fbpx
Actualidad Cultura Espiritual Fe

“Oración y ayuno para detener las herejías en el Sínodo del Amazonas”.

Edwin Botero Correa
Escrito por Edwin Botero Correa
¡Difunde la cultura de la Vida!

Una “cruzada de oración y ayuno” para que el Sínodo en el Amazonas no apruebe los errores y herejías contenidos en el Instrumentum Laboris. Este es el llamamiento al clero católico y a los laicos lanzado por el cardenal Raymond L. Burke y el obispo auxiliar de Astana Athanasius Schneider. Cuarenta días a partir del 17 de septiembre hasta el 26 de octubre, víspera del cierre del Sínodo. En un documento que La Nuova BQ publica exclusivamente, los seis errores y herejías que los padres sinodales están llamados a rechazar de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia.

¡Difunde la cultura de la Vida!
Traducido por Edwin Botero Correa

Publicado originalmente en La Nuova Bussola Quotidiana, el 13-09-2019

Por Riccardo Cascioli

EL TEXTO INTEGRAL DEL DOCUMENTO EN ESPAÑOL

Una “cruzada de oración y ayuno” para que el Sínodo en el Amazonas no apruebe los errores y herejías contenidos en el Instrumentum Laboris. Esta es la iniciativa lanzada por el cardenal Raymond Lburke y el obispo auxiliar de Astana (Kazajstán) Athanasius Schneider.

Cuarenta días a partir del 17 de septiembre hasta el 26 de octubre, vísperas del cierre del Sínodo: todos los días una década del Rosario dedicada a esta intención y ayunando una vez por semana según la tradición de la Iglesia. Una invitación a los laicos y al clero católico que se produce después de que numerosos prelados y comentaristas laicos hayan denunciado la gravedad de las declaraciones contenidas en el documento que serán la base de la discusión en el Sínodo.

El documento de Burke-Schneider resume las declaraciones inaceptables contenidas en el documento preparado por la Secretaría del Sínodo, y las compara con lo que el Magisterio de la Iglesia siempre ha afirmado, dejando en claro cuán lejos está de la enseñanza de la Iglesia. Hay seis puntos principales de error y herejía revelados por el cardenal estadounidense y el obispo kazajo.

En primer lugar, el «panteísmo implícito», dado que «el Instrumentum Laboris promueve una socialización pagana de la “Madre Tierra”, basada en la cosmología de las tribus amazónicas, implícitamente panteísta». Tal panteísmo implícito, dicen los promotores de la “cruzada”, es incompatible con la fe católica, como se expresa, por ejemplo, en el documento “Jesucristo el portador del agua viva: una reflexión cristiana sobre la ‘Nueva Era'”, cuando afirma: «El calor de la Madre Tierra, cuya divinidad impregna toda la Creación, cierra la brecha entre la Creación y el trascendente Dios-Padre del judaísmo y el cristianismo y elimina la posibilidad de ser juzgado por este Ser. En esta visión de un universo cerrado que contiene a “Dios” y otros seres espirituales junto con nosotros, reconocemos un panteísmo implícito”.

El segundo punto se refiere a “supersticiones paganas como fuentes de la Revelación Divina y caminos alternativos para la salvación”. «El Instrumentum Laboris —explican Burke y Schneider— extrae de su concepción panteísta implícita un concepto erróneo de la Revelación Divina, esencialmente afirmando que Dios continúa comunicándose en la historia a través de la conciencia de los pueblos y los gritos de la naturaleza. Según esta perspectiva, las supersticiones paganas de las tribus amazónicas son una expresión de la Revelación divina, que merece una actitud de diálogo y aceptación por parte de la Iglesia». En cambio, el Magisterio de la Iglesia rechaza la relativización de la singularidad de la revelación de Dios contenida en la Sagrada Escritura y en la Sagrada Tradición (Dei Verbum, 21), y afirma además que solo hay un Salvador, Jesucristo, y que la Iglesia es el único cuerpo místico y su esposa (Declaración Dominus Iesus, no.16).

