Actualidad Fe

¡Kyrios Christos!

Francisco Flórez
Escrito por Francisco Flórez

No podemos olvidar que la principal causa que condujo al martirio a cientos de miles de cristianos durante la primera etapa de la Iglesia, fue precisamente la negativa de éstos  para aceptar la validez de las otras religiones.

Durante el reciente viaje que el Papa realizó a los Emiratos Árabes, el ‘Documento sobre la fraternidad humana para la paz mundial y vivir juntos’, firmado por el papa Francisco junto al Ahmad el-Tayeb, Gran Imán de la Mezquita al-Azhar de El Cairo, generó una de las mayores polémicas del presente pontificado.

El documento suscrito por el Santo Padre afirma que: “El pluralismo y la diversidad de religión, color, sexo, raza y lengua son expresión de una sabia voluntad divina, con la que Dios creó a los seres humanos.” La frase no hubiera supuesto confusión alguna de no ser por haber añadido la palabra religión. Para ningún católico resulta extraño que se sostenga que la diversidad de lenguas, sexo y razas son expresiones de la sabia voluntad divina.

Pero cuando se afirma que la diversidad de religiones es una  disposición providencial, sabiamente querida por el Creador, el mensaje del Evangelio y la enseñanza del Magisterio se tornan bastante confusos, lo cual amerita una profunda reflexión de cara a las escrituras, la tradición y la doctrina.

 “El pluralismo y la diversidad de religión, color, sexo, raza y lengua son expresión de una sabia voluntad divina, con la que Dios creó a los seres humanos.” La frase no hubiera supuesto confusión alguna de no ser por haber añadido la palabra religión.

Apoya el periodismo católico con un «like»:[efb_likebox fanpage_url=»//www.facebook.com/razonmasfe/» box_width=»600″ box_height=200″» responsive=»1″ show_faces=»1″ show_stream=»0″ hide_cover=»1″ small_header=»1″ hide_cta=»1″ locale=»es_CO»]

 

De entrada, qué hacer con el primer mandamiento, de cuya lectura se deprende que solo se le debe amor y obediencia a un solo señor, que en el caso católico no es Alá ni Brahma, sino Dios tridentino revelado en Jesucristo, celoso de su culto.

Relacionados  "¡Qué pecao!" Una lucha solo jurídica ¿Pero cómo?

Luego llegan los Evangelios. Marcos afirma de manera categórica: “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado se salvará, más el que no creyere se condenará” (Mr. 16,15-20).  Juan, sin ninguna ambigüedad pone en boca del Salvador: “Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí.”(J. 14:16). Pablo escribe a los Efesios que “Sólo hay un Señor, una Fe, un bautismo” (Ef.4, 5).

No podemos olvidar que la principal causa que condujo al martirio a cientos de miles de cristianos durante la primera etapa de la Iglesia, fue precisamente la negativa de éstos  para aceptar la validez de las otras religiones. Los católicos de la Roma pagana eran lanzados a los leones por negarse a colocar íconos de Cristo junto a Júpiter, Minerva o el mismo César. “¡Kyrios Christos!” fue el grito de Esteban antes de ser martirizado, y no un ecuménico slogan afirmando que Apolo y Jesús eran dos formas equivalentes en que se manifestaba la sabiduría divina.

  En 1215 el IV Concilio de Letrán proclamó como dogma de fe que “una sola es la Iglesia universal de los fieles, fuera de la cual nadie absolutamente se salva”. Dicho dogma ha sido reiteradamente confirmado por varios pontífices

La frase del documento es sólo difícil de aceptar de cara a las Escrituras y la Tradición, también contradice el Magisterio.

En 1215 el IV Concilio de Letrán proclamó como dogma de fe que “una sola es la Iglesia universal de los fieles, fuera de la cual nadie absolutamente se salva”. Dicho dogma ha sido reiteradamente confirmado por varios pontífices y recientemente se deben destacar los casos de Gregorio XVI (Mirari vos del 15 de agosto de 1832); Pío IX (Singulari quidem del 17 de marzo de 1856 a los obispos de Austria) y León XIII (Satis cognitum del 29 de junio de 1896).

Relacionados  Obispos americanos invocan al Papa Francisco para quitarle importancia a la lucha contra el aborto

El indiferentismo religioso ha sido, una y otra vez, gravemente condenado por la Iglesia. Aunque la frase de esa declaración no constituye un llamado explícito al indiferentismo, en el mundo abiertamente relativista de hoy es imposible que se interprete de otra forma por parte de los millones de católicos que escuchen y vean ese mensaje.


Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:

O con tu tarjeta débito a través de PSE:


Sobre el Autor

Francisco Flórez

Francisco Flórez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.