Actualidad Vida

#NoalaleteoenColombia ¡Vivan los tiburones, mueran los bebés!

Avatar
Escrito por Redacción R+F

La polémica  generada por el decreto del gobierno Duque supuestamente autorizando la caza de tiburones para el consumo de sus aletas,  fue aprovechada en redes sociales para mostrar la hipocresía de la opinión pública progresista.

Mientras que la oposición ciudadana al decreto que regula el aborto, fue virulentamente atacada por periodistas y líderes de opinión como un ataque la mujer (ver aquí),  muchos de ellos se solidarizaron con los defensores de los tiburones  su crítica al gobierno.

En redes sociales algunos declararon haber incluso llorado,  por el sufrimiento de estos animales.

Sin embargo,  prácticamente nadie habla del sufrimiento de los bebés en los procesos abortivos,  que nuestra nada honorable Corte Constitucional ha extendido incluso a los recién nacidos sobrevivientes a intentos de aborto,  quienes pueden ser abandonados o rematados después de haber nacido.

Esta situación demuestra el éxito que han tenido los grupos abortistas en su propósito de deshumanizar a los bebés en gestación, apoyados en la decisión de los tribunales que al tiempo que dicen que no tienen la autoridad para decidir «cuándo comienza la vida humana», califican de violación a los derechos humanos el tratarlos como una persona.

Los abusos contra grupos de seres humanos, se han legitimado a través de un proceso de «deshumanización» ante la opinión pública.

Ironía que afortunadamente fue señalada por varios usuarios de redes sociales:

El debate que se originó en este cruce de opiniones, permitió evidenciar como en nuestro país comienza a tomar fuerza el «ecologismo radical», con varios comentarios apoyando la muerte de bebés en gestación por el hecho de ser seres humanos.

Relacionados  Reglamentación del aborto aplazada hasta febrero de 2020

Lo cual evidencia la necesidad de un discurso cristiano que le permita a las nuevas generaciones comprender el sentido de la dignidad del ser humano, ya que están siendo formadas en un ambiente educativo nihilista y pesimista, que lentamente va incubando actitudes cada vez más violentas y autodestructivas.

«Necesitamos empezar a comer bebés para solucionar el problema climático»

Hace algunas semanas, en un foro sobre la propuesta ambiental de un sector radical del Partido Demócrata, una activista intervino para referirse a las personas como «contaminantes», y angustiada por los pocos meses que quedarían para salvar el planeta, propuso comenzar a comer bebés.

Más allá del desequilibrio mental que tenía la mujer, es evidente que el discurso fatalista sobre el clima y la visión negativa de los seres humanos en general, se va arraigando en la sociedad y que tal fenómeno tendrá consecuencias sociales y de salud mental, que hoy son muy difíciles de imaginar.

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.