fbpx
Actualidad

Jefe de la Iglesia Alemana renuncia por encubrimiento de casos de abuso sexual

Reinhard Marx
Escrito por Redacción R+F
¡Difunde la cultura de la Vida!

El Presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, el cardenal Reinhard Marx, escribió al papa Francisco para solicitarle que acepte su renuncia al cargo de arzobispo de Munich y Freising, citando su «responsabilidad compartida por la catástrofe del abuso sexual» por parte de funcionarios de la Iglesia Católica, revela una carta publicada el viernes.

“En esencia, para mí es importante compartir la responsabilidad de la catástrofe del abuso sexual por parte de funcionarios de la Iglesia durante las últimas décadas”, escribió Marx al papa en la carta fechada 21 de mayo.

Hablando en la histórica cumbre del Vaticano en febrero de 2019, Marx admitió que los documentos que podrían haber contenido pruebas de abuso sexual por parte del clero en la Iglesia católica fueron destruidos o nunca redactados.

«Los archivos que podrían haber documentado los terribles hechos y nombrar a los responsables fueron destruidos o ni siquiera creados», dijo Marx.

«Los procedimientos y procesos estipulados para los delitos de enjuiciamiento no se cumplieron deliberadamente … tales prácticas estándar dejarán en claro que no es la transparencia lo que daña a la iglesia, sino los actos de abuso cometidos, la falta de transparencia, o el encubrimiento resultante”, agregó.

Según una declaración de la Arquidiócesis de Munich, el papa Francisco ha informado al cardenal Marx que debe continuar ejerciendo su ministerio episcopal hasta que se tome una decisión.

“Siento que al permanecer en silencio, descuidar la acción y concentrarme demasiado en la reputación de la Iglesia, me he hecho personalmente culpable y responsable”, agregó.

Este es el texto de la carta:

Santo Padre:

Sin duda, la Iglesia en Alemania está atravesando momentos de crisis. Ciertamente, hay muchas razones -incluso más allá de Alemania en todo el mundo- que no creo que deba enumerar en detalle aquí. Sin embargo, la crisis también es causada por nuestro propio fracaso, por nuestra culpa. Esto me parece cada vez más claro cuando miro a la Iglesia católica en general y esto no solo hoy, sino también con referencia a décadas pasadas. Me parece -y esta es mi impresión- haber llegado a un «punto muerto» que, sin embargo, también podría convertirse en un punto de inflexión según mi esperanza pascual. La «fe pascual» también es válida para nosotros los obispos en nuestro cuidado pastoral: ¡quien quiera ganar su vida, la perderá; quien la pierda, la ganará!

Desde el año pasado he estado reflexionando sobre su significado para mí personalmente y -animado por el período pascual- he llegado a la conclusión de pedirle que acepte mi renuncia al cargo de arzobispo de Múnich y Freising.

Básicamente, para mí se trata de asumir la corresponsabilidad relativa a la catástrofe de los abusos sexuales perpetrados por los representantes de la Iglesia en las últimas décadas. Las encuestas y evaluaciones realizadas durante los últimos diez años me han demostrado consistentemente que ha habido fallos tanto personales como administrativas, pero también fallos institucionales y “sistemáticos”. Las controversias y discusiones más recientes han demostrado que algunos representantes de la Iglesia no quieren aceptar esta corresponsabilidad y, por tanto, también la co-culpa de la Institución. En consecuencia, rechazan cualquier tipo de reforma e innovación en torno a la crisis vinculada al abuso sexual.

Yo lo veo decididamente de otra manera. Hay dos elementos que no se pueden perder de vista: errores personales y fallos institucionales que requieren cambios y una reforma de la Iglesia. Un punto de inflexión para salir de esta crisis puede ser, en mi opinión, solo el del «camino sinodal», un camino que realmente permite el «discernimiento de los espíritus», como usted siempre ha subrayado y escrito en su carta a la Iglesia en Alemania.

Soy sacerdote desde hace cuarenta y dos años y obispo desde hace casi veinticinco, veinte de los cuales fui Ordinario de una gran diócesis. Siento con dolor cuánto ha disminuido la estima hacia los obispos en la percepción eclesiástica y secular, de hecho, probablemente ha llegado a su punto más bajo. Para asumir la responsabilidad, según mi punto de vista, no basta con reaccionar sólo cuando es posible identificar, a partir de los hechos, quiénes son los responsables y cuáles son sus errores y omisiones. Se trata, por el contrario, de dejar claro que nosotros, como obispos, vemos a la Iglesia como un todo.about:blank

Por otro lado, no es posible simplemente relegar los agravios al pasado y a los funcionarios de la época y así «enterrarlos». Personalmente, siento mi culpa y corresponsabilidad también por el silencio, las omisiones y el exceso de peso que se le da al prestigio de la institución. Solo después de 2002 y, posteriormente, con mayor intensidad desde 2010, emergieron los responsables de abusos sexuales. Sin embargo, este cambio de perspectiva aún no se ha materializado. La negligencia y el desinterés por las víctimas fue sin duda nuestro mayor defecto en el pasado.

Tras el proyecto científico (estudio MHG) sobre el abuso sexual de menores encargado por la Conferencia Episcopal Alemana en la Catedral de Munich, dije que habíamos fracasado, pero ¿quién es este «nosotros»? Ciertamente yo también formo parte de ello. Y eso significa que tengo que sacar consecuencias personales. Esto siempre me ha parecido claro.

Creo que una posibilidad de manifestar mi disponibilidad de asumir responsabilidades es la de mi renuncia. De esta manera probablemente podré enviar una señal personal para nuevos comienzos, para un nuevo reinicio de la Iglesia y no solo en Alemania. Quiero demostrar que no es el cargo lo que está en primer plano, sino la misión del Evangelio. Esto también es parte del cuidado pastoral.

Por lo tanto, le insto encarecidamente a que acepte mi dimisión.

Seguiré con gusto siendo sacerdote y obispo de esta Iglesia y seguiré comprometiéndome a nivel pastoral, siempre y en todo caso que lo considere sensato y oportuno. Quisiera dedicar los próximos años de mi servicio con más intensidad al cuidado pastoral y comprometerme por una renovación espiritual de la Iglesia, como usted advierte incansablemente.

Fuente: Jefe de la Iglesia Católica de Alemania ofrece su renuncia por ‘catástrofe de abuso sexual’ – KESQ

Apoya el esfuerzo Evangelizador y Provida de razonmasfe.com

Puedes realizar una donación ÚNICA con tarjeta DÉBITO de cualquier banco colombiano a través de PSE:

O puedes hacer un aporte único o periódico con cualquier tarjeta de CRÉDITO:

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.