Actualidad

Uganda: las críticas a la Ley Anti-gay se basan en falsedades

Chris Obore
Escrito por Redacción R+F

Análisis y refutación a las críticas contra la Ley anti-homosexualidad de Uganda de 2023, por Chris Obore, Director de Comunicación y Asuntos Públicos del Parlamento de Uganda.

Fuente: Monitor

Un experto se pronuncia respecto a la reciente Ley contra la homosexualidad de 2023 en Uganda, refutando argumentos falaces que pretenden desacreditarla.

Lo que necesitás saber:

  • ¿Preferirían la UE y los EE. UU. Parlamentos soberanos en África que legislen por los intereses de Europa y América o por los intereses de sus propios ciudadanos primero?
  • Es importante aclarar que, si bien hay prisa por vincular la ley a la denegación de servicios médicos a cualquier persona, la Ley, de hecho, no contiene tal disposición.

Tras la sanción del presidente a la Ley contra la homosexualidad, hemos sido testigos de un torrente de críticas a la legislación por parte de nuestros socios encabezados por el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, el Sr. Josep Borrell Fontelles por la Unión Europea y el Sr. Andrew Mitchell por el Reino Unido, entre muchos otros.

Después de leer detenidamente sus declaraciones, estoy convencido de que, lamentablemente, sus ideas sobre la ley no se basan en sus disposiciones reales. El presidente Biden dijo que, como resultado de la Ley, “los ugandeses inocentes ahora temen ir a hospitales, clínicas u otros establecimientos para recibir atención médica vital para no ser objeto de odiosas represalias”.

Si bien la ley tipifica como delito la homosexualidad, no altera en modo alguno la relación confidencial médico-paciente, regida por el juramento hipocrático, y el derecho a la vida garantizado constitucionalmente, que incluye el derecho de cualquier persona, incluidos los homosexuales, a buscar y recibir tratamiento en cualquier lugar en Uganda.

Es importante aclarar que, si bien hay prisa por vincular la ley a la denegación de servicios médicos a cualquier persona, la Ley, de hecho, no contiene tal disposición.

La sección 3 de la ley enumera de manera muy específica las circunstancias en las que la pena de muerte, que erróneamente se dice que se aplica generalmente a todas las personas condenadas por homosexualidad, en realidad solo castiga los casos de abuso sexual infantil, entre otras violaciones de las personas vulnerables, incluidos los ancianos y las personas que viven con discapacidad mental, entre otros.

No hay ninguna sección de la Ley en la que el delito de homosexualidad, sin el ingrediente de víctimas infantiles, se castigue con la pena de muerte. En Uganda, la protección de los niños contra todas las formas de daño es importante para los ciudadanos, razón por la cual sus representantes promulgaron esta ley para crear un entorno seguro para todos los niños.

Fontelles había criticado la ley porque “introduce castigos severos, incluida la pena de muerte a la que la UE se opone en todas las circunstancias…”. Se espera que ahora se aclare la posición de la pena de muerte.

Luego estaba la referencia a que el proyecto de ley estaba a punto de frustrar los esfuerzos contra el VIH/SIDA, como declaró el Sr. Mitchell por el Reino Unido cuando dijo que la legislación “hará retroceder la lucha contra el VIH/SIDA”.

Esto es para dar garantías al Sr. Micthell de que no hay absolutamente nada en la Ley que hable sobre la suspensión de la atención médica o discriminación de las personas que viven con el VIH/SIDA.

El parlamento está, de hecho, sorprendido de que haya esta idea impresa en el mundo de que la Ley pretendía frustrar la lucha contra el VIH/SIDA, pero curiosamente, ninguno de los críticos señala qué sección en particular condena a las personas que viven con el VIH/SIDA, porque no existe.

Desafortunadamente, esta línea ha sido elegida por la Sra. Winnie Byanyima, directora ejecutiva de ONUSIDA, quien en una declaración conjunta afirmó sin referencia específica a ninguna sección de la ley, que “el progreso de Uganda en su respuesta al VIH está ahora en grave peligro” y que “la Ley contra la Homosexualidad de 2023 obstruirá la educación sanitaria y la divulgación que puede ayudar a acabar con el sida”.

Es muy interesante que la Sra. Byanyima tergiverse la ley y venda la referencia infundada a la promulgación como contraria a las personas que viven con el VIH/SIDA.

Si bien su estatura diplomática implica que hay una variedad de electores a los que debe apelar, es bastante absurdo que elija tergiversar un asunto que involucra a su país de origen.

¿No era posible que ella tuviera más cuidado y al menos hiciera una crítica objetiva, en lugar de unirse a la fiesta de fustigar sin una base real?

En realidad, son aquellos que quieren retener el apoyo a las intervenciones de VIH/SIDA en Uganda, en gran medida exitosas, quienes tienen la intención de matar a los pacientes de VIH/SIDA sobre la base de falsedades.

El Parlamento de Uganda es soberano y, aunque eso no significa necesariamente que no se pueda comprometer con otros actores, la voz que finalmente reine debe ser la de las personas que enviaron a los representantes a legislar en su nombre.

La ráfaga de mensajes que piden tal o cual acción contra un Parlamento legalmente establecido, responsable de que sus ciudadanos sean soberanos, no encaja bien con el preciado principio de soberanía, que prevé que los estados tengan la discreción para administrar sus asuntos, incluso los procesos legislativos, sin influencias indebidas ni presiones.

En realidad, es tanto más absurdo que las decisiones democráticas de un Parlamento independiente puedan conducir a la revisión de la asistencia a las personas que viven con el VIH/SIDA.

¿Preferirían la UE y EE.UU. parlamentos soberanos en África que legislen por los intereses de Europa y América?

Chris Obore es Director de Comunicación y Asuntos Públicos del Parlamento de Uganda.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.