fbpx
Actualidad

Condenar a los policías SIN tener pruebas suficientes, es hacerle juego al terrorismo de izquierda

ordonez taser
Avatar
Escrito por Redacción R+F

Nadie en su sano juicio está de acuerdo con el abuso de la fuerza por parte de la autoridad, y la sociedad está consciente de que un castigo pronto y ejemplarizante para tales abusos es necesario para conservar la legitimidad en las actuaciones de la fuerza pública.

Sin embargo, es típico de la izquierda, siempre enemiga de toda autoridad legítima, presumir la culpa de la fuerza pública antes de que se conozcan los hechos, y sin molestarse en hacer referencia a una investigación que permita hacer un juicio bien informado.

Con los hechos que se conocen hasta el momento, consideramos que no es posible condenar a los policías que intentaron controlar a Javier Ordóñez; y hacerlo como se ha convertido en lo “políticamente correcto”, no hace sino jugar en el bando de los manipuladores de izquierda.

01

Javier Ordóñez agredió a la policía

Siempre que se muestren videos cortados, en donde sólo se vea una pequeña parte de una situación polémica, es importante preguntarse qué es lo que no se quiere mostrar.

En el caso de Javier Ordóñez, la misma alcaldesa de Bogotá Claudia López reconoció que el difunto había agredido a la policía.

Mientras que el Coronel Alexander Amaya le informó a El Tiempo que los policías llegaron por el reporte de una riña:

“Se llama al cuadrante, que se desplaza en un lugar aquí de la localidad de Engativá por una presunta riña que se está llevando a cabo. Al llegar, hay alrededor de ocho personas que están discutiendo, todo parece indicar que con bebidas embriagantes. Se les pide el favor, se trata de disuadir, pero se vuelven agresivas contra la policía”.

02

Javier Ordóñez seguía forcejeando hasta que se lo llevaron

En una parte del video difundido por los amigos de Javier Ordóñez, se ve que, contrario a lo que han dicho muchos opinadores, los dos policías no pudieron controlarlo sino hasta que llegaron los refuerzos.

Esto es evidente en tanto que aunque los policías con las ‘taser’ en un punto logran ponerlo boca abajo, no son capaces de ponerle las esposas ya que Ordóñez sigue forcejando y logra darse la vuelta en varias ocasiones, impidiendo su inmovilización.

En este aparte puede verse cómo empuja con los brazos a los policías, quienes deben hacer fuerza para controlarlo.

En declaraciones a La W, la exesposa de Ordóñez reconoció que por su contextura física (1,83 metros, fornido) era difícil de controlar: “[Él] con un bolillazo o un puño no cae al suelo. A él antes de caer al suelo le dieron varios choques eléctricos”.

El que esté gritando “Por favor ¡NO MÁS!” no quiere decir que el sujeto no esté resistiéndose a la fuerza pública, o no sean necesarias medidas como la pistola eléctrica para inmovilizarlo.

Este es el video completo de uno de los testigos:

03

El efecto de las drogas o el alcohol neutraliza el impacto de las “taser”

Hasta ahora toda la indignación de la opinión pública se ha centrado en el supuesto abuso de las pistolas eléctricas, y se ha sugerido que son las responsables de la muerte del abogado.

Pero la realidad es que el efecto de estas medidas de contención es impredecible, pues en ocasiones el impacto es mínimo como quedó registrado en este caso en Texas, en donde un hombre armado con un cuchillo cayó al piso luego de recibir la descarga, pero luego se incorporó y recogió su arma, a pesar de tener los cables de la pistola eléctrica en sus manos:

El problema es que cuando las pistolas eléctricas fallan, la situación en lugar de aplacarse tiende a agravarse, llegando en ocasiones al uso de otro tipo de medidas letales, como recoge este informe de apmreports.org

tased then shot
258 personas recibieron disparos luego de que las pistolas eléctricas no pudieron neutralizarlos, en 106 ocasiones la situación se agravó luego de las “taser” no fueron efectivas para neutralizar a la persona.

Al respecto el sargento Héctor Salazar, instructor de las pistolas ‘taser’, le explicó a El Espectador:

“La impresión frente al procedimiento es que la personas está bajo efecto de sustancias alcohólicas y el dispositivo por contacto no llega a interferir en el sistema sensorial, cuando el cerebro está bajo el efecto de drogas o alcohol. El efecto es muy leve”.

Como lo reconoció la alcaldesa Claudia López, Javier Ordóñez se encontraba bajo los efectos del alcohol (al igual que sus compañeros como se aprecia en el video de la denuncia), lo cual hace viable la teoría según la cual los agentes no abusaron de las pistolas eléctricas, sino que éstas no tuvieron mayor efectividad y por eso las siguieron utilizando hasta que llegaron los refuerzos.

04

No se conocen los resultados de la autopsia

A pesar de que medios de comunicación y líderes de opinión atribuyen la responsabilidad de la muerte a los policías, hasta ahora se desconoce cuál fue la causa de la misma.

Mientras por una parte se dice que abusaron de las pistolas eléctricas, nadie ha señalado si pudieron causarle un paro cardíaco o algún otro efecto mortal.

De otro lado, varios de los amigos del difunto argumentan que fue golpeado en el CAI, y que un médico habría dicho “que murió por los golpes“.

Finalmente habría que confirmar si alguna condición previa de salud de Ordóñez, o el consumo de drogas o alcohol, pudieron tener alguna relación con su deceso.


Si quieres apoyarnos en esta lucha por el respeto a la fe y a los creyentes, por favor considera hacer un aporte periódico a nuestra fundación:

Sobre el Autor

Avatar

Redacción R+F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.