Actualidad

Para combatir la corrupción hay que excluir a la Masonería: Gobierno italiano

Escrito por Redacción R+F

Al parecer la mafia y la masonería se han convertido en una y la misma cosa, dijo recientemente un informe de la Comisión Parlamentaria antimafia de Italia (ver), después de que allanamientos a las logias de ese país demostraran que 193 jefes criminales eran miembros de la masonería de Sicilia y Calabria.

Este descubrimiento ha generado no sólo un proyecto de ley que crea un registro oficial para funcionarios públicos que pertenezcan a la masonería, así como una prohibición para que los jueces puedan pertenecer a esta organización secreta, sino que dentro del acuerdo del nuevo gobierno de coalición en Italia entre el Movimiento 5 Estrellas y la Liga de Italia, que fue dado a conocer el pasado domingo, se ha establecido un código de ética (ver) según el cual ningún miembro de las logias masónicas puede ser parte de su administración.

El interés de la mafia en pertenecer a la masonería radica en el evidente atractivo que tiene el relativo control que esta organización secreta ejerce sobre el sistema judicial, como sucede en Colombia y otras partes del mundo. En Italia existe una larga tradición de escándalos de corrupción de la mano de las logias secretas de la masonería, desde el famoso P2 de 1980 hasta hasta el denominado P4 que involucró a Berlusconi, en el cual se encontró a un encargado de una logia masónica que, con la ayuda del entonces presidente italiano, se encargaba de vetar o recomendar nombramientos y distribuir los contratos del gobierno (ver). Precisamente, una de las condiciones para poder conformar el nuevo gobierno fue la de excluir a Berlusconi, cuyo partido hacía parte de una coalición de centro derecha junto con la Liga de Italia, que fue la que tuvo el mayor número de votos en las pasadas elecciones.

En Inglaterra también comprueban vínculos entre masonería y corrupción judicial

Al menos desde 1960 la opinión pública inglesa ha conocido escándalos que relacionan actividades de encubrimiento policial frente a delitos en los que han estado involucrados miembros de la masonería, desde casos de pedofilia hasta el incendio de un estadio de fútbol en el que murieron 96 personas (ver).

Por esa razón a finales de los años 90 el gobierno de Tony Blairs estableció una ley que obligaba a registrarse a los miembros de las logias masónicas que pertenecieron a la rama judicial. Esta ley fue eliminada por la Corte Europea Derechos Humanos en 2009, bajo el argumento de que violaba los derechos a la privacidad y a la libre asociación (ver).

Argumentos que hoy invoca tanto el saliente gobierno de Italia como los líderes de la masonería en ese país para oponerse al código de ética del nuevo gobierno.

Incluso la BBC, cadena pública de televisión del Reino Unido, hizo una serie de televisión policiaca,  ahora disponible en Netflix,  la cual giraba alrededor del encubrimiento por parte de un sector de la policía inglesa controlada por una Logia Masónica, de una red de políticos involucrados con casos de pedofilia. Paradójicamente, en la serie, la red de corrupción policial es desmantelada por la contrainteligencia de la policía, que a su vez era dirigida por otro masón.

Fuentes: The Times, The Independent, The Guardian, Italy Chronicles.

Sobre el Autor

Redacción R+F

Qué opinas: