la periodista escribió durante su cautiverio, según el cual cuando Diana escuchaba que había niños jugando al otro lado de la puerta del sitio donde estaba retenida, les rogaba a sus captores que le permitieran acariciar a los niños para poder “sentir a su hijo”.

Dios se robó a mi mamá…

En relación con lo que esta pérdida significó para su vida de fe, Miguel Uribe cuenta lo difícil que fue encontrar una explicación y perdonar incluso a su propia madre por haber arriesgado su vida por una entrevista, de la que sabía podría no regresar, como en efecto sucedió:

“La gente me decía que Dios se la había llevado, y fue muy duro de ahí en adelante por varias cosas: primero, reencontrarme con Dios… Crecí bravo con Dios, no tuve la fe que es a lo que uno se aferra en los momentos difíciles. Dios se robó mi mamá. Me costó mucho reencontrarme con la fe, con mi espiritualidad… Me reencontré con Dios con el acompañamiento de mi papá, con mi abuela, mi hermana, mis tías y con el colegio los Nogales. Al final entendí qué es lo que había pasado: vivía en una burbuja donde lo malo de los demás no nos toca…, y al final me tocó. Con el tiempo entendí por qué mi mamá hizo eso, entendí que tenía que perdonar, que era lo mejor que podía hacer, y entendí que Dios no solamente no era el que me la había quitado, sino [que es] el que me da la fuerza para seguir adelante…”.

[efb_likebox fanpage_url=”https://www.facebook.com/razonmasfe/” box_width=”600″ box_height=200″” responsive=”1″ show_faces=”1″ show_stream=”0″ hide_cover=”1″ small_header=”1″ hide_cta=”1″ locale=”es_CO”]

“Bauticen a Miguel”, el último deseo de Diana Turbay.

Por otra parte, lo más soprendente de la entrevista fue la revelación del que sería el último deseo de Diana Turbay, cuando estaba agonizando como resultado de los disparos que recibió en el intento fallido de rescate. De acuerdo con Richard Becerra, camarógrafo secuestrado junto a ella, en sus últimos momentos le dijo: “Por favor bauticen a Miguel”.

En su diálogo con Vicky Dávila, Miguel explicó que ella sufría por no haberlo podido bautizar por diversas razones (hay una larga historia detrás de ese tema), al tiempo que sentía que lo estaba dejando abandonado.

El episodio es especialmente llamativo porque Diana Turbay hacía parte de una familia liberal de élite, un medio social en el cual suele haber cercanía con ideas masónicas sobre la religión, según las cuales los sacramentos simples símbolos sin consecuencias reales para la vida y el alma de las personas.

La Iglesia, por el contrario, enseña que el bautismo es un acontecimiento sobrenatural, a través del cual se ingresa al cuerpo místico de Cristo, la Iglesia, y se vuelve a nacer –ya no carnal sino espiritualmente, “del agua y del Espíritu”– como Hijo de Dios, abriendo la puerta a la salvación eterna, pues se recibe de Cristo el don de la Gracia que nos ayuda a actuar de acuerdo con la Voluntad de Dios.

Miguel Uribe es uno de los candidatos preferidos de las corrientes de centro derecha para la Alcaldía de Bogotá, ya que en su calidad de concejal fue un firme opositor que denunció los abusos de Gustavo Petro como alcalde, y un decidido crítico de Claudia López. Debido a su cercanía con el uribismo, César Gaviria le negó el aval del Partido Liberal (del que es originario Miguel), por lo que tuvo que adelantar una campaña de recolección de firmas para presentarse como candidato independiente.

Uribe también tiene relaciones cercanas con comunidades cristianas protestantes como la Misión Carismática Internacional, con las cuales ha trabajado de la mano en temas como el concierto “Bogotá Gospel”, así como reconociendo el aporte positivo de las comunidades religiosas a la sociedad.


[mks_col]

[mks_one_half]Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:

[/mks_one_half]

[mks_one_half]O con tu tarjeta débito a través de PSE:


[/mks_one_half]

[/mks_col]

Sobre el Autor

Redacción R+F

Leave a Comment