fbpx
Actualidad Fe Testimonios

La peste y San Carlos, ejemplo para los obispos

Avatar
Escrito por Redacción R+F

Misas con personas, ¿suspendidas por la CEI por el coronavirus? No fue así con San Carlos Borromeo, patrón de los obispos, ante la terrible peste de 1576-77. Reprochó a las autoridades civiles por no buscar ayuda divina, visitó a los enfermos, llamó a los sacerdotes a salir a la ciudad para administrar los sacramentos, organizó procesiones públicas y misas al aire libre. Era un signo de fe, esperanza y caridad, que brindaba alivio corporal y ponía primero la salvación de las almas.

La nueva brújula diaria

MODELO DE PASTOR

Por Ermes Dovico

Traducido por Edwin Botero Correa

Va una semana sin Misas y sin el concurso del pueblo, en toda Italia, después de que la CEI haya aceptado el decreto gubernamental del 8 de marzo en su totalidad.

Sin embargo, los obispos en la era moderna tienen un ejemplo muy brillante, entre muchos en la historia de la Iglesia, de cuál es su deber en caso de una epidemia: San Carlos Borromeo (1538-1584), arzobispo de Milán, que es el patrón de los obispos. La plaga que azotó a la ciudad Ambrosiana en 1576-1577 tuvo una tasa de mortalidad mucho más alta que la de Covid-19, pero durante toda la epidemia, Borromeo instó a sus sacerdotes, autoridades civiles y a toda la gente a rezar, para hacer penitencia, para participar en los misterios divinos, convencidos de que mirar a Dios e imperar su gracia era el primer remedio indispensable para poner fin a la epidemia.

Esa plaga sembró la muerte y la desolación, como lo escriboó Manzoni en el Promessi Sposi, «una buena parte de Italia, y especialmente de los milaneses, donde se llamaba, y todavía está, la plaza de San Carlos. ¡La caridad es tan fuerte!». Mucho antes de Manzoni, que describe principalmente la posterior plaga de Milán en la novela (la de 1630), el trabajo de San Carlos había sido contado en detalle por sus contemporáneos, como Carlo Bascapè (1550-1615), secretario particular y primer biógrafo del santo (en su honor cambió su nombre a «Carlo» entrando en los Barnabitas), y Giovan Pietro Giussani o Giussano (c. 1548-1623), también un colaborador cercano de Borromeo.

Por la vida escrita por Bascapè, sabemos que los primeros casos de peste, a pesar de los muchos guardias colocados para este fin en las puertas de Milán, surgieron en la ciudad a fines de julio de 1576. Los magistrados trataron de aumentar la vigilancia, pero lo hicieron erráticamente. San Carlos, que vio en la plaga un castigo divino por los pecados de los hombres, «se dio cuenta de que las autoridades, aunque eran tan solícitas por los remedios humanos, no se molestaron en buscar, como deber, los alivio divinos, sobre los cuales debía confiar en la esperanza de los cristianos«. Además, en los remedios humanos hubo negligencia y el arzobispo «declaró que esta negligencia le parecía una indicación segura de que en poco tiempo la calamidad se volvería muy grave» [1] .

Entonces sucedió. A fines de septiembre, solo dos meses después de los primeros casos, hubo 6,000 muertes por peste en Milán. En ese mismo mes, el santo hizo su testamento, dejando su propiedad al Hospital Maggiore, iglesias, amigos y familiares. Impresionante fue la situación del hospital, cerca de la actual Porta Venezia y donde se encontraba la antigua capilla de San Gregorio: los enfermos, especialmente en la primera fase de la epidemia, fueron casi abandonados a sí mismos, «tuvieron que prestar cuidado necesario, también para ayudar moralmente a sus compañeros de infortunio y recibir lo necesario para vivir con parientes, siempre que hayan tenido y hayan sentido lástima» [2] .

San Carlos hizo todo lo posible para satisfacer las necesidades corporales de las víctimas de la peste, «enviándoles la comida necesaria todos los días desde su casa» y recogiendo limosnas dentro y fuera de la ciudad. Pero su principal preocupación siempre fue una: «Aún más angustiado por la falta de asistencia religiosa y el consuelo extremo para la salvación del alma«. Bascapè, entonces diácono, testifica a este respecto haber presenciado personalmente «una escena muy lamentable» cuando acompañó a Borromeo al hospital. Bordeando el exterior, el santo vio y escuchó la desesperación de los enfermos, entre los que se encontraban quienes se quejaron de la falta de ayuda espiritual: «Como estamos privados de cualquier otra ayuda, estaban gritando, dénos, Padre, al menos su bendición» [3] .

Para compensar la falta de sacerdotes disponibles para ofrecer asistencia espiritual, envió algunos a la parte suiza que luego se incluyó en la diócesis de Ambrosía. Como testificó su sirviente Ambros Fornerod: «[…] me envió a Levantina, un pueblo de los suizos, y traje 40 hombres y unas 14 mujeres, y algunos sacerdotes a su costa para atender a los enfermos» [4] .

Mientras tanto, San Carlos había pedido y obtenido indulgencias del papa Gregorio XIII. Para impartirlas, convocó a procesiones públicas, que se celebraron a principios de octubre, después de instar a la gente por una carta a venir en grandes cantidades y unirse al ayuno. La primera procesión comenzó desde el Duomo hacia la Basílica de San Ambrosio. El obispo llevaba una gran cruz en la que se había insertado la reliquia del Clavo Sagrado. «Antes de partir, Carlos colocó las cenizas sobre cada una para indicar con más humildad la acción de penitencia». Descalzo, con la capucha roja, la capucha en la cabeza y una soga alrededor del cuello, dirigió la procesión con los ojos siempre hacia la cruz. Al igual que él, los canónicos estaban vestidos, y también muchos sacerdotes y laicos procedían descalzos, con una soga alrededor del cuello y pequeñas cruces en las manos, hasta el final de esa procesión [5].

Luego vino la cuarentena general ordenada por los magistrados: San Carlos pidió a sus propios sacerdotes, no a todos, que se quedaran en casa, «excluyendo solo a aquellos que debían dedicarse al ministerio externo y a adorar en las iglesias». Antes de que comenzara la cuarentena, pidió con una carta a los milaneses que vivieran esos 40 días como enseñan las Sagradas Escrituras, en un espíritu de penitencia. Además, invitó a todos a confesar y recibir la Eucaristía antes del día establecido por las autoridades.

San Carlos da la asistencia Espiritual y la Comunión a los enfermos, durante «la peste».

Fue en ese período que San Carlos, consciente del valor infinito de la Santa Misa, organizó las celebraciones eucarísticas al aire libre e hizo esfuerzos para hacer de todo Milán una ciudad de oración. Seguimos a Bascapè:

«En varias partes de la ciudad, que eran las más adecuadas y las más visibles, para que la mayor cantidad de personas pudieran asistir desde las puertas y ventanas, levantó altares decentes y convenientes para la celebración de la misa [es el origen de las cruces de Milán en las estaciones de trened]. Luego delegó a algunos sacerdotes que celebraran el Sacrificio Divino allí todos los días y se aseguraran de que también pudieran distribuir la Sagrada Eucaristía, habiendo puesto bancos en frente de las puertas. Él mismo realizó esa función sacerdotal. También envió sacerdotes con ropas sagradas y un taburete portátil a las diversas casas para que, sentados en las puertas, a una distancia adecuada, escucharan las confesiones de los prisioneros. Además, siete veces durante el día y la noche, la campana principal de la Catedral dio los toques y con ese sonido todos los ciudadanos tuvieron que recitar una letanía y los salmos, que figuran en el folleto especial publicado. Cada plaza o distrito era una especie de coro […]. Esa práctica dedicada fue conmovedora».

Al principio a favor de la cuarentena, el santo protestó ante la perspectiva de su prolongación con el gobernador español, que se refugió en Vigevano, porque «en cierto momento entendió que confiaba más en ese remedio que en la Misericordia Divina». En cualquier caso, continuó con su incansable actividad pastoral, que lo llevó a ir a todos los lugares de la ciudad para consolar a la gente, que se recomendó a sus oraciones «y le expuso, como a un padre, sus necesidades y deseos». Esta confianza de la gente en su obispo y su paternidad espiritual significaba que la multitud, cada vez que el santo salía de su palacio, se agolpaba a su alrededor. Visitando a los enfermos, «primero preguntó sobre la condición espiritual, luego sobre la salud física y el trabajo de los asistentes».[6] .

Con su caridad, San Carlos transmitió fe y esperanza a la población, dirigiéndoles a mirar ante todo a Dios y las realidades eternas. La epidemia cesó en julio de 1577. Más tarde, en un memorial, meditando sobre la misericordia de Dios que permite y obra todo para el bien de sus hijos, dejó escrito:

«Ha herido y sanado; Él azotó y curó; Acercó la mano a la vara del castigo y ofreció apoyo a las personas».

Pedimos la intercesión de San Carlos para revivir nuestra fe, y la de los obispos, de los cuales es patrón.


[1] La vida de San Carlo Borromeo ( De vita et rebus gestis Caroli S. Rom. Ecclesiae Cardinalis tit. S. Praxedis ), Carlo Bascapè

[2] Ibidem.

[3] Ibidem.

[4] Testimonio de la causa de la canonización.

[5] La vida de San Carlo Borromeo, C. Bascapè.

[6] Ibidem.

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.