fbpx
Actualidad Testimonios

Joven con cáncer de pulmones ora y lleva a la conversión a muchos

Ricardo Pareja Alvarez
Avatar
Escrito por Redacción R+F

Ricardo Pareja Álvarez, de 21 años, con un #cáncer de pulmones, está #orando por el mundo. Recuerda a todos cómo vivir incluso ante la epidemia:

“La oración me da #GRACIA. Entré en otra dimensión: vivir en #INTIMIDAD con Dios que me puede llamar en cualquier momento. Así, este “vía crucis me da #felicidad“.

El obispo habló de él, a través de quien “el Señor ha generado una #comunión que está convirtiendo a muchos“. Con respecto a ello, Ricardo confesó:

“Un tumor vale la #BELLEZA de lo que estoy viviendo”.

Ricardo Pareja Álvarez, joven de 21 años, con #cáncer de pulmones.

Original en italiano, publicado en La Nuova Bussola Quitidiana | Por Benedetta Frigerio | NOTICIAS | 18-05-2020

image 1
image 1

Ricardo e il cancro: “Non lo temo, Cristo è con me”

Ricardo Pareja Álvarez, 21enne con un tumore ai polmoni, per cui sta pregando il mondo, ricorda a tutti come vivere anche di fronte all’epidemia: “La preghiera mi dà grazia. Sono entrato in un’altra dimensione: vivere in intimità con Dio che mi può chiamare in ogni momento”, così questa “via crucis mi dà felicità”.

LUCES EN LA PANDEMIA

Ricardo y el Cáncer: “No tengo miedo, Cristo está conmigo”.

Ricardo Pareja Álvarez, un hombre de 21 años con cáncer de pulmón, por quien el mundo está rezando, recuerda a todos cómo vivir incluso frente a la epidemia: “La oración me da gracia. He entrado en otra dimensión: vivir íntimamente con Dios que me puede llamar en cualquier momento“, por lo que este “vía crucis me da felicidad”.

El obispo habló, afirmando que a través de él,

“El Señor ha generado una comunión que está convirtiendo a muchos”.

Ante ello, Ricardo confesó:

“Un tumor vale la pena la belleza de lo que estoy experimentando“.

La historia de Ricardo Pareja Alvarez ha recorrido varios continentes desde que su prometida, Mónica Alcan, comenzó a pedir orar por él. También lo hicieron el padre y la hermana mayor de Ricardo, Miriam. Pero tal vez no sea casualidad que, exactamente como el mundo vive en el terror de la muerte, la historia de este joven, que descubrió justo antes del comienzo de la pandemia que tenía un cáncer de pulmón, esté circulando tanto.

Sí, porque la alegría y el amor que Ricardo testifica, aunque está en peligro de morir a los 21 años, es lo que todos necesitaríamos para vivir en paz, mientras que estamos tentados a ser vencidos por el miedo que conduce a la histeria del encarcelamiento a toda costa y violencia contra cualquiera que acoja la pandemia sin pretender controlarlo todo.

El quinto de nueve hijos de una familia perteneciente al movimiento neocatecumenal, Ricardo fue descrito por su padre y su novia como un deportista, lleno de vida. Un joven decidido a vivir en Dios su vínculo con Mónica que dura tres años. Un chico que, además de ser soleado y hermoso, tiene la buena cara de aquellos a quienes ama, incluso cuando se retrata en las fotos en su cama de hospital. Aquellos de quienes habló a Radio María España de la siguiente manera: “Esta Cruz es un regalo para entrar en la intimidad con el Señor“. Un estudioso de las finanzas, Ricardo explicó que era un adolescente inquieto que se preguntaba cómo conocer a Dios y cómo servirle, así que si “el primer día tuve miedo, entonces entré en otra dimensión: viviendo hoy en la intimidad con Dios, estoy en la voluntad del Padre que puede llamarme en todo momento, y lo llamo gracia… El futuro no existe, el pasado es pasado, el presente es Dios“. El joven explicó que la condición en la que se encuentra le hace estar en comunión con Aquel que puede llenar el corazón humano:

«Me comunico cada día y rezo siempre. Repito: “Jesús confío en ti”, así que esta “dura encrucijada me da felicidad…».

Pero, ¿Cómo podemos hablar ante la inminencia de la muerte cuando la vida aún no está en la plenitud de su floración? Hay que decir que al principio los médicos pensaban que la de Ricardo era una forma viral, y que aunque se sentía cada vez más débil, convencido de que los pacientes de Covid-19 debían tener prioridad, había acogido pacientemente el sufrimiento mientras permanecía en su casa, hasta que los dolores habían empeorado. El joven fue hospitalizado recibiendo la dura sentencia del tac: cáncer maligno en los pulmones. Pero en lugar de desanimarse, él y sus seres queridos inmediatamente optaron por dirigirse a la Virgen a quien Ricardo está muy apegado, orando al Rosario en la familia. “Ella me guía”, lee su camiseta usada por el joven, porque, explica Mónica, “siempre ha querido esto, para guiarlo a nuestra Señora… y cuando lo pone (la camisa, ndr) lo reafirma y para que otros puedan verlo también”.

Gracias a las peticiones de oración, comenzaron a orar por él su parroquia, otros miembros del movimiento neocatecumenal, gente de Italia, América Latina, África, Francia. Pero para Ricardo, incluso los musulmanes y los no creyentes están orando, y varias personas se han unido a él para decirle que, gracias a su fe, han decidido acercarse a Dios. Es por eso que Ricardo lo dejó claro en la radio:

“No cambiaría esta condición si sirve a Dios para hacerme Su instrumento”.

Pero además de la oración está la compañía concreta del Señor que pasa a Ricardo a través de su prometida Mónica:

“Es un don del Señor, ella siempre está a mi lado, de día, de noche, me guía, se levanta por la noche si lo necesito y se pone a mi servicio y me siento amado”.

Incluso el obispo auxiliar de Barcelona, Antoni Vadell, que se enteró del asunto, quiso conocerlo. Al día siguiente, durante una homilía en la catedral, Vadell habló de Ricardo así:

“Ayer pude hablar con él y al final me mantuve agradecido en mi corazón, preguntándome: “¿Pero cuál es el secreto de este muchacho? ¿Cómo vive esta dolorosa situación que le está sucediendo?”. Porque es muy consciente de lo que está sucediendo”.

Y de nuevo: “¿Cómo es posible que viva con esta esperanza, con esta sencillez en su corazón, con esa alegría? ¿Cuál es el secreto de Ricardo?”.

—”¿Eres una persona dotada con cualidades excepcionales?”.

—”No”, respondió:, “Sólo soy un pobre de 21 años, un pecador”.

Un pecador, pero que se reconoce a sí mismo como amado y que desea seguir a Cristo y su voluntad más que la suya. Un joven seguro de que la vida está en manos del Padre y que no quiere sostenerla por sí mismo a cualquier precio.

Obispo auxiliar de Barcelona, Antoni Vadell, refiriéndose a Ricardo.

Esto fue confirmado por Mónica, quien un día explicó: “Esta noche Ricardo pasó momentos luchando por el agotamiento físico, el desgaste y el dolor”, pero “quería ofrecer todo esto (a Dios, ed.) sabiendo que su Madre del Cielo lo apoya”.

El obispo reveló entonces cómo también se combatía la pandemia y el terror del fin:

El secreto de la Comunión es poner al Señor en el centro… Este es el secreto de Ricardo y de tantas personas que en la oscuridad de la vida son capaces de vivir mirando esta luz”.

Su prometida añadió que es sobre todo la oración lo que hace que el joven sea tan fuerte:

“Esto le está dando mucha fuerza, físicamente es débil, pero tiene los ojos vueltos al cielo y está en paz”. Y así ilumina a los demás.

Mónica explica el “contagio”:

“Paso las noches con él y veo cada día cómo Dios está con Ricardo y cómo él está con Dios.

Le da a cada enfermera, médico o paciente que pasa en su habitación una palabra de Dios y le muestra el gozo que trae adentro por todo lo que Dios le está dando a través de esta enfermedad: la unión con su familia, la oración y la intimidad tan profunda que tiene con el Señor.

Cualquiera que intercambie una palabra con él no permanece indiferente, se va feliz y más cerca de Dios“.

Por lo tanto, la joven no tiene miedo de decir que “¡Cristo vive en él!”. Sólo esto puede explicar cómo Ricardo un día confesó a su padre: “Un tumor maligno vale la belleza de lo que estoy experimentando“. Por lo tanto, el hombre escribió junto a una imagen con un joven que ayuda a Jesús a llevar la Cruz:

“Ricardo, mi hijo, está espiritualmente en lo más alto, el Señor lo está haciendo pequeño para que Cristo se manifieste a través de él”.

Tanto es así que el mismo Ricardo dijo, mientras él pedía que sanara:

No sé si tendré otra oportunidad de morir con tanta paz“.

Por lo tanto, los miembros de su familia mirando al joven hablan de él como un soldado de Cristo. Y mientras continúan pidiendo ayuda, dicen:

“Oren por él, por su recuperación. Somos un pueblo. El Señor es nuestro Dios. Estamos en las trincheras, nuestra arma es la oración”.

La única arma que salva al mundo. El mismo que nos puede liberar si no [es su voluntad] del virus, al menos del miedo con el que tiende a retenernos.

No es sólo Ricardo, sino su joven novia, sus hermanos, su familia, quienes muestran lo que significa vivir en la fe, incluso en este momento. La hermana mayor comentó en su cuenta de Instagram lo que ella y otros jóvenes están preguntando:

“En el camino sé cómo reconocerte. Que vuestras obras no pasen desapercibidas, para que pueda verte en todo caso. No creas que voy a manejar las cosas, a controlarlas. Que sea paciente y preste atención a las señales que vienen de ti. Que mi corazón sea un lugar cálido para tu amor y no una tierra estéril que no le permite a Dios hacer lo que quiere, que no deja que Dios sea Dios. Quiero confiar en ti, confiar en ti, esperar tranquilamente tu providencia, y creer verdaderamente en tu amor inagotable”.


Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:
O con tu tarjeta débito a través de PSE:

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.