El tercer punto denuncia el reemplazo de la evangelización con el diálogo cultural. “El Instrumentum Laboris —leemos en el texto Burke-Schneider— contiene la teoría errónea según la cual los aborígenes ya han recibido una revelación divina y que la Iglesia Católica en la Amazonía debe operar una “conversión misionera y pastoral”, en lugar de tratar de introducir una doctrina y la práctica de la verdad y la bondad universales. El Instrumentum Laboris también establece que la Iglesia debe enriquecerse con los símbolos y ritos de los pueblos indígenas”. El Magisterio de la Iglesia, respondieron los dos prelados, citando el Decreto conciliar Ad Gentes (No. 6) y la encíclica de Juan Pablo II Redemptoris Missio (No. 52), rechaza la idea de que la actividad misionera es simplemente un enriquecimiento intercultural.

Cuarto punto: “Una concepción errónea de la ordenación sacramental, que postula a los ministros del culto de ambos sexos para incluso realizar rituales chamánicos”. En este caso, el cardenal Burke y monseñor Schneider afirman que “en nombre de la inculturación de la fe y con el pretexto de la falta de sacerdotes para celebrar la Eucaristía con frecuencia, el Instrumentum Laboris apoya la adaptación de los ministerios católicos ordenados a las costumbres de antepasados ​​aborígenes, la concesión de ministerios oficiales a las mujeres y la ordenación de líderes comunitarios casados ​​como sacerdotes de segunda clase, privados de parte de sus poderes ministeriales, pero capaces de realizar rituales chamánicos”. No hace falta decir: “El Magisterio de la Iglesia rechaza tales prácticas y las ideas subyacentes”. Las citas son del Catecismo de la Iglesia Católica (n. 1592), de la encíclica de Pablo VI Sacerdotalis Caelibatus (n. 21 y 26), de la exhortación apostólica de Juan Pablo II Pastores dabo vobis (n. 29) y de la Carta Apostólica, de nuevo de Juan Pablo II, Ordinatio Sacerdotalis (núms. 1,3 y 4).

Quinto tema: «Una “ecología integral” que degrada la dignidad humana”. Aquí encontramos que “en armonía con sus visiones panteístas implícitas, el Instrumentum Laboris relativiza la antropología cristiana, que reconoce a la persona humana como creada a imagen de Dios y, por lo tanto, como el ápice de la creación material (Génesis 1, 26-31) y en cambio considera al ser humano como un simple vínculo en la cadena ecológica de la naturaleza, que ve el desarrollo socioeconómico como una agresión contra la “Madre Tierra”». En cambio, la Iglesia “rechaza la idea de que los seres humanos no poseen una dignidad única por encima del resto de la creación material y que el progreso tecnológico está vinculado al pecado” (ver Catecismo de la Iglesia Católica, no. 307).

Finalmente “un colectivismo tribal que socava el carácter único de la persona y su libertad”. “Según el Instrumentum Laboris, una “conversión ecológica” integral incluye la adopción del modelo social colectivo de las tribus indígenas, en el que se socava la personalidad individual y su libertad”. Aquí también estamos tratando con convicciones que contradicen el Magisterio de la Iglesia y que el Compendio de Doctrina Social menciona en los nos. 131 y 135.

En conclusión, el Cardenal Burke y Monseñor Schneider afirman que «los errores teológicos implícitos y explícitos y las herejías contenidos en el Instrumentum Laboris de la próxima Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Región PanAmazónica son una manifestación alarmante de la confusión, error y división que afligen a la Iglesia hoy. Nadie puede justificarse diciendo que no fue informado sobre la gravedad de la situación y eximirse del deber de emprender acciones apropiadas para el amor de Cristo y su vida con nosotros en la Iglesia». Por esta razón, cada miembro de la Iglesia está llamado a orar y ayunar para evitar ese escándalo y una mayor confusión, error y división que afligen al “Cuerpo Místico de Cristo”. Y la apelación, que también recuerda que “todo católico, como verdadero soldado de Cristo, está llamado a salvaguardar y promover las verdades de la fe y la disciplina con la que se honran estas verdades en la práctica”, termina citando al Beato Cardenal John Henry Newman, que será canonizado el 13 de octubre, durante el Sínodo en el Amazonas. El famoso cardenal inglés, dicen el cardenal Burke y Monseñor Schneider citando algunos discursos, “advirtió contra errores teológicos similares a los errores del Instrumentum Laboris”.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.