fbpx
Actualidad Análisis Opinión

Las elecciones presidenciales de 2020 en USA deben evitar a toda costa repetir un escenario como el de Noviembre 1876

1876 disputed election USA

En las elecciones de USA de Noviembre hay que evitar un escenario como el de Noviembre 1876. 2020 ha demostrado ser uno de los años más desafiantes en la historia moderna de Estados Unidos. 

Estados Unidos podría estar peor si los resultados de las elecciones presidenciales son ajustados y controvertidos en noviembre. A falta de una victoria aplastante para cualquiera de los candidatos, es probable que un gran porcentaje del país vea el resultado como ilegítimo si su lado no gana.

En 1876, las elecciones presidenciales reabrieron las heridas de la Guerra Civil que aún cicatrizaban en el país. El gobernador de Ohio, Rutherford B. Hayes, obtuvo la nominación republicana. El gobernador de Nueva York, Samuel Tilden, llevó la bandera de los demócratas.

USA Elecciones 1876
USA Elecciones 1876

“Montado en el descontento de los votantes con una economía aún lenta y la descarada corrupción de la administración de Grant, Tilden ganó el voto popular y, aparentemente, el colegio electoral”. Explica el historiador Richard Kreiter.

“Pero cuando los funcionarios republicanos en tres estados del sur, Luisiana, Carolina del Sur y Florida, invalidaron los votos demócratas debido a un fraude total y una violenta intimidación a los votantes, el candidato Republicano Hayes pareció dirigirse a la Casa Blanca”. Explicó Keites.

La nación estaba al borde de una segunda guerra civil. El presidente Grant preparó al ejército en Washington. Los demócratas se prepararon para el conflicto armado para instalar Tilden. El Congreso formó una Comisión bipartidista para resolver la disputa negociando un trato.

Rutherford B. Hayes, el candidato republicano, se convertiría en presidente. Pero los republicanos acordaron poner fin a la reconstrucción. El gobierno federal ya no intentaría hacer cumplir los derechos constitucionales en el sur.

La pelea de las elecciones presidenciales entre Samuel Tilden y Rutherford B. Hayes en 1876 tiene fuertes paralelos con los disturbios civiles de 2020. La única diferencia es que, en 1876, nadie tenía Twitter. Dijo en twitter Seyed Yasser, economista y politólogo.

En 2020, no es difícil imaginar cómo una elección presidencial duramente disputada podría crear desafíos similares al orden constitucional y al estado de derecho. Las pasiones ya son altas debido a la pandemia de COVID-19 y las protestas en curso. Durante el verano, los disturbios civiles, las protestas y los disturbios se han extendido a ciudades y pueblos de todo el país.

Es probable que se pierdan vidas estadounidenses si una elección impugnada da como resultado protestas, disturbios y violencia generalizados. A la larga, una elección duramente disputada que deja a ambos lados cuestionando la legitimidad del presidente conducirá a otros cuatro años de partidismo divisivo.

¿Qué se puede hacer con solo cinco semanas para el final?

Una opción es que el Congreso apruebe una legislación de emergencia para establecer una comisión bipartidista para supervisar las elecciones y garantizar que se sigan las reglas. El exdirector de Inteligencia Nacional Dan Coats recomendó recientemente este enfoque .

La misión de la Comisión sería asegurar la integridad del proceso democrático y “asegurar sin ambigüedades a todos los estadounidenses que su voto será contado, que importará, que la voluntad del pueblo expresada a través de sus votos no será cuestionada y será respetada y aceptada”.

Pero las probabilidades de que los líderes del Congreso se unan para aprobar una legislación para crear una comisión bipartidista tan tarde son escasas, particularmente dado el polémico debate que se está desarrollando ahora sobre cubrir la nueva vacante en la Corte Suprema.

Los ciudadanos deberían estudiar las reglas para el voto en ausencia y cómo se contarán estos votos. Para poder revisar las leyes federales y estatales que previenen el fraude electoral y reportar cualquier irregularidad que vean a las autoridades correspondientes. 

Deben aprender y anticipar cómo se resolverán los posibles relatos y desafíos legales: Pacíficamente en los tribunales en lugar de violentamente en la plaza pública.

Sobre todo, hay que comprender que las consecuencias a corto y largo plazo de repetir el escenario de 1876 no son lo mejor para el país .


Si quieres apoyarnos en esta lucha por el respeto a la fe y a los creyentes, por favor considera hacer un aporte periódico a nuestra fundación:

Sobre el Autor

Ximena Sanz de Santamaría

Ximena Sanz de Santamaría

Ximena Sanz de Santamaría, abogada y analista política internacional con MBA de la Universidad Camilo José Cela de Madrid, España y estudios en Management en USA. Comprometida con la defensa de los valores cristianos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.