Actualidad Familia

La ideología de género se toma Toy Story

Aníbal Palomino
Escrito por Aníbal Palomino

La nueva versión de la saga de Disney es una apología a la inversión y a la tergiversación de los roles masculino y femenino. Una apuesta a la promoción de los valores LGTB.

Atrás quedaron las historias para niños de Andy y sus juguetes donde se enseñaban valores familiares, amistad, trabajo en equipo, superación personal y convivencia para darle paso a una historia donde aparecen nuevos personajes bizarros con sexo indefinido además de una excesiva promoción del feminismo, la ideología de género y la agenda de extrema izquierda conocida como LGTB.

Esta nueva entrega de la saga Toy Story, ‘coincidencialmente’ es lanzada en junio, el mes de ‘orgullo’ LGTB, y nada más alusivo al tema, cuando en una escena una pareja homosexual integrada por dos mujeres, lleva a sus hijos al colegio, lo que representa un claro ataque contra la familia, los valores occidentales y los hombres.

Los millones de niños que vieron este filme se preguntarán: ¿dónde está el papá? ¿pueden los bebés nacer de dos madres? ¿por qué papá y mamá no llevan a los niños al colegio?

Pero esta escena que no dura mucho tiempo y en apariencia no está conectada con el resto de la película, no es más que un abrebocas para presentar a un grupo de personajes con oscuras tendencias.

Por eso analizaremos el contexto de esta película basados en algunos de sus caracteres, para entender porque Toy Story IV es un claro ejemplo de cómo la ideología de género se inocula, dulce y silenciosamente, en la cultura colectiva para llevar sobre todo a los niños a una aceptación masiva de situaciones sociales, biológicas y psicológicas antinaturales.

Buttercup

Buttercup y su extraña fobia al padre de Bonnie – Foto cortesía – Inspirados TV

Un unicornio sarcástico, quiere hacer de las suyas y pretende que el padre de Bonnie vaya a la cárcel, una de sus estrategias fue acelerar el carro de los padres de la niña para que el vehículo excediera el límite de velocidad y el padre fuera arrestado, luego dice una frase: “Tal vez ahora si meten preso a su papá”.

¿Por qué este juguete quiere que el padre de Bonnie vaya a prisión? ¿Qué sabe Buttercup que el resto de personajes no saben? ¿Por qué quiere que la familia se vea afectada perjudicando al padre de Bonnie?

Todo lo anterior, sumado a lo que un unicornio significa dentro del mundo LGTB y la sodomía, es algo tan denso que da para todo un artículo, pero en resumidas cuentas se definiría como: “un sinónimo de HBB, también conocido como «hot bi babe». Y es una persona que suele ser mujer pero también puede ser hombre, es bisexual y lo que le diferencia de otras personas es que es la tercera pata de un trío bisexual. Se da por hecho que esta persona va a ser pareja de esa pareja de una forma diferente, sin pedirles nada a cambio, pero manteniendo una relación amorosa, sentimental y sexual por partes iguales”. (Definición tomada del sitio web pro LGTB ‘amino-apps’)

Relacionados  #elsiyelnounidosporlapaz

Duke Kaboom

Duke Caboom y su parecido con uno de los miembros de Village People – Imagen cortesía Inspirados TV

Este motociclista es un juguete canadiense, que tiene rasgos similares a los de uno de los integrantes de Village People la agrupación de música Disco cuyo público objetivo eran los homosexuales, además este personaje hace posiciones obscenas según él para montar moto de manera divertida, además Duke vivía entregado en una máquina traga monedas que era una especie de club, el cual estaba habitada por otros personajes ‘masculinos’ que encerraban ahí. ¿Qué quieren dar a entender con esto? ¿Qué es un club de homosexuales?

Duke Caboom hace poses obscenas en Toy Story.

