fbpx
Actualidad Espiritual Fe Testimonios Vida

La capitulación de la fe ante el coronavirus

Avatar
Escrito por Redacción R+F

Pero, ¿cómo es posible nuestra dependencia del coronavirus cuando, históricamente, los cristianos han guiado, durante siglos, comunidades para personas con todo tipo de enfermedades sociales, personas con trastornos mentales, posesión demoníaca, etc…?

Sí, porque el enorme mensaje que se nos transmitió con el cierre de las Iglesias, la no celebración de la Eucaristía con la gente, da la sensación, por no decir casi certeza, de que la Fe, Dios, ¡ya no están dispuestos a responder a nuestras necesidades!

Prácticamente la Fe hecha de oraciones, súplicas, penitencias, con la certeza de que Él nos escucha, es como si perteneciera a una forma arcaica y antigua, y ya no es creíble hoy.

Por Rosalina Ravasio

Traducido por Edwin Botero Correa


LA EMERGENCIA REAL

Publicado originalmente en «LA NUOVA BUSSOLA QUOTIDIANA», de Italia, país cuya zona norte, con unos 16 millones de habitantes, es ahora el centro de atención de la crisis en Europa y en todo el Hemisferio Occidental.

Sin perjuicio del respeto y la comprensión de las decisiones de los obispos, la suspensión de las Misas con la gente ha permitido transmitir el mensaje de que la Fe, Dios, ya no es capaz de responder a nuestras necesidades.

Queridos amigos, una gran duda me invade con fuerza en las últimas semanas, ¿puedo decir ABSTINENCIA … de Jesús?

¡Quizás sea lo mismo que molestó a San Agustín cuando dijo que sentía en su alma, en su mundo interior, un abismo que nada ni nadie podía llenar excepto esa Fe en lo que nosotros, los cristianos, llamamos a Dios! Esto, más o menos conscientemente, le sucede a cada hombre: ¡Él solo puede llenar este abismo y nadie más!

Nuestros líderes políticos, los poderosos de este mundo, aquellos que dicen que «nos gobiernan» para nuestro bien, piensan erróneamente que las cosas «ESPIRITUALES», la «RELIGIÓN», el mundo espiritual de la persona, no son herramientas válidas para la vida. y por lo tanto no están inclinados a pensar o inspirarse en la realidad más verdadera del hombre, su interioridad. Hoy, de hecho, solo se presta atención al cuerpo y a las cosas materiales. ¿Pero puede ser así para nosotros?

Soy una monja, trabajo en el campo de las víctimas «desfavorecidas» de varias adicciones que afectan a nuestra sociedad. No te oculto que esta «misión» a veces es muy difícil porque las «cuevas oscuras» internas (¡cuevas y no agujeros!), dejan fuertes huellas en la vida de cada niño o niña y también en su cuerpo, marcadas por sus miedos, en los que las incertidumbres, ilusiones, decepciones y derrotas son claras.

Este es un momento histórico en el que la ciencia y la tecnología multiplican las oportunidades a una velocidad impensable; pero también es un momento cargado de extrema fragilidad, en el que la gente pierde su fe en Dios, a pesar de la constante búsqueda de nuevos y fáciles ídolos alternativos.

Queridos amigos, es hora de dar el piso, el espacio a la Fe, a Cristo, como dijo Don Bosco: «¡Vivan en la gracia de Dios, oren a Nuestra Señora, vayan también a ayudar a los enfermos, y nada los golpeará …»!

San Juan Bosco

Ciertamente, las decisiones de los Obispos deben ser respetadas, entendemos la preocupación por el bien de todo lo que está en su origen, pero, por supuesto, no puedo dejar de decir que extrañamos el Sacramento Eucarístico, la privación de la Santa Misa, la alegría de ir a iglesia, y al mismo tiempo, escuchando la Palabra de Dios, saludándonos, abrazándonos y compartiendo nuestras experiencias con nuestros hermanos y hermanas.

Relacionados  Semana Santa, tiempo de reflexión para católicos y no católicos

Vamos, vamos … ¡No me hagas decir que podemos hacerlo por radio, TV, Internet, o con un teléfono móvil, etc.!

¡Conocernos, vernos, hablar entre nosotros, tanto con Dios como con nuestros hermanos y hermanas, es insustituible!

Está claro que el mundo entero está atravesando una gran crisis hoy con mil facetas que, teniendo en sus orígenes la desconfianza en Dios, en la Religión, en la Tradición, se vierte sobre sí misma.

Y aquí, queridos amigos, ¡dudas, grandes dudas, me asaltan!

¿Quieres ver cómo se vendió por un plato de «Políticamente correcto», el derecho a expresar nuestra fe?

¿Pero qué metamorfosis social nos ha sucedido?

Pero, ¿es posible que el «coronavirus» se haya convertido, en las últimas semanas, en el centro de nuestra vida? INCREÍBLE: ¡todos dependemos, vivimos, existimos en función del desarrollo o no de este coronavirus!

Para los «políticos» (pobres, tan impotentes) este alarmismo para la salud, la prevención y la prudencia para la comunidad puede ser comprensible. Está bien.

Pero es algo extraño interrumpir una relación con algo que para nosotros es Vida: ¡El coronavirus no es el centro, Dios es el centro!

En todo caso, el punto es cómo vivir estas circunstancias como cristianos: ¡orar, consolar, ayudar a los afectados, no aislarnos aterrorizados y separar el Centro real de nuestra vida, ¡reemplazándolo con todas las actualizaciones sobre el Coronavirus!

Pero, ¿cómo es posible nuestra dependencia del coronavirus cuando, históricamente, los cristianos han guiado, durante siglos, comunidades para personas con todo tipo de enfermedades sociales, personas con trastornos mentales, posesión demoníaca, etc.? En todo el mundo, monjes y monjas, santos y santas, han curado y enriquecido la vida de los hombres, en todas las latitudes, en el nombre de Jesús y con la fuerza de su fe, a la que dedicaron sus vidas, cuidando y sanando a todos los que acudieron a ellos!

Relacionados  Trump, en el punto más alto de su popularidad

La fe no es una ideología; para las personas que la practican, es un estilo de vida, una realidad, es a Jesús a quien realmente pueden aferrarse no solo cuando es necesario. ¡Para el cristiano es una cuestión de vida o muerte!

‘Maldita sea’, en estas semanas parece que he presenciado al menos mi atroz duda: ¡la capitulación de la Fe frente a la inconsistencia de lo Políticamente «Correcto»!

Sí, porque el enorme mensaje que nos transmitió con el cierre de las Iglesias, la no celebración de la Eucaristía con la gente, da la sensación, por no decir casi certeza, de que la Fe, Dios, ya no está dispuesta a responder a nuestras necesidades!
Prácticamente la Fe hecha de oraciones, súplicas, penitencias, con la certeza de que Él nos escucha, es como si perteneciera a una forma arcaica y antigua, ya no es creíble hoy.

¡Las necesidades actuales de una sociedad industrializada y supertecnológica se confían hoy a las ciencias modernas, así como todas las responsabilidades de acompañar y de cuidar a las personas! Tengo el mal presentimiento de que estamos cayendo, a gran velocidad, en el falso pero moderno dios de «Nada».

Manzoni ya nos dijo: «Cuando cierras una puerta, es para abrir una puerta». Entonces, las situaciones, incomprensibles para nosotros, Dios las permite no para privarnos de lo bueno y útil, sino porque amando Dios a todas las personas, lo hace simplemente para protegernos y así desarrollar en nosotros, no solo un sentido común saludable, sino también un interés que nos ¡despierte «del letargo actual», por lo que es Verdadero!

Tengo muchos hijos en la comunidad, y te garantizo que la cultura industrial, técnica, comer y beber, vivir en el llamado bienestar, no es suficiente para nuestra vida o para sanarnos.

Todos los días tengo la evidencia ante mis ojos… Se necesita Otro, pero Otro bueno…, y no puede ser cualquiera. Por lo tanto, oramos, para que nuestros pastores no sean tímidos e inseguros al guiarnos por los caminos del mundo, y en segundo lugar porque cada uno de nosotros recupere EL VERDADERO CENTRO DE VIDA: ¡Jesús!

Isaac el sirio tenía razón, cuando dijo que para vivir bien: «los pájaros deben volar, los peces deben nadar y la gente debe rezar».

Un abrazo a todos, real y no simbólico. 

* Hermana, fundadora de la Comunidad Shalom-Reina de la Paz de Palazzolo sull’Oglio

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.