fbpx
Actualidad

La mujer, ¿otra víctima del aborto? Nueva generación de feministas grita con orgullo sus abortos

Avatar
Escrito por Redacción R+F

Una de las repercusiones positivas del discurso pro-aborto de Michelle Williams en los Globo de Oro, fue la de concientizar al público provida sobre el cambio generacional en el feminismo abortista.

«Ninguna mujer aborta porque quiere», solían decir las feministas, dando a entender que la legalización del aborto no iba a trivializar su práctica, y que siempre sería algo excepcional, casi que de «fuerza mayor», cuando no hay ninguna otra opción posible.

Muchos líderes provida cayeron en esa línea argumental y trataron de ganar simpatía en la opinión pública repitiendo que «la mujer es otra víctima del aborto».

Y en parte es verdad. Un gran número de mujeres abortan presionadas: el aborto legal le facilita al entorno de una mujer embarazada excusarse de toda solidaridad, arrinconándola efectivamente para que se practique el aborto.

Pero desconocer que muchas otras mujeres lo hacen libremente, y en esa medida son plenamente responsables de ese acto criminal, sólo ayuda a legitimar el discurso abortista.

Hace unos años, cuando en medio de una investigación criminal la Fiscalía descubrió que una famosa artista colombiana se había practicado un aborto, registrando como justificación en su historia médica que no era un buen momento para tener un hijo y que afectaría su carrera profesional, muchos líderes provida se unieron al coro de feministas abortistas, pidiendo que la investigación contra la mujer fuera «archivada».

Relacionados  Los puntos sobre las íes: La defensa de los valores es la más elevada expresión ciudadana.

Entre las razones esgrimidas para que fuera liberada de toda responsabilidad, estaba la idea de que la mujer «siempre» es otra víctima del aborto, evitando hacer el más mínimo análisis sobre responsabilidad que pueda tener en cada caso concreto.

Ese adormecimiento en la conciencia de las mujeres que abortan, del que es parcialmente responsable ese equivocado discurso provida, ha llevado a que la nueva generación de feministas no sólo no sienta ningún remordimiento por abortar, sino que ahora presume de hacerlo.

El movimiento abolicionista del aborto, que se inspira en la radicalidad del movimiento que logró la abolición de la esclavitud, aprovechó el discurso de Williams para reiterar que el aborto no es otra cosa que un «sacrificio de niños», como ha sucedido en otras sociedades y épocas de la historia de la humanidad, y que es un error estratégico caer en el juego de los eufemismos con los que juega la Cultura de la Muerte.

Este fue su discurso:

No habría podido hacer esto sin haber ejercido el derecho de una mujer a elegir.

Elegir cuándo tener a mis hijos y con quién. Cuando me siento apoyada y capaz de equilibrar nuestras vidas, sabiendo que todas las madres saben que la balanza debe inclinarse hacia nuestros hijos.

Sé que mis decisiones pueden parecer diferentes a las suyas, pero gracias a Dios, o a quien sea que le reces, que vivimos en un país fundado en el principio de que soy libre de vivir mi fe y tú eres libre de vivir la tuya

Mujeres de 18 a 118 años, cuando sea la hora de votar, por favor háganlo por su propio interés. Eso es lo que los hombres han estado haciendo durante años y por eso el mundo se parece tanto a ellos. No olviden que somos el segmento de votación más grande en este país. Hagamos que se parezca a nosotros.

Relacionados  Adolescentes rezan en el horario estelar de RCN

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comment

  • Que tristeza ver que aplauden esa barbaridad los demás artistas, por eso ya no hay series que ver, ni películas, todas llevan mensajes escondidos de falsa libertad, y la promoción de anti valores como valores.