Giggle McDimples

La pequeña Giggle McDimples afirma haber tenido una aventura con He-Man

Esta pequeña niña oficial de policía que en apariencia es muy tierna y que luce como un juguete ochentero, dice que tuvo un aventura con He-Man (el protagonista de la serie animada de los ochenta que era considerado el hombre más fuerte del mundo), ¿es decir, una niña tuvo una aventura con una persona mucho mayor que ella? ¿qué quiere decir esto? ¿están normalizando las relaciones entre personas de edades muy distantes? ¿Quieren promocionar la pedofilia y la gerontofilia?

Gabby-Gabby

Gabby-Gabby

Una muñeca al estilo años cincuenta, ella tiene una voz tenebrosa y oscura de hombre, maneja unas marionetas a su antojo. Gabby-Gabby vive obsesionada con una niña que la dejó por su terrorífica voz, pero ella encontró a una nueva niña quien si la quiso y le dio consuelo. En conclusión Gabby-Gabby es una niña con voz de hombre a la cual le gustan las niñas. En otra parte Gabby-Gabby le dice a Woody: “Estás metido en el closet” ¿está insinuando que el protagonista de Toy Story es gay?

Forky

Forky siempre salvado por Woody – en su pie izquierdo Foorky lleva el símbolo LGTB.

Un juguete con forma de cubierto pero que no se sabe si es cuchara o tenedor. Además, Forky en su pie izquierdo tiene tatuado el arcoíris símbolo del movimiento LGTB. Este juguete que está hecho de desperdicios y siempre trata de victimizarse tal como lo hacen los miembros del colectivo LGTB, por eso el mensaje para todos es aceptar a Forky sin importar lo que es y lo que representa; además de todo Woody siempre lo está cuidando como si fuera una princesa.

Relacionados  La agridulce validez de un bautismo cuyas circunstancias contradicen sus fines esenciales

Bo Peep (Betty) y el feminismo radical

Bo Peep o Betty antes y ahora.

De la tierna pastora, eterna enamorada de Woody ya no queda nada, según esta trama hace siete años no depende de ningún niño, tiene valores feministas, su meta es ser empoderada, ya no quiere vínculos con los dueños de los juguetes y como si lo anterior fuera poco ella alienta a Woody a dejar su rol de pertenencia con los chicos.

En este caso es la mujer quien induce al personaje masculino a romper sus lazos con los niños de la historia como sí este fuera un pusilánime que no puede tomar decisiones por si mismo. Y claro vale la pena señalar que los productores saben perfectamente que hoy el feminismo es el que vende, por eso Bo Pepp en Toy Story III solo aparecía como ambientación en un paneo rápido, mientras que en este episodio llega con todos los matices de la bandera feminista y hace ver a Woody como un tonto sin personalidad.

En conclusión

Es claro que el proceso de ingeniería social que viven las actuales generaciones se ve de manifiesto en las dos última entregas de Toy Story, por eso en la tercera entrega los juguetes tenían ‘sentimientos’ de odio, rencor y venganza hacía los humanos y en esta sacan de manifiesto totalmente su predilección por los dilemas existenciales y la ideología de género.

Por fortuna, no son más que una animación y su comportamiento no tiene que ser un patrón guía para los niños. De los padres y adultos responsables, dependerá que las cosas se queden en el lugar que les corresponde y no terminen afectando la mente de los más chicos.

Pero sin duda, este tipo de contenidos representan un desafío serio a la labor educativa de los padres, que los más responsables harían bien en no financiar.

*Agradecimientos a los canales de YouTube: Inspirados TV, Sowick y Jiger de los cuales se obtuvo parte de la información para escribir este artículo.

Apoya el periodismo católico con una donación en DÓLARES con tu tarjeta de crédito:
O con tu tarjeta débito a través de PSE:

 

Sobre el Autor

Aníbal Palomino

Aníbal Palomino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comments

    • Gracias Chanyss por tu comentario. Es una buena estrategia formar criterio en los hijos, así como también ayudarles a evitar lo que definitivamente no conviene. Nuestra labor es dar orientaciones, que siempre pueden ser corregidas o complementadas con otros criterios mejores.