Actualidad Vida

“No voy a respetar tu elección de abortar”: sacerdote argentino

Avatar
Escrito por Invitado

A propósito del debate que se vive en Argentina por los diferentes proyectos de ley que buscan reglamentar el “aborto legal”, que abrirían la puerta a su práctica durante los nueves meses de gestación, al descarte de los niños con Síndrome de Down, que a partir de los 13 años las menores en embarazo puedan decidir por la muerte de su hijo y se restrinja todavía más el derecho a la objeción de conciencia, el sacerdote de ese país Leandro Bonnin escribió esta columna que reproducimos con su autorización en R+F. El 20 de mayo los argentinos volverán a las calles en contra de la despenalización del aborto. 

A ver si te queda claro

Si elegís cortarte el pelo cortito, o dejártelo largo hasta los tobillos, o teñirlo de verde, o hacerte rulos, prometo respetar tu elección…

Si elegís usar ropa fosforescente, o vestir siempre de negro, o disfrazarte de Superman o del Hombre araña, o usar una larga túnica, prometo respetar tu elección…

Si incluso eligieras hacerte una cirugía para modificar tu nariz, o para achicar tus orejas, o hasta si eligieras cortarte el dedo gordo del pie, o mutilar algún otro miembro u órgano del cuerpo, no estoy de acuerdo, y si puedo te lo voy a decir, pero no puedo impedirlo, y prometo respetar tu elección… Eso sí, no me pidas que te ayude a hacerlo, ni que financie tu elección.

Pero si pretendés matar a otro ser humano, si pretendés obtener un permiso para eliminar a otro argentino, si elegís descuartizar a un bebito inocente o aspirarlo como si se tratase de basura, y encima pretendés que yo financie ese homicidio y que te diga que tenés “derecho” a hacerlo, en ese caso, que te quede claro, QUE TE QUEDE RECONTRACLARO, voy a hacer lo que pueda para impedirlo, y NO VOY A RESPETAR EN NADA TU ELECCIÓN…

Relacionados  Comenzó el fin del aborto legal en Estados Unidos

Voy a seguir diciendo, y gritando si es preciso, que no tenés derecho a elegir eso, y seguiré haciendo lo que esté a mi alcance para que no ocurra.

Y voy a seguir proclamando a los cuatro vientos que eso es un asesinato, que destruye una vida inocente, y que te destruye a vos también en tu identidad femenina, materna y espiritual.

Y por si aún no entendiste, lo repito una vez más: un aborto es un asesinato, abortar es asesinar, y asesinar es una grave ofensa contra la dignidad humana, la del bebé, la de la mamá y la del médico.

Te voy a seguir diciendo que el aborto es un asesinato, y me importa un carajo si eso te hace sentir mal, porque en este caso hay un tercero en el medio, y porque me enseñaron en mi casa a ponerme siempre del lado del más débil, que en este caso ni siquiera puede gritar.

Te lo voy a seguir diciendo porque si no te lo digo yo, te lo va a decir tu conciencia después, pero quizá sea demasiado tarde, y no quiero que cargues ese peso por el resto de tu vida.

Y no voy a callar esa certeza aunque por ello sea despreciado, perseguido o ridiculizado, aunque me multen o incluso me quieran meter preso… porque ni así podrán acallar la voz del ser, ni podrán privarme de la libertad. Porque sólo quien vive en la verdad es auténticamente libre, y porque la mentira -especialmente la mentira del aborto- es la peor de las esclavitudes.

Porque la Fuerza de la Vida se abrirá paso, tarde o temprano, incluso en medio de las ruinas espirituales de una generación que quiere ser homicida, en la cual elijo ir contracorriente, hasta el final.

Relacionados  Obispo colombiano participa en panel de víctimas de abuso sexual en la Iglesia

*Foto principal: tomado de https://www.cathopic.com

Sobre el Autor

Avatar

Invitado

Qué opinas: