fbpx
Actualidad Análisis

Los republicanos en Capitol Hill no vacilan en darle su apoyo a Trump a pesar de las críticas

¡Difunde la cultura de la Vida!
Gopers on capitol hill are not wavering suport of Trump
Gopers on capitol hill are not wavering suport of Trump

Se trata de la inercia. Y con pocas excepciones, el presidente Trump tiene la inercia de su lado cuando se trata del apoyo de los republicanos del Congreso.

Eso no quiere decir que esto no haya involucrado algo de gimnasia política para los republicanos en Capitol Hill .

Los republicanos eran escépticos por mucho tiempo del presidente Trump como candidato. Algunos, como los senadores Lindsey Graham republicano de Carolina del Sur y Ted Cruz , republicano de Texas, se enredaron abiertamente con Trump en la campaña de 2016. 

Pero muchos republicanos de la Cámara y el Senado tomaron la mayor distancia posible entre ellos y el candidato republicano.

Cuando el presidente Trump sorprendió a todos al ganar en el otoño de 2016, los republicanos se acercaron de puntillas al molesto ganador. Poco a poco comenzaron a darse cuenta de que podía ayudarlos a lograr una reforma fiscal, derogar y reemplazar Obamacare, y abastecer al poder judicial federal y la Corte Suprema con juristas conservadores.

Ahora los republicanos del Congreso observan una economía golpeada, a pesar de los números de empleos significativamente mejores de lo esperado el viernes, hay una pandemia global, protestas en las calles. 

También acechan las repercusiones sobre las amenazas de usar a los militares para contener las manifestaciones. Las preguntas giran sobre lo que sucedió en Lafayette Square, lo que podría conducir a una de las sesiones fotográficas más ignominiosas de la historia presidencial.

En otros períodos, los legisladores han abandonado a su presidente después de una crisis. Recordemos en 2006 y 2008 con el presidente George W. Bush después de que la nación se metió en la guerra con Irak y hubo recriminaciones respecto a como la administración manejó el huracán Katrina.

Un pequeño grupo de republicanos ha desafiado al presidente Trump en una variedad de temas. Eso incluso culminó en votos en el Senado. Rara vez esto ha resultado en una derrota de una de las iniciativas políticas del presidente. Nunca ha habido suficientes deserciones republicanas para anular uno de los vetos de Trump. 

Aún así, las fisuras internas se materializan periódicamente en varios temas: Poderes de guerra (Powers of War), retirarse de Siria  tratar con Arabia Saudita después de la muerte de Jamal Khashoggi y la guerra civil en Yemen, sanciones para Rusia, asignación de dinero para el muro fronterizo, comercio, financiación al gobierno. 

Pero las deserciones republicanas en esos casos tuvieron pocas consecuencias.

Cuando se trata de comprender la política, a veces el mejor modelo no se origina en la ciencia política, sino en la física. Ahí es donde entra en juego la inercia.

Uno de los componentes principales de la Primera Ley del Movimiento de Sir Isaac Newton dicta que un cuerpo en movimiento tiende a permanecer en movimiento. Y, un cuerpo en reposo tiende a permanecer en reposo. Este principio también se aplica al presidente Trump y a los republicanos del Congreso.

La mayoría de los republicanos continuaron apoyando al presidente. La mayoría de los republicanos defenderían sus acciones. La mayoría de los republicanos no se esforzarían por atacar a Trump si pensaran que él se alejó demasiado de la Constitución o intentó instituir una política controvertida. La mayoría de los republicanos apenas vacilan.

Pero algunas deserciones se destacan porque siempre hay excepciones a la regla:

Recuerden el voto negativo del senador Mitt Romney, republicano de Utah, sobre un artículo de impeachment en febrero.  Pero el voto de Romney aún no fue suficiente para cambiar el curso de la votación y condenar a Trump.

El fallecido senador John McCain, republicano por Arizona, emitió lo que resultó ser el voto decisivo contra el inicio del debate sobre un proyecto de ley controvertido para derogar y reemplazar a Obamacare. Eso solo intensificó la enemistad entre Trump y el difunto senador.

El Senado estuvo a punto de revocar la nominación del presidente Trump del juez de la Corte Suprema Brett Kavanaugh en octubre de 2018.

Finalmente, la senadora Susan Collins, republicana de Maine, y el ex senador Jeff Flake, republicano de Arizona, votaron sí. Pero la senadora Lisa Murkowski, republicana de Alaska, se opuso a Kavanaugh. 

Murkowski emitió un voto negativo sobre el voto procesal para iniciar el debate sobre la atención médica. Eso es lo que hizo que el voto de McCain fuera crucial.

Murkowski nunca votó en contra de Kavanaugh. Su voto de confirmación cayó un sábado, y el senador Steve Daines, republicano de Mt., respaldó a Kavanaugh pero no pudo votar debido a la boda de su hija en Montana. 

Daines era un sí en Kavanaugh y Murkowski un no. Para compensarse, los dos senadores “emparejaron” sus votos. Daines no emitió su voto en absoluto, mientras que Murkowski votó “presente”.

Como atestiguan esos votos, se sabe que Murkowski muestra una tendencia independiente de la ortodoxia del partido. Ella fue una de las pocas republicanas que se atrevió a controvertir al presidente después de la Batalla de Lafayette Square.

“Cuando vi los comentarios del general Mattis ayer, sentí que tal vez estábamos llegando al punto en que podemos ser más honestos con las preocupaciones que podríamos tener internamente y tener el coraje de nuestras convicciones y hablar”, dijo Murkowski la semana pasada.

La republicana de Alaska luego afirmó que no está garantizado que el presidente tenga su apoyo en el otoño. “Estoy luchando con eso”, dijo Murkowski. “He luchado con eso durante mucho tiempo”.

La memoria de Trump es elefantina, especialmente para aquellos que chocan con él. El desafío de Murkowski de desviarse de la doctrina republicana llevó al presidente a tuitear sobre ella unas horas más tarde, incluso si no describió con precisión sus votos nominales.

Trump tuiteó:

“Pocas personas saben dónde estarán dentro de dos años, pero yo sí, en el Gran Estado de Alaska (que me encanta) haciendo campaña contra la senadora Lisa Murkowski. Ella votó en contra de HealthCare, Justice Kavanaugh y mucho más …”

Por lo tanto, es mejor para los Republicanos mantener la cabeza baja y no decir nada en absoluto. Eso puede proteger su estatus político por ahora. Y, si el presidente pierde este otoño y resulta un baño de sangre republicano en las urnas como algunos medios liberales dicen o quieren hacer ver, quizás algunos de esos miembros individuales vivan para pelear otro día. No están en el registro a favor o en contra del presidente Trump.

 Puede ser más fácil para algunos callar cuando Trump hace algo controvertido. Esa es la inercia en el trabajo. Como dijo Newton, un cuerpo en movimiento tiende a permanecer en movimiento. Un cuerpo en reposo generalmente permanece en reposo. Y es por eso que pocos republicanos se ponen en contra del presidente.